viernes, 2 de septiembre de 2022

EL AGUA SE CONVIRTIÓ EN VINO (JUAN 2:1-11)


"Y sus discípulos creyeron en él".(Juan 2:11 RVR 1960)


Al tercer día de la llamada de Natanael al discipulado, nuestro Señor y sus discípulos fueron invitados a una boda en Caná. Caná estaba cerca de Nazaret, donde Jesús había vivido durante muchos años, y es muy probable que quienes le invitaron a él, a su madre y a sus discípulos fueran parientes o viejos conocidos. Esto está implícito en el hecho de que la madre de Jesús sabía cuándo se había acabado el vino, lo que implicaba más bien una escasez de provisiones y debía ocultarse cuidadosamente a los extraños que pudieran ser invitados. También está implícito en la afirmación de que María dio órdenes a los sirvientes para que hicieran todo lo que Jesús les pidiera, lo que habría sido bastante indecoroso para un invitado ordinario.

El hecho de que nuestro Señor estuviera dispuesto a asistir a la boda implica una simpatía por la institución del matrimonio. De hecho, sabemos que Dios mismo instituyó el matrimonio entre nuestros primeros padres, y tenemos la explicación inspirada del apóstol Pablo de que esta unión entre hombre y mujer que Dios aprobó fue diseñada para ser una ilustración de la unión entre Cristo, el Esposo celestial, y la Iglesia, Su Esposa - Efesios 5:22-28.

La madre de Jesús parece haber tenido alguna idea del poder que él tenía para sacar a sus amigos de la dificultad e ignominia de una fiesta en curso en la que las provisiones escaseaban; y sin embargo, ella no podía conocer el poder del Señor para convertir el agua en vino por experiencias anteriores durante los treinta años que lo conoció; Porque, en contra de todos los relatos apócrifos, el niño Jesús no hizo milagros, ni tampoco el joven Jesús; pero, como se dice aquí, el milagro de Caná fue el comienzo de sus milagros. Sin embargo, su madre tenía cierta confianza, pues de lo contrario no habría ordenado a los sirvientes que prestaran atención a lo que Jesús les ordenara.



La respuesta de nuestro Señor a su madre tiene más bien la apariencia de una grosería, pero podemos estar seguros de que no fue así. El sentido de las palabras de nuestro Señor parece ser el de llamar la atención de su madre sobre el hecho de que, aunque había sido, en todo el sentido de la palabra, un hijo obediente durante treinta años, ahora había alcanzado el período de la edad adulta, según la Ley, y ahora estaba dedicado, consagrado, al Señor. Sin duda, él y su madre ya habían discutido el asunto, por lo que le recordó que al estar su vida consagrada ahora, no podía esperar que estuviera bajo su dirección en la misma medida que antes: había llegado el momento de que se ocupara de los asuntos de su Padre.

Las seis vasijas de agua que se mencionan para la purificación probablemente estaban destinadas a que los invitados se lavaran las manos. Lavarse las manos se había convertido en una parte importante de la observancia judía, y "si no se lavaban, no comían" (Marcos 7:3). En ninguna parte de la Ley encontramos una referencia a estos lavados y vasijas de agua. Por lo tanto, es probable que formen parte de la tradición de los antiguos, a la que nuestro Señor se refirió tan a menudo como el lugar de la Ley de Dios. Estas vasijas de agua tenían asas para poder volcarlas y verter agua sobre las manos de los que se lavaban, y las seis contenían unos ciento veinte galones de agua para abastecer a los numerosos invitados. Nuestro Señor utilizó estas vasijas de agua en la realización de su milagro por dos razones: (1) Probablemente estas vasijas se utilizaban raramente o nunca para el vino, por lo que no se podía malinterpretar su milagro; (2) Probablemente quería extraer una lección simbólica de su uso, ya que se nos dice expresamente que este milagro era una manifestación de su gloria de antemano (vs. 11) - una manifestación de su obra en el Reino. El agua es un símbolo de la verdad, tanto por sus propiedades purificadoras como por su carácter refrescante, una de las necesidades de la vida, de ahí la expresión "agua de vida". Así, en la era milenaria, los siervos de la verdad llenarán a todos los hombres que sean vasos adecuados, y todos los que estén así llenos de la verdad y sean llevados a la armonía con ella, bajo la guía de nuestro Señor, tendrán entonces, por el poder sobrenatural, la verdad transformada en ellos en el vino de la alegría, una alegría superior a todas las demás alegrías, como el vino del milagro era superior a todos los demás vinos.

