lunes, 14 de noviembre de 2022

EN EL HORNO DE FUEGO. (DANIEL 3:14-28)

 




"Nuestro Dios, a quien servimos, es capaz de librarnos".

Habían pasado veinte años desde que Daniel y sus compañeros llegaron a Babilonia en cautiverio, antes de que tuvieran lugar las escenas de esta lección. Mientras tanto, Daniel había ascendido a una posición muy alta en el imperio, como consejero del rey, mientras que sus tres compañeros habían sido nombrados magistrados en las provincias babilónicas. Sabemos que su prosperidad no tendía a hacerles descuidar sus deberes y responsabilidades para con Dios, pues de otro modo no habrían podido soportar la severa prueba narrada en esta lección, que resultó ser una gran bendición para ellos debido a su fidelidad al Señor.

El rey Nabucodonosor, justo antes de esto, había obtenido algunas grandes victorias sobre las naciones circundantes -Egipto, Siria, etc.-, como había hecho anteriormente con Judá, y como el Señor había predicho en el sueño que Daniel había interpretado para el rey, que mostraba al Imperio Babilónico como la cabeza de oro del dominio terrenal. Su gran éxito, sin duda, había provocado sentimientos de orgullo y un deseo de exhibición. Sin embargo, estos no fueron probablemente los únicos motivos que condujeron al programa del gran festival en honor de sus victorias, y a la erección de la gran imagen que todos debían adorar. El pensamiento de Nabucodonosor era evidentemente el de unificar su imperio, y como un paso en esta dirección deseaba unificar las opiniones religiosas y el culto de los diversos pueblos bajo su dominio. En esto, su ejemplo fue seguido con frecuencia posteriormente, ya que todos los gobernantes han parecido captar el pensamiento de que la organización mental del hombre es tal que la obediencia puede ser mejor y más duradera a través de la aquiescencia de los órganos religiosos de su mente. En otras palabras, puesto que el hombre es un animal religioso, ningún gobierno de él puede ser seguro y permanente que no tenga, directa o indirectamente, el apoyo de su veneración. De ahí que Nabucodonosor y otros se esforzaran por asociar al Creador y al rey en la mente de los hombres, para que venerando a uno respetaran y sirvieran al otro como su representante.

Fue sin duda con el fin de unificar los sentimientos religiosos de su imperio que se organizó esta gran fiesta, cuyo centro de atracción era la gran imagen que el rey Nabucodonosor había levantado. Esta imagen, con su pedestal, tenía noventa pies de alto y nueve de ancho. Era de oro, probablemente hecha en hueco o sobre una base de cemento arcilloso. Estaba situada en la llanura de Dura, más o menos en el centro del recinto amurallado de veinticuatro millas cuadradas, conocido como la ciudad de Babilonia. Como se trata de un terreno llano, y como las estructuras eran comparativamente bajas, la imagen probablemente podía verse desde todas las partes de la gran ciudad.

Llegada la hora señalada para la fiesta, estaban presentes los principales representantes, jueces, tesoreros, gobernadores, alguaciles, etc., de todas las divisiones del imperio, ataviados con las magníficas vestimentas de Oriente. Se había preparado una gran banda, compuesta por todos los instrumentos musicales populares en aquella época, y el rey había dado la orden de que, cuando los músicos tocaran sus instrumentos, toda la vasta concurrencia de personas, representantes de todo su imperio, frente a la imagen que él había erigido, se postraran y la adoraran, indicando así su lealtad, no sólo al rey Nabucodonosor, sino también a sus dioses que le habían dado las maravillosas victorias que estaban celebrando.

Como magistrados del imperio, Sadrac, Mesac y Abednego se encontraban necesariamente en la gran multitud, aunque es muy probable que, representando a diferentes departamentos, estuvieran a distancia unos de otros, estando cada uno rodeado de sus secretarios, ayudantes, sirvientes, etc. Sin duda, el objeto de la fiesta fue claramente discernido por estos hombres inteligentes, y la cuestión surgió en sus mentes en cuanto a su deber hacia Dios y el conflicto entre éste y las probables demandas del rey. Esta era una prueba crucial para ellos, pues sabían que los poderes del rey eran autocráticos y que frustrar su voluntad significaba la muerte de una u otra forma. Sin embargo, decidieron que debían ser fieles a Dios, costara lo que costara. Su negativa a inclinarse ante la imagen podría pasar completamente desapercibida para los demás, o incluso si se notara, el incidente podría no llegar nunca a los oídos del rey, pero estas circunstancias no podían cambiar su deber: hicieran lo que hicieran los demás, debían doblar la rodilla sólo ante el Dios verdadero. No se menciona aquí a Daniel, tal vez porque, al ocupar una posición diferente como miembro del personal y de la casa del rey, su conducta no estaría tan directamente en contraste con la conducta general.

