domingo, 7 de agosto de 2022

UNA LECCIÓN SOBRE LA DIVINA PROVIDENCIA (ÉXODO 2:1-15)

 


Texto Áureo: —“Y Moisés fue instruido en toda la sabiduría
de los egipcios, y fue poderoso en palabras y en
hechos.”— Hechos 7:22.

 

Sobre la grandeza de Moisés, el renombrado Gladstone dijo:

"Tenemos en la historia de Moisés un genio grande y poderoso, una mente organizadora y constructora. Moisés pertenece a la gran clase de hacedores de naciones; a una clase de hombres que ocupan un lugar por sí mismos en la historia de la política, y que se encuentran entre los más raros y elevados de los fenómenos de nuestra raza".

Otro dice:

 "Fue grande como legislador y organizador, como general, como historiador, como poeta, como orador y como santo que caminó con Dios. No es demasiado decir que nuestra civilización moderna está construida sobre su obra. Y su grandeza se ve reforzada enormemente cuando recordamos que su único material era una horda desorganizada de esclavos emancipados, acampados en un desierto. Probablemente la mayoría de los pensadores calificarían a Moisés como el hombre más grande de la historia antigua".

UN LÍDER  PREDESTINADO POR DIOS

La visión adecuada de la carrera de Moisés debe tener en cuenta, sin duda, que era un siervo especial de Dios y que estaba bajo la especial providencia divina. Aunque este punto de vista puede no ser recomendable para el mundo, seguramente aumenta el interés de todos los que están de acuerdo con las enseñanzas de la Palabra divina. Veremos que todas las providencias del Señor regularon los asuntos de este maravilloso hombre desde su más temprana infancia; y algunos de nosotros podemos ver aún más que hubo una interposición de la providencia divina con respecto al desarrollo del bebé incluso antes de su nacimiento. San Pablo, que fue otro de esos personajes notables cuyos intereses fueron supervisados por el poder divino, dijo de sí mismo que el Señor "me llamó desde el vientre de mi madre". La deducción que sacamos de esta afirmación es que el Apóstol reconoció que ciertos rasgos de carácter y disposición eran suyos desde el momento de su nacimiento, rasgos y disposiciones que le prepararon especialmente para su posterior trabajo como ministro del Evangelio. Aplicando este principio a Moisés, bien podemos atribuir gran parte de la finura y amplitud de carácter y la extrema humildad de este "hombre más manso de toda la tierra" a influencias prenatales.

El nació así: Dios lo tenía en mente como alguien adecuado para sus propósitos, y lo dotó de esas cualidades tan necesarias para alguien a quien utilizaría en gran medida en una obra tan grande como la liberación de su pueblo de la esclavitud de Egipto. Nada en esto implica una interferencia divina con el libre albedrío. Así como era posible que el apóstol Pablo se negara a predicar el Evangelio, e incluso que repudiara al Señor y se convirtiera en un "náufrago", también era posible que Moisés repudiara su misión y eligiera los placeres del pecado por una temporada. Si cualquiera de estos hombres hubiera tomado el camino equivocado, podemos estar seguros de que el plan divino no habría sido interferido, tan diversos son la sabiduría y el poder de Dios. Otro podría haber sido levantado para hacer la obra del Apóstol o la obra de Moisés, y la providencia divina podría haber dispuesto de tal manera su instrucción y desarrollo que el plan divino no habría sufrido ninguna pérdida. Sin embargo, podemos estar seguros de que los arreglos de Dios con respecto a San Pablo y Moisés eran tan completos, que era más natural para ellos tomar el curso que eligieron que haber tomado el opuesto.

 ESCONDIDO ENTRE LOS JUNCOS

Cuando empezamos a buscar la providencia divina en los asuntos de Moisés, la encontramos destacada en cada coyuntura. Nació en aquella época particular en que el faraón Ramsés II había ordenado a todos los padres hebreos que sus hijos varones fueran estrangulados prontamente en el momento del nacimiento, bajo penas terribles para ellos mismos y para el niño que permitieran vivir. No sabemos cuánto tiempo estuvo en vigor esta ley, pero sirvió en esta coyuntura particular para introducir a Moisés en la familia real por una cadena de circunstancias muy notable. Miriam, su hermana, había nacido unos nueve años antes, y Aarón, su hermano, a tiempo para escapar de esta ley; y cuando nació Moisés su madre "vio que era un niño hermoso, y lo escondió tres meses". Aparentemente había algo extraordinario en la apariencia del niño, no sólo a los ojos de sus propios padres sino también a los de la princesa que lo adoptó posteriormente. Esteban dice de él: "Era muy hermoso", -margen, "hermoso para Dios", (Hechos 7:20)- y Josefo relata que de hombre era tan apuesto que los transeúntes se volvían para mirarlo, e incluso los trabajadores olvidaban sus tareas ante el hechizo de su rara belleza.