Es evidente que este milagro no sólo pretendía establecer la fe en nuestro Señor entre sus discípulos y entre la gente de la vecindad de su casa, sino que también, como ya hemos sugerido, tenía la intención particular de manifestar por adelantado la gloria aún futura de la gran obra del Mesías. R2418




 :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Solicite hoy mismo sus folletos gratuitos y obténga las respuestas a todas estas preguntas. O puede leer los folletos en nuestro sitio web:

 HuntsvilleBible.com

Sitio en Ingles

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier cosa que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos abajo.Puede enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

 

https://bibliotecateologica.click/es/

 

 





miércoles, 31 de agosto de 2022

CAIN Y ABEL (Génesis 4:1-15)

 


“Y habló Caín a su hermano Abel: y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y le mató.” —Génesis 4:8

 

LA PRIMERA tragedia sobre la Tierra fue resultado de la desobediencia a Jehová cuando nuestros primeros padres comieron el fruto prohibido. (Génesis. 2:16,17; 3:6) Los detalles del castigo de Eva por su participación en la desobediencia del mandamiento de Dios se describen en Génesis 3:16. Él le dijo a ella “Multiplicaré en gran manera tus dolores y tus preñeces; con dolor parirás los hijos; y á tu marido será tu deseo, y él se enseñoreará de ti.” La sentencia consistió de tres partes, dos le pertenecieron a ella como madre y una como esposa. El dolor relacionado con el nacimiento de los hijos se ha extendido, particularmente, a través de todas las generaciones a los dolores y ansiedades de las madres respecto a su descendencia.

En su perfección, Eva seguramente esperaba que llegara el momento de ver en sus propios hijos una manifestación de amor hacia Dios como ella había experimentado en su propio corazón. Sin embargo, antes de que naciera su primer hijo, fue aislada del favor de su Creador y de los frutos de la vida. Ella, junto con Adán, comenzó a trabajar con el sudor de su cara luchando contra las espinas y los cardos de la tierra. Su embarazo de Caín fue probablemente uno de gran angustia mental, ya que recordó su lugar en el Edén y quizá lo codició. Sin duda, esto podría haber marcado a su hijo no nacido con tendencias al descontento y egoísmo.

La segunda tragedia de la Tierra se encuentra en el incidente descrito en el Versículo Clave de hoy. Nuestra lección nos dice que: “Y fue Abel pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra.” (Génesis 4:2). Con el tiempo, ambos trajeron ofrendas de su generosidad como un sacrificio a Dios. Los versículos 4 y 5 dicen “Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; Mas no miró propicio a Caín y a la ofrenda suya.” El apóstol Pablo dice: “Por la fe Abel ofreció a Dios mayor sacrificio que Caín.” (Hebreos. 11:4) Esto sugiere que Abel primero buscó la mente del Señor respecto a qué y cómo ofrecer un sacrificio. Esta es una lección para aquellos que serían seguidores de Cristo. Jesús enseñó este mismo principio cuando dijo: “más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia.”—Mateo. 6:33