Por fin llegó la hora de la prueba, cuando el gran rey de Babilonia fue reconocido no sólo como gobernante civil, sino también religioso, y la imagen que había erigido fue adorada por los diversos representantes de su imperio, con la excepción de Sadrac, Mesac y Abednego. Su negligencia a la hora de inclinarse fue pronto puesta en conocimiento del rey, pues sin duda estos, como todos los hombres de bien, tenían sus enemigos: unos enemigos por celos y rivalidad por el favor del rey; otros enemigos porque, tal vez, habían sido interrumpidos o entorpecidos en prácticas y contratos deshonestos con el gobierno. El asunto parece haber dejado atónito al rey, de ahí su pregunta: "¿Es cierto, es posible? Seguramente ningún hombre en su sano juicio sería tan temerario como para oponerse a mi decreto, y eso en mi propia presencia, y en un día de fiesta como éste. Sin esperar una respuesta a las preguntas del pasado, el rey les ofreció voluntariamente una nueva prueba de lealtad y sumisión, sin dudar de que, ahora que el asunto había sido puesto en su conocimiento, se sentirían movidos por el miedo, no sólo a su degradación, sino también al peligro de muerte en el horno de fuego, a obedecer con prontitud.

Tal vez la mente del rey echó una mirada hacia atrás quince años, hasta el momento en que el Dios de los hebreos, a través de Daniel, le había contado e interpretado su sueño, un asunto que ninguno de los otros dioses de sus sabios podía hacer; y como si tuviera esto en mente, y deseando impresionar el asunto a estos tres hebreos que se habían atrevido a desafiar su poder, hizo la jactancia: "¿Quién es ese Dios que os librará de mis manos?" En su arrogancia de mente y bajo el rubor de sus poderosas victorias sobre las naciones más grandes y los reyes más poderosos, Nabucodonosor se sintió preparado para tener una contienda incluso con los poderes invisibles no vistos y para él desconocidos. No se dejaría intimidar en su propia capital; demostraría su poder para infligir un castigo, independientemente de lo que cualquiera de los dioses pudiera hacer en represalia. Demostraría que él, en todo caso, tenía el poder en el tiempo presente, y que al menos en este aspecto era más poderoso que cualquiera de los dioses de los que tenía conocimiento.

La respuesta de los tres hebreos fue sabia; viendo por el estado de ánimo del rey que la discusión del tema sería inútil, no intentaron tomar represalias amenazándolo con la venganza divina; tampoco intentaron convertir al rey al judaísmo, sabiendo bien que las disposiciones del pacto judío no eran para los gentiles. Simplemente respondieron que no querían aprovechar la oportunidad de discutir el asunto con el rey. Le aseguraron su plena confianza en que su Dios era capaz de librarlos del horno de fuego, y de la mano o el poder incluso del mayor rey de la tierra; pero respondieron: Aunque nuestro Dios es así de todopoderoso, no estamos en absoluto seguros de que nos librará; sin embargo, "oh rey, que sepas que no serviremos a tus dioses ni adoraremos la imagen de oro que has levantado."

Enfurecido por el hecho de que su gran día festivo se viera empañado por la más mínima oposición a su voluntad, el rey no esperó a dar otra oportunidad para que los hebreos cedieran. Vio que era inútil, que eran hombres de carácter y determinación, y resolvió que les daría un ejemplo ante todo el pueblo. La forma de su rostro o su semblante cambió hacia estos hombres; mientras que antes los había admirado, como uno de sus más hábiles consejeros y magistrados, y un honor para su imperio, ahora los odiaba, como oponentes cuyo curso, si no se interrumpía, podría introducir el desorden en su imperio, y conducir a más o menos sedición, si era copiado por otros. En su furia, ordenó que el horno se calentara siete veces, o hasta su máxima capacidad. El horno, ya calentado para la ocasión, pudo ser el que se utilizó para fundir el oro de la imagen, y debió ser de un tamaño inmenso.

Probablemente como una señal de su gran autoridad, y para mostrar que incluso los más grandes de sus súbditos estaban subordinados a su autoridad suprema, el rey ordenó que estos tres oficiales recalcitrantes fueran arrojados al horno de fuego por oficiales prominentes de su ejército, sin duda para enseñar una lección con respecto al poder del ejército, y la voluntad de sus principales representantes de servir al rey, frente a todos los demás.