 Ocultar al niño durante tres meses debió ser toda una tarea, especialmente cuando se conocía la ley sobre los bebés y probablemente se ofrecía una recompensa por la detección de quienes la evadían. Al final, la madre tuvo que separarse del niño, y se preparó el arca o cesta de juncos y se cubrió por fuera con brea para mantenerla seca. Con el bebé dentro, se colocó cerca de la orilla del río entre los juncos, lo que evitaría que flotara por la corriente y lo ocultaría de los curiosos. También se eligió el lugar, cerca del palacio real, y cerca de la parte del río reservada para el baño de la familia real, y en un momento en el que se sabía que la princesa tomaba su baño diario. El lugar estaba en el río Nilo. Rawlinson dice:

"La capital de Egipto, la morada de la familia real en aquella época, era probablemente Menfis, que ocupaba casi el lugar en el que ahora se encuentra la gran ciudad de El Cairo. La casa de Amram vivía a la sombra de las tres grandes pirámides, esas "montañas artificiales", los monumentos más impresionantes que jamás haya levantado la mano del hombre".

SACADO DEL AGUA

En armonía con la expectativa, la hija del Faraón tomó su baño habitual el día en que Moisés fue colocado en el arca entre los juncos, y en un momento oportuno el bebé lloró. Se dice que la princesa era una mujer casada pero sin hijos, y podemos imaginar el interés y la curiosidad que despertó en su corazón y en el de sus doncellas asistentes cuando se oyó el llanto del bebé. Un asistente trajo el arca y la abrió ante la princesa, y el bebé que lloraba excitó la compasión de su corazón de mujer. En seguida adivinó la verdad, que debía tratarse de un niño hebreo, cuyos padres, no queriendo estrangularlo, se habían deshecho de él de esta manera, tal vez con esperanza.


Observando a distancia, la pequeña Miriam, hermana de Moisés, que entonces tenía unos nueve años, siguiendo sus instrucciones, corrió a ver el hallazgo y a proponerle prontamente a la princesa que consiguiera que una de las mujeres hebreas actuara como nodriza del niño. Esto fue aprobado, y por supuesto Miriam llamó a la madre. La princesa dio instrucciones para que la nodriza se hiciera cargo de él y recibiera una paga por ello. De este modo, la fortuna de la familia se vio favorecida y, al mismo tiempo, se aseguró una protección total, ya que el niño fue reconocido como hijo adoptivo de la princesa. Se supone que transcurrieron unos siete años antes de que Moisés fuera llevado a la princesa, y que mientras tanto disfrutó de los cuidados y la instrucción de una madre piadosa. Mientras tanto, no sabemos exactamente cuándo, la princesa dio al niño el nombre de Moisés, que significa "liberado del agua". Algunos traducen la palabra con el significado de "nacido del agua", suponiendo que la princesa probablemente quiso significar con ello que había dado a luz a Moisés como su hijo, que lo había sacado del agua.

Cada uno, por supuesto, estará fuertemente convencido de la corrección de su propio punto de vista, pero en este caso, como en muchos otros, la verdad es más extraña que la ficción, y todas estas cosas estaban, bajo la providencia divina, trabajando juntas para el cumplimiento del propósito divino en relación con ese niño, con ese hombre, y con la nación que Dios quería que él sacara posteriormente de la esclavitud como el pueblo típico de Dios. El decano Alford expresa bellamente este pensamiento con las siguientes palabras:

"La barca es arrastrada hasta la playa por el soplo divino,
y sobre el timón descansa otra mano además de la mía".