Caín debería haberse alegrado con Abel y llevado una ofrenda similar, por la cual habría obtenido aceptación divina. Si hubiera intentado saber por qué solo la ofrenda de Abel era aceptable, podría haber aprendido que la muerte de un animal tenía un gran significado simbólico en las disposiciones y planes de Dios. Rechazar esta línea de acción condujo un espíritu de egoísmo, celos y rabia en Caín. Dios inmediatamente le advirtió sobre esto. “¿Por qué estás enojado y por qué se ha demudado tu semblante? Si haces bien, ¿no serás aceptado? Y si no haces bien, el pecado yace a la puerta y te codicia, pero tú debes dominarlo.”— (Génesis. 4:6,7, La Biblia de las Américas)

¡Cuánto necesitamos aprender esta lección! A través de la caída todos tenemos sentimientos más bajos que luchan contra los más nobles. Como un león en busca de su presa, ellos buscarán devorarnos. (1 Pedro. 5:8) Se necesita la ayuda divina para superar estas propensiones caídas. Caín tenía acceso directo a dicha ayuda, pero decidió ignorarla. El apóstol Juan nos enseña, diciendo: “Y si alguno peca, Abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo Él mismo es la propiciación por nuestros pecados, y no solo por los nuestros, sino también por los del mundo entero.” (1 Juan 2:1,2, LBLA)

 

ESTUDIOS INTERNACIONALES DE LA BIBLIA

http://www.dawnbible.com/es/2022/2201ib-1.htm


 :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Solicite hoy mismo sus folletos gratuitos y obténga las respuestas a todas estas preguntas. O puede leer los folletos en nuestro sitio web:

 HuntsvilleBible.com

Sitio en Ingles

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier cosa que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos abajo.Puede enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

 

https://bibliotecateologica.click/es/

martes, 30 de agosto de 2022

MOISÉS LLAMADO AL SERVICIO – (ÉXODO 3:1-14)

 


"Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios."-- Mateo 5:8 RVR1960

Moisés tenía cuarenta años cuando huyó del Faraón, desanimado. Tenía ochenta años cuando Dios lo llamó a ser el líder de Israel. Los primeros cuarenta años de su vida fueron de entrenamiento ordinario, los últimos cuarenta fueron de entrenamiento especial en la mansedumbre. Ahora estaba listo para servir en el mismo momento en que Dios quería utilizarlo. Se había desanimado tan profundamente que el hombre que estaba dispuesto a dirigir los ejércitos de Israel sin una comisión y autorización divina especial, ahora desconfiaba tanto de sí mismo que, incluso cuando era llamado por el Señor, presentaba excusas, alegando su falta de aptitud, etc., para el servicio del pueblo. No se dio cuenta de que acababa de ponerse en forma.

Así sucede con algunos de los hijos de Dios hoy en día. No se dan cuenta de la importancia de la lección de mansedumbre, sumisión y docilidad. El que aprende esta lección recibe la preparación más importante para el servicio divino. "Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes", a los mansos, a los dóciles, a los sumisos. El Apóstol, fortalecido por este principio, exhorta a la Iglesia diciendo: "Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios" -someteos a lo que la providencia de Dios os traiga en las experiencias de la vida- "para que  los exalte a su debido tiempo" -después de haberos preparado para la exaltación y el servicio que quiere que realicéis-1 Pedro 5:6 NVI 

Moisés cuidaba los rebaños de Jetro, y tal vez pensó que era prudente que cuarenta años antes no había logrado inducir a sus hermanos a huir de Egipto. Ahora podía ver, a la luz de años más maduros, la hercúlea tarea que habría tenido como líder. Podía ver, con la edad, los peligros y las dificultades de la travesía del desierto. Podía entender mejor las dificultades que su pueblo habría enfrentado al tratar de tomar posesión de la tierra de Canaán - cómo los lugareños, más experimentados en la guerra que ellos, les habrían resistido, etc. Es muy posible que filosofara sobre la locura de la ambición humana y concluyera que la gente que no estaba preparada para ser liberada había sido tan sabia o más que él al permanecer en la esclavitud.