Los hebreos, atados con sus vestimentas oficiales, fueron evidentemente arrojados al horno desde arriba, porque se afirma que cayeron atados, mientras que el calor era tan intenso que incluso mató a los que los arrojaron al horno, posiblemente por la inhalación de las llamas, que podrían matarlos instantáneamente.

El rey parecía hacer las cosas a su manera, como de costumbre; ni siquiera el poderoso Dios de los hebreos había librado a estos hombres de su poder. Sin embargo, el rey se mostró solícito y observó el horno, y para su sorpresa vio a los que habían sido arrojados al horno atados, caminando libres entre las llamas, aparentemente sin daño alguno. Más aún, vio allí a una cuarta persona, de aspecto muy notable, que hizo que el rey pensara y hablara de él como de uno de los dioses. No es de extrañar que se asombrara; evidentemente, se enfrentaba a un Dios cuyos poderes ignoraba.



Nabucodonosor demostró ser un hombre de mente amplia, al aceptar en el colegio babilónico a los jóvenes más brillantes de todos los pueblos tomados en cautiverio; al estar dispuesto a reconocer al Dios de Daniel, cuando recibió las evidencias de su poder; así que ahora, al darse cuenta de que había cometido un gran error al intentar la destrucción de tres de sus más eminentes magistrados, y de que estaba desafiando así al gran Dios, Nabucodonosor se apresuró a reconocerlo, y se acercó al horno, gritando: "Siervos del Dios altísimo, salid y venid aquí. " En presencia de los cortesanos del rey salieron, y todos vieron que el fuego no les había hecho ningún daño, ni siquiera había chamuscado sus ropas o sus cabellos. Este fue en verdad un milagro estupendo, y sin duda fue valioso por su influencia, no sólo sobre los gentiles, sino también sobre los hebreos que residían en toda Babilonia, que así oirían hablar del poder de Jehová para liberar a los que le eran fieles. Ya sea que esto tenga relación con el tema o no, sabemos bien que, si bien la idolatría había sido uno de los principales pecados de los israelitas antes de este cautiverio, hubo comparativamente poco de idolatría en sus formas crudas en esa nación después.

El reconocimiento de Nabucodonosor al Dios de los hebreos, que envió a su mensajero y liberó a sus siervos que confiaban en él, es muy sencillo y muy hermoso. Se regocijó en el noble carácter de estos hombres, y de inmediato hizo un decreto "que todo pueblo, nación y lengua que hable algo malo contra el Dios de Sadrac, Mesac y Abednego será cortado en pedazos, y sus casas serán un estercolero; porque no hay otro dios que pueda librar de esta manera." Y además, ascendió a estos hombres fieles a puestos aún más altos, porque tenían aún más confianza en su integridad. Los hombres que arriesgaban así su vida por la conciencia podían ser confiados en los puestos más importantes.

No es necesario que determinemos que este incidente fue un tipo y que busquemos correspondencias en cada una de sus características. Sin determinar esto, el pueblo del Señor puede encontrar fácilmente en él muchas lecciones y sugerencias valiosas. No todo el pueblo de Dios se encuentra en posiciones tan prominentes como las de estos hebreos; y no muchos tienen pruebas exactamente del mismo tipo que las suyas, con un horno de fuego literal ante sus ojos. Sin embargo, hay pruebas ante el pueblo del Señor hoy en día que son completamente tan severas. ¿Quién no estará de acuerdo en que las cuestiones relacionadas con el reconocimiento público de un ídolo y, por lo tanto, con la negación pública del Dios verdadero, serían un punto más rápido y más fácil de decidir por casi todo el mundo que algunas de las tentaciones sutiles de nuestros días? Por ejemplo, en toda la cristiandad se han erigido varios ídolos, cada uno de los cuales, según se afirma, representa al verdadero Dios, y cada uno de los cuales exige adoración en honor y sustancia.

La Babilonia literal estaba en ruinas mucho antes de que al Apóstol Juan en la Isla de Patmos se le mostrara en visión profética la Babilonia mística o simbólica "que reina sobre los reyes de la tierra" hoy en día. Las provincias de Babilonia hoy en día son las diversas naciones civilizadas -realmente "reinos de este mundo"; pero engañadas al llamarse y creerse reinos de Cristo- "cristiandad". Y los paralelos al rey y la imagen también se presentan en el Apocalipsis: son sistemas religiosos descritos simbólicamente como "la bestia y su imagen" -Apocalipsis 13:15-18.