 "PODEROSO EN PALABRA Y OBRA"

Nuestro texto de oro del discurso de Esteban nos recuerda que "Moisés era instruido en toda la sabiduría de los egipcios y era poderoso en palabras y en obras". Qué maravillosa preparación necesitó aquel maravilloso muchacho para hacer de él el gran Capitán de los ejércitos del Señor. Egipto tenía entonces dos grandes universidades, una en Heliópolis y otra en Hermópolis. Se dice que Moisés fue instruido en la primera, situada a unas veinte millas al norte de Menfis. Giekie, al describirla, dice: "Los sombreados claustros se convertían en salas de instrucción para los estudiantes y en tranquilas casas para los profesores y sacerdotes, en sus numerosos grados y oficinas". Otro escritor dice: "Una espléndida biblioteca estaba a su disposición. La biblioteca del Rameseum de Tebas -una estructura construida por Ramsés II- contenía 20.000 libros.

"Parece casi un milagro que el niño Moisés pudiera pasar por experiencias como las que tuvo en el palacio y en la escuela sin ser gravemente herido por las vanas filosofías que prevalecían y eran honradas en estos lugares. Evidentemente, sin embargo, no sólo era bien nacido en lo que respecta a sus instintos religiosos, sino que la influencia de su madre, su nodriza, tuvo sin duda mucho que ver en la formación de su mente infantil y en mantenerlo firme en la fe de los hebreos: la fe en el Pacto de Abraham, que se basa en el juramento de que su raza, en algún momento, sería bendecida por el Señor y se convertiría en algo muy grande, influyente en el mundo, y sería así el canal divino para la bendición de todas las familias de la tierra. En cualquier caso, tenemos todos los indicios de que Moisés no sólo no fue estropeado por su educación, en el sentido de tener su fe derribada, sino que su modestia natural, su humildad, su mansedumbre, continuaron con él hasta la edad adulta.

 CUANDO MOISÉS CRECIÓ

Esta fecha, según las Escrituras, fue su cuadragésimo año, pues la vida de Moisés se dividió en tres partes distintas de cuarenta años cada una. Un eminente escritor dice: "Según Josefo, los etíopes hicieron una incursión en Egipto y derrotaron al ejército que fue enviado para resistirlos. El pánico se extendió por el país y el faraón temió la llegada de los salvajes morenos. Los oráculos, conscientes de sus notables habilidades, aconsejaron que se confiara el mando a Moisés. Inmediatamente salió al campo, sorprendió al enemigo, lo derrotó con una gran matanza, lo hizo retroceder a su propio territorio y lo persiguió con tanto ahínco, capturando una ciudad tras otra, que no encontraron  asilo hasta que llegaron  a la ciudad de Meroe, una  población rodeada de pantanos. Se dice que Moisés regresó de esta campaña como el hombre más popular del reino, habiendo aprendido también a fondo la debilidad y la fuerza del pueblo y del Faraón."

 MOISÉS EL PATRIOTA

El favor que gozaba como hijo adoptivo de la princesa en el palacio y en toda la tierra no apagó la simpatía y el patriotismo del corazón de Moisés. Percibió la injusticia cometida contra sus hermanos, y en su simpatía por uno de ellos golpeó a un capataz de modo que lo mató. Lo enterró en la arena, pensando que nada más saldría de esto, que sus hermanos los hebreos serían ayudados hasta ese punto, y que seguramente guardarían el secreto de su favor y defensa. Sin embargo, se equivocó en esto, pues al tratar de corregir una disputa entre dos hebreos, el hecho de que era el asesino de un egipcio le fue arrojado a la cara por el que tenía la culpa. Pronto se corrió la voz por todas partes, incluso hasta el rey, que empezó a buscar tranquilamente, como significa la palabra hebrea, una oportunidad para matar a Moisés, cosa no tan fácil, sin embargo, ya que éste era muy popular; pero por miedo, Moisés, al comenzar el segundo cuadragésimo año de su vida, huyó a la tierra de Madián, donde permaneció durante cuarenta años, regresando para la liberación de su pueblo cuando tenía ochenta años de edad.