LA ZARZA ARDIENTE NO SE CONSUMIÓ



Así meditando, mientras sus rebaños pastaban en la ladera de la montaña, Moisés vio algo muy inusual. Una zarza estaba en llamas, pero no se consumía. Cuanto más miraba, más curioso se volvía, hasta que decidió investigar. Se acercó al arbusto. De él salió una voz, declarando que el fenómeno era una manifestación de la presencia y el poder de Dios. Moisés obedeció el mandato de quitarse las sandalias, porque era tierra santa, por causa de la presencia del Ángel del Señor. Moisés cubrió su rostro con reverencia, mientras escuchaba el mensaje Divino.

El mensaje de Dios representó en la mente de Moisés la base de sus esperanzas y las de los israelitas. La afirmación: "Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob", le dio a este docto hombre de Dios una clara comprensión de lo que significaba esta experiencia. A través de ella, Dios le recordó la alianza o pacto especial que había hecho con Abraham, renovada con Isaac y confirmada a Jacob como una alianza eterna. Moisés tuvo así la seguridad de que Dios no había olvidado las cosas buenas que había prometido. Así, su fe y su esperanza deben haber sido restauradas. Se enteró de que había llegado el momento de que Dios liberara a los israelitas y los llevara a la Tierra de la Promesa: Canaán, la tierra que mana leche y miel, es decir, muy rica, muy productiva.

Si durante estos cuarenta años, y tal vez incluso antes, Moisés se había preguntado repetidamente si Dios realmente se preocupaba por los israelitas y por qué permitía que fueran oprimidos por los egipcios, ahora tenía la seguridad de que Dios mismo lo sabía y se preocupaba, con la indicación de que por una buena razón había esperado todos estos años y retenido la ayuda que podría haber dado en cualquier momento, y que tenía un propósito al retener esa ayuda. La explicación del Señor terminó con una invitación a Moisés para que ahora sea su siervo, mensajero y portavoz ante el Faraón, pidiéndole que libere a los israelitas cautivos.

"VE, PORQUE YO ESTARÉ CONTIGO"

Entonces Moisés, que cuarenta años antes había estado lleno de confianza y valor, y dispuesto a dirigir a los israelitas, pero que ahora carecía de confianza en sí mismo, dijo al Señor: "¿Quién soy yo para ir al Faraón y sacar a los hijos de Israel de Egipto?" Esto significaba: Señor, seguramente sabes que soy un fracaso; con todas las ventajas educativas que he tenido, sólo sirvo para ser pastor de ovejas; Señor, debe haber alguien mucho más competente que yo para dirigir a Israel, o de lo contrario me temo que mi pueblo nunca saldrá de Egipto.

La respuesta de Dios fue: "Ve, porque yo estaré contigo”, con toda seguridad. No espero que lo hagas por tu cuenta. Me doy cuenta de que es una gran tarea, una obra poderosa, pero "yo estaré contigo". Para dar más fuerza a su punto, el Señor declaró no sólo que Moisés debía guiar al pueblo, sino que debían venir a esta misma montaña, "la montaña de Dios", y adorarle.

Moisés, recordando su anterior fracaso, fue cauteloso. Se preguntaba qué respuesta debía dar a los israelitas si les decía que Dios le había enviado esta vez y ellos preguntaban: "¿Quién? ¿Qué Dios? ¿Cómo se llama? La respuesta divina fue que el nombre de Dios es "YO SOY EL QUE SOY", el que existe. Pero Moisés había llegado a desconfiar tanto de sí mismo que aún no podía pensar en emprender esta gran obra. Insistió en que los egipcios no dejarían ir al pueblo. Cada vez estaba más convencido de que su intención era mantener a los israelitas como esclavos. Otra objeción era que los propios israelitas no creerían que Dios se había aparecido realmente a Moisés.

En respuesta a estas objeciones, el Señor le dio a Moisés ciertas señales, convenciéndolo de que estaba hablando con el Omnipotente, y le aseguró que estas mismas señales serían convincentes para los israelitas y los egipcios.