Sin examinar actualmente los símbolos en detalle, observamos el hecho de que la adoración de esta bestia simbólica y su imagen han de ser la gran prueba para los cristianos profesantes en cada provincia de la Babilonia simbólica al final de esta era: de hecho, la prueba está incluso ahora en curso. Y tenemos el mismo registro inspirado como autoridad para la declaración de que sólo aquellos que se nieguen a rendir culto a esos sistemas religiosos poderosamente influyentes (simbolizados por "la bestia y su imagen") serán contados por el Señor como "vencedores" y serán hechos sus coherederos como miembros de su Iglesia elegida- ver Apocalipsis 20:4.

Como ya se ha señalado, la "bestia" no representa a los católicos romanos (el pueblo) sino al sistema católico romano, como institución: y la imagen no representa a los protestantes (el pueblo) sino la consolidación de los sistemas protestantes, como institución.

Mientras que las pruebas más severas seguirán a la entrega de la vida a la imagen consolidada, en un futuro próximo, la prueba ya ha comenzado con muchos, porque la "eclesiandad" está exigiendo cada vez más reverencia y apoyo, y aquellos que se niegan absolutamente a adorar sus imágenes ya están expuestos a pruebas ardientes; ostracismo social y boicots financieros. Entre ellos destaca el ídolo católico romano; esa iglesia se erige en representante de Dios, y exige adoración, obediencia y contribución a sus fondos. Es uno de los ídolos más populares, así como uno de los más arbitrarios. La Iglesia greco-católica es otro ídolo; la anglicana es otra; y la luterana, la metodista, la presbiteriana, etc., etc., todas exigen de manera similar adoración, obediencia e ingresos. Hasta cierto punto, han "puesto en común sus asuntos" para no hacer la guerra a los devotos de los demás, pero se unen en la guerra contra todos los que no doblan la rodilla ante algún ídolo de este tipo (que reverencian y adoran sólo al Dios Todopoderoso, y reconocen a su Hijo unigénito como la única Cabeza y Señor de la verdadera Iglesia, cuyos nombres sólo están escritos en el cielo, y no en las listas terrenales de miembros) -Véase Hebreos 12:23.

Todos los que se niegan a rendir culto ante cualquiera de estas imágenes son amenazados con un horno de fuego de persecución, y la amenaza se cumple generalmente tan a fondo como lo permiten las circunstancias. En la "edad oscura", cuando el papado tenía el monopolio del negocio de la "iglesia", significaba la tortura y la hoguera, así como el ostracismo social. Hoy en día, bajo una mayor ilustración, y especialmente debido a la competencia por los fieles, los asuntos no se llevan al mismo extremo, ¡gracias a Dios! Sin embargo, en muchos casos hay evidencias de que prevalece el mismo espíritu, simplemente restringido por el cambio de circunstancias y la falta de poder. Aún así, como muchos son testigos, hay métodos de tortura que sirven para intimidar a muchos que despreciarían doblar la rodilla ante un ídolo literalmente visible. Hoy en día, miles de personas adoran en los diversos santuarios de la cristiandad, que en sus corazones anhelan liberarse de la esclavitud sectaria del miedo, y que de buena gana servirían sólo al Señor Dios, si tuvieran el valor de hacerlo. Y hay algunos en todo el mundo que, con una valentía no menor que la de Sadrac, Mesac y Abednego, declaran públicamente que sólo el Señor Dios tendrá la adoración y el servicio que ellos pueden prestar. Tal vez nadie conozca mejor que el escritor las diversas experiencias ardientes a las que están expuestos estos pocos fieles: boicoteados socialmente, boicoteados en los negocios, calumniados de todas las maneras imaginables, y a menudo por aquellos de quienes menos lo esperaban, quienes, según la declaración del Señor, dicen "toda clase de mal contra ellos con falsedad" –Mateo 5:11,12.