 No podemos decir, como algunos podrían decir, que cada niño, cada joven, cada hombre, prestando atención a la guía divina, podría convertirse en un Moisés. Muy pocos están preparados por la naturaleza y la providencia para una posición tan exaltada, y generalmente hay comparativamente pocas oportunidades para ellos. Israel no necesitaba más de un Moisés. Sin embargo, podemos decir que la providencia divina tiene un cargo general de todos los asuntos de su pueblo. Si no nos corresponde ser un Moisés, es parte de la providencia del Señor ser uno de Su pueblo, ser atendido por el Señor a través de un Moisés, de un Libertador. No todos podemos ser criados en palacios y educados en grandes instituciones de aprendizaje, ni llegar a ser poderosos en palabra y obra, pero cada uno de nosotros debería buscar las directrices de la divina providencia en nuestras propias experiencias, y estar contentos de ocupar cualquier posición que se nos señale en ella, con la seguridad de que:

"La providencia de Dios es bondadosa y grande;
tanto el hombre como la bestia comparten su generosidad.
La creación entera está a su cargo,
pero los santos son su especial cuidado".

 

Pero si bien no podemos ocupar un lugar tan prominente en los asuntos terrenales como lo hizo Moisés, miremos las providencias divinas en los asuntos de nuestras vidas, y observemos que privilegios, oportunidades y honores aún mayores son nuestros por medio de Cristo.

Si la adopción de Moisés por parte de la hija del Faraón fue un asunto notable, mucho más maravillosa es nuestra propia experiencia en el sentido de que Dios nos redimió en primer lugar por la preciosa sangre de Cristo, y luego, sin nuestro consentimiento y sobre nuestra consagración, nos adoptó en su familia como la Esposa de su Hijo, para ser "herederos de Dios y coherederos con Jesucristo nuestro Señor, si es que sufrimos con él, para que también seamos glorificados juntos". (Romanos. 8:17) No hay nada en todas las novelas y romances del mundo que se compare en algún grado con las maravillas de esta gloriosa gracia de Dios otorgada a los creyentes consagrados de esta era del Evangelio. ¿Realmente lo creemos? Tan seguramente como lo hagamos, el efecto se manifestará en nuestras palabras, pensamientos y acciones. Imagínense a una joven campesina invitada a convertirse en la novia de un rey de un prominente trono terrenal: ¿no llenaría su corazón el pensamiento de su desposorio y los honores, bendiciones y privilegios que se avecinan, casi hasta la exclusión de cualquier otro tema? La preparación del día de la boda, ¿no sería para ella y para sus amigos el tema de interés más absorbente, ocupando tiempo, talento, influencia y atención, en todo el sentido de la palabra? Y sin embargo, todo esto sería para una vista de un honor terrenal que podría ser muy fugaz, con una perspectiva de felicidad terrenal; o podría resultar amargamente decepcionante, y a lo sumo, y considerado desde el punto de vista más ventajoso, sólo podría ser una bendición durante unos pocos años.

Compara esto con las gloriosas perspectivas que se presentan ante la Iglesia virgen desposada por el Señor: gloria, honor, inmortalidad, vida eterna con aquel que nos amó y nos compró con su preciosa sangre y con el Padre. En verdad, aquellos que realmente creen en este mensaje, que reconocen en verdad que han sido engendrados a la nueva naturaleza y que han recibido el espíritu de desposorio, ciertamente no podrían tener mayor poder e influencia operando en sus vidas para santificarlos y separarlos del mundo, y para llevarlos a una estrecha comunión de espíritu con su Redentor. Otro pensamiento: Así como Moisés aprendió toda la sabiduría de los egipcios y demostró ser poderoso en palabras y hechos, así a los que el Señor está seleccionando ahora para ser coherederos en el reino de su amado Hijo deben aprender lecciones en la gran escuela de la experiencia, en la escuela de Cristo, y se les exige que manifiesten su carácter y sean vencedores, fuertes en el Señor y en el poder de su fuerza, poderosos en palabras y hechos para el Señor y para la verdad. Y gracias a Dios, por muy humilde que sea nuestra forma de hablar, o por muy insignificante que sea nuestra posición, él nos cuenta estos asuntos de acuerdo con nuestra actitud de corazón; y la más pequeña palabra o acto realizado por lealtad a Él y a los principios de justicia se cuenta como poderoso por medio de Dios para derribar las fortalezas del error, y para el establecimiento, en última instancia, del Reino de Dios bajo todo el cielo. R3987

 

Solicite hoy mismo sus folletos gratuitos y obténga las respuestas a todas estas preguntas. O puede leer los folletos en nuestro sitio web:

 HuntsvilleBible.com

Sitio en Ingles

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier cosa que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos abajo.Puede enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

 

https://bibliotecateologica.click/es/

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

La Tarea del Pastor // The Pastor’s Task – Parte 1

  “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia de Dios,...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)