Pero para éstos, como para los tres hebreos de nuestra lección, la prueba principal está relacionada con su fe; habiendo tomado una posición firme por el Señor y Su verdad, pueden ciertamente ser atados y tener su libertad de expresión y acción restringida, y pueden ciertamente ser arrojados al horno de fuego, pero nada más que estas cosas se les puede hacer. Una vez que han demostrado su fidelidad a Dios hasta ese punto, sus pruebas y dificultades se transforman en bendiciones y alegrías. Como la forma del Hijo de Dios fue vista con los hebreos en el horno de fuego, así el Señor está presente, sin ser visto, con aquellos que confían en Él y que, por su fidelidad a Él y a su Palabra, entran en la tribulación. Esto está bellamente expresado en el conocido himno,

"Cuando tu camino se adentra en pruebas ardientes,

Mi gracia, que todo lo puede, te sostendrá;

La llama no te hará daño, sólo ideo

Para consumir tu escoria y refinar tu oro".

Y a veces, incluso la gente del mundo puede ver que el pueblo del Señor, en el horno de la aflicción, recibe una bendición, y a veces el nombre de nuestro Padre celestial es así glorificado en el mundo, como en la experiencia de Nabucodonosor. A veces, el pueblo del Señor que está atado, privado de la libertad de proclamar la verdad, encuentra, como aquellos hebreos, que el fuego quema las cuerdas y los libera, y en realidad les da mayores oportunidades de testificar de la gloria de nuestro Dios que las que podrían haber tenido por cualquier otro medio.

Las providencias del Señor varían, y no corresponde a su pueblo decidir cuándo se producirán liberaciones notables, y cuándo serán aparentemente abandonados por completo a la voluntad de sus enemigos sin ninguna manifestación del favor divino en su favor. Obsérvese, por ejemplo, el hecho de que, mientras el Señor se interpuso para liberar a estos tres hebreos del horno de fuego, no se interpuso para impedir la decapitación de Juan el Bautista, aunque de este último se declara específicamente: "No se ha levantado un profeta mayor que Juan el Bautista". Recordamos que, mientras que Pedro fue liberado de la prisión por el ángel del Señor, Santiago no fue liberado, sino que fue decapitado. Recordamos también que la vida de Pablo fue preservada milagrosamente en varias ocasiones, y que el apóstol Juan, según la tradición, fue arrojado una vez en un caldero de aceite hirviendo, pero escapó ileso, mientras que en otras ocasiones un desastre terrible cayó sobre los fieles del Señor, y eso rápidamente, como en el caso de Esteban, que fue apedreado.

No nos corresponde, por tanto, predeterminar cuál será la providencia divina respecto a nosotros mismos; hemos de anotar el punto del derecho y del deber y seguirlo independientemente de las consecuencias, confiando implícitamente en el Señor. Esta lección se expone de la manera más hermosa en el lenguaje de los tres hebreos, que declararon al rey Nabucodonosor que su Dios era enteramente capaz de librarlos de su poder, pero que, tanto si decidía hacerlo como si no, no violarían su conciencia. Es precisamente este tipo de caracteres lo que el Señor está buscando, y es para su desarrollo y prueba que ahora se permite que el mal multiforme tenga influencia.

Aunque tales pruebas han estado en curso en una medida considerable a lo largo de toda esta era evangélica, las Escrituras nos indican claramente que en algún sentido especial todo el pueblo del Señor será probado en la "cosecha" o tiempo final de esta era. Nuestro Señor habla de ello, comparando nuestra fe cristiana con una casa, y representa las pruebas del final de esta era como una gran tormenta que azotará todas las casas, con el resultado de que todas las que estén fundadas sobre la roca permanecerán, y todas las fundadas sobre la arena se derrumbarán. El apóstol Pedro habla de este tiempo de prueba, diciendo: "No os extrañéis de la prueba de fuego que os ha de probar, como si os sucediera algo extraño". (1 Pedro 4:12) Debemos esperar una prueba al final de esta era, así como hubo una prueba de la iglesia nominal judía al final de su era. Así como en esa prueba hubo una separación completa del "trigo" de la "paja", aquí la separación será completa entre el "trigo" y la "cizaña", como declara nuestro Señor. (Mateo 13:24-30) A lo largo de la era se ha permitido que el "trigo" y la "cizaña", por disposición divina, crezcan uno al lado del otro; pero en la "cosecha" debe ocurrir la separación, para que el "trigo" pueda ser "cosechado", recibido en el Reino.

El apóstol Pablo también habla de este tiempo de prueba de fuego y, comparando la fe y las obras de un cristiano celoso con una casa construida con oro, plata y piedras preciosas, declara que el fuego de este día, en el fin de esta era, probará la obra de cada uno, sea cual sea, y consumirá todo excepto las estructuras de fe y carácter genuinas. (1 Corintios 3:11-15) Pero debemos recordar que tales caracteres leales no crecen repentinamente, en unas horas o días -como un hongo-, sino que son desarrollos progresivos, de grano fino y fuerte como el olivo.

Mirando hacia atrás, no podemos dudar que el paso de abnegación registrado en nuestra lección anterior, -tomado por causa de la conciencia por los hebreos- tuvo mucho que ver con el desarrollo en ellos de los caracteres firmes ilustrados en esta lección. Del mismo modo, nosotros, que hemos llegado a ser "nuevas criaturas", reconocidamente, en Cristo, sabemos que hemos de ser probados (si es que nuestra prueba no ha comenzado ya), y debemos darnos cuenta de que sólo a medida que practiquemos la abnegación en las pequeñas cosas de la vida, y mortifiquemos (amortigüemos) los antojos naturales de nuestra carne con respecto a la comida, el vestido, la conducta, etc., nos haremos fuertes espiritualmente y podremos "vencer".

Muchos se tratan a sí mismos con indiferencia respecto a las pequeñas violaciones de su voto de consagración, diciendo: "¿De qué sirve" tal cuidado y una vida tan diferente de la del mundo en general? Ah, hay una gran utilidad en ello, pues las victorias en las cosas pequeñas preparan y hacen posibles las victorias mayores; y, por el contrario, la entrega a la voluntad de la carne en las cosas pequeñas significa la derrota segura en la guerra en su conjunto. Recordemos la máxima establecida por nuestro Gran Maestro: que el que es fiel en lo más pequeño, lo será también en lo más grande. (Lucas 16:10) Y esta es la operación de una ley, cuyas operaciones pueden ser discernidas en todos los asuntos de la vida.

Nuestro Señor expresa el mismo pensamiento, diciendo, -Al que tiene (usado) se le dará (más), y al que no tiene (usado) se le quitará lo que tiene. Si comenzamos una vida cristiana siempre débil en la carne y débil en el espíritu, encontraremos que la fidelidad en las cosas pequeñas traerá fuerza creciente en el Señor y en el poder de su fuerza. Pero es en vano que oremos, "Señor, Señor", y esperemos grandes victorias y la "corona de regocijo", si no hacemos nuestro mejor esfuerzo para conquistar en los pequeños asuntos de la vida diaria. En otras palabras, nuestra prueba está en progreso desde el momento de nuestra consagración, y las pequeñas pruebas no son más que los preparativos para otras mayores que, cuando se alcancen fielmente, podremos considerar con el Apóstol como ligeras aflicciones que no son más que un momento, y que están produciendo para nosotros un peso de gloria mucho más grande y eterno.-2 Corintios 4:17.

La respuesta de los hebreos a Nabucodonosor: "Nuestro Dios a quien servimos", es digna de mención. No sólo reconocieron a Dios y lo adoraron, sino que además le sirvieron, según tuvieron oportunidad. Y así se encontrará hoy en día: aquellos que tienen la fuerza de carácter necesaria para negarse a adorar las instituciones humanas y, por lo tanto, "sufrir la pérdida de todas las cosas", considerándolas sólo como pérdida y escoria, para poder ganar a Cristo y ser encontrados finalmente completos en él, como miembros de su cuerpo glorificado, y coherederos en su Reino, no sólo practican la auto-negación, sino que sirven y confiesan gustosamente al Señor en su vida diaria. Bien apreciada, una profesión de amor al Señor sería siempre una profesión de servicio a su causa. Quien no preste algún servicio a nuestro Rey en la época actual de múltiples oportunidades, tiene a lo sumo un amor "tibio" que es ofensivo para el Maestro -Apocalipsis 2:4; 3:16.

Resolvamos, queridos hermanos, como lo hicieron los tres hebreos de esta lección, que adoraremos y serviremos sólo al Señor nuestro Dios; que no adoraremos ni serviremos al sectarismo, en ninguna de sus muchas formas, ni a las riquezas, con sus muchas seducciones y recompensas, ni a la fama, ni a los amigos, ni al yo. Dios "busca que le adoren los que le adoran en espíritu y en verdad", es la declaración de nuestro Señor y Cabeza (o líder) -Juan 4:23,24.  R2494 




:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Solicite hoy mismo sus folletos gratuitos y obténga las respuestas a todas estas preguntas. O puede leer los folletos en nuestro sitio web:

 HuntsvilleBible.com

Sitio en Ingles

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier cosa que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos abajo.Puede enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

 

https://bibliotecateologica.click/es/

 

 

 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

La Tarea del Pastor // The Pastor’s Task – Parte 1

  “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia de Dios,...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)