LENTO DE HABLA E INCOMPETENTE

Moisés era tan manso que, aunque creía plenamente en el Señor y confiaba en su poder, no podía darse cuenta de que, incluso con la ayuda divina, tendría éxito. Dios debió pensar que había que encontrar a otra persona para una tarea tan importante. Moisés dijo: "No soy elocuente, pero soy lento para hablar y tengo una lengua lenta". Además, no tenía experiencia como siervo o profeta del Señor. Puede ser que el Señor simplemente lo estaba probando para ver si era lo suficientemente audaz para emprender tal tarea, pero realmente tenía la intención de usar a alguien más. ¡Pero no! La respuesta del Señor fue: "Yo estaré con tu boca y te enseñaré lo que hayas de hablar" (Éxodo 4:10,12)RVR 1960.

Por lo tanto, hoy en día, el verdadero pueblo del Señor de la Era del Evangelio son todos engendrados por el espíritu, y por lo tanto están autorizados y calificados para ser embajadores de Dios, para hablar la Verdad en el amor, en el nombre de Dios, y como servidores del Señor Jesucristo. Pero para algunos de nosotros, a veces parece imposible darse cuenta de la importancia del honor que Dios nos ha conferido al invitarnos a ser sus agentes y portavoces para llevar su mensaje al mundo o a los hermanos de la Iglesia. Y entonces, aunque estén convencidos de que el Señor estará con nosotros, algunos pueden ser demasiado imprudentes y voluntariosos en este asunto. Si estas personas no necesitan estímulo, no cabe duda de que los que, como Moisés, necesitan estímulo, son menos propensos a ser heridos por el gran honor que supone servir a Dios en cualquier capacidad

A los humildes de hoy, como a Moisés de antaño, Dios les declara: "Yo estaré contigo, estaré con tu boca, y te enseñaré lo que debes decir". Así como una lección es no confiar en nosotros mismos, en nuestro propio juicio o en nuestras propias fuerzas, otra lección importante es que debemos tener plena confianza, absoluta confianza, en Dios. Sólo cuando se haya aprendido esta lección se estará verdaderamente capacitado para ser portavoz de Dios. En el caso de Moisés, la humildad, la falta de confianza en sí mismo, la mansedumbre, se habían acentuado tanto en él durante sus cuarenta años de formación en este sentido que rogó al Señor que, aunque se le utilizara a él, fuera otro el portavoz. Dios escuchó su petición y le concedió tener a su hermano Aarón como compañero y portavoz, cuando fue ante el Faraón a hacer peticiones en nombre del Señor.

Sin embargo, Aarón no era el más competente para esta gran obra. No tuvo la misma educación que Moisés. Por lo tanto, Dios decidió que Moisés sería como un dios, o líder, para su hermano Aarón y que Aarón sería como su siervo, o portavoz, hablando sólo con la autoridad del manso y humilde Moisés, en quien, por su mansedumbre, Dios depositó la responsabilidad.

Todo en las Escrituras nos dice que la humildad es una cualidad esencial para todo el pueblo del Señor que quiera ser usado por el Señor en alguna obra importante o especial para Él. Si los discípulos del Señor pudieran tener esto en cuenta continuamente, y moldear su conducta de acuerdo con ello, podemos estar seguros de lo mucho que serían utilizados. Todo servicio para el Señor es un honor; pero cuanto más se nos permita servir, mayor será nuestra bendición en la vida presente y mayor nuestra recompensa en la vida futura. Así que, como dice el Apóstol, “humillémonos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que Él nos exalte a su debido tiempo”. 1 Pedro 5:6 NVI .                   [R5261]



 :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Solicite hoy mismo sus folletos gratuitos y obténga las respuestas a todas estas preguntas. O puede leer los folletos en nuestro sitio web:

 HuntsvilleBible.com

Sitio en Ingles

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier cosa que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos abajo.Puede enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

 

https://bibliotecateologica.click/es/

 

 

 

 

 

lunes, 29 de agosto de 2022

LA FE QUE OBRA (SANTIAGO 2:14-23)

 


"Te mostraré mi fe por mis obras" – (Santiago 2:18)

MUCHOS han supuesto un conflicto de opinión entre las enseñanzas del apóstol Pablo y las de Santiago con respecto a la fe y las obras. Sostenemos, sin embargo, que, entendidas correctamente, sus enseñanzas están en completa armonía. El pacto de la ley judía era enfáticamente un pacto de obras, mientras que la base de aceptación bajo el nuevo pacto es la fe. La ley decía, haz y vive; el evangelio dice, cree y vive.

El apóstol Pablo, escribiendo a los que conocían la ley y que habían sido entrenados bajo ella para esperar la vida eterna como recompensa por el cumplimiento fiel de los requisitos de esa ley, se vio obligado a mostrar que la obediencia absoluta a esa ley es una imposibilidad con respecto a la raza caída de Adán; y de ahí que:“nadie será justificado en presencia de Dios por hacer las obras que exige la ley” (Romanos 3:20 NVI) Entonces, si nadie puede obtener la justificación y la vida eterna por las obras de la ley, ¿cómo podrían obtenerse? El Apóstol procede a mostrar que nuestro Señor Jesús había guardado toda la ley sin mancha, que así había asegurado todas las recompensas prometidas a "el que hace estas cosas"; a saber, la vida eterna y todas las bendiciones divinas. El Apóstol muestra además que, si bien nadie puede esperar la vida eterna mediante el cumplimiento de la ley, pueden esperarlo y obtenerlo de otra manera, no haciendo obras que serían aprobadas bajo el Pacto de la Ley, sino teniendo una fe que los aprobaría bajo el Nuevo Pacto, y asegurándoles tal medida de la cobertura de la justicia de Cristo en la medida que sea necesaria para compensar todas las deficiencias e imperfecciones de su naturaleza que les impidieron cumplir con todas las exigencias de la ley. Así nos dice: "Para que la  justicia de la ley fuese cumplida en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al espíritu".  (Romanos. 8:4 NRV 2000)

 El Apóstol Pablo no quiso ni por un momento decir que un mero asentimiento intelectual era suficiente. Sus enseñanzas concuerdan plenamente con la declaración de Santiago en esta lección, que una fe que no produce esfuerzos ni obras para la justicia sería una fe muerta, una fe sin valor, o peor aún, una fe que condena.

Tampoco debe entenderse aquí que Santiago ignora la fe y enseña que las obras de la ley serían capaces o suficientes para justificar a los pecadores o hacerlos herederos de la vida eterna. Es probable que algunos en la Iglesia primitiva, habiendo llegado a darse cuenta de que Cristo es el fin de la ley para justicia a todo aquel que cree, y que somos "justificados por la fe en su sangre", fueron al extremo opuesto, como algunos lo hacen hoy, alegando que la conducta de vida es irrelevante, si sólo se mantiene la fe. Es probable que Santiago tuviera en mente a esta clase de personas al escribir esta epístola o carta. Por lo tanto, advierte al lector sobre este punto: no pensar que una mera creencia o fe, eso no hace ninguna impresión en la vida, y si  no está acompañado por ningún esfuerzo por vivir de tal manera que sea agradable a los ojos de Dios, sea una fe de alguna vitalidad, o que haga algún bien real. Por el contrario, ese es el tipo de creencia que tienen los demonios.

Como ilustración, señala que, así como una bendición sin comida no satisfaría a una persona hambrienta, la fe sin obras no lograría nada. Si se presentara el desafío: "Muéstrame tu fe sin tus obras", sería muy difícil responderlo. ¿Cómo podría mostrarse la fe sino por las obras? Por otro lado, sería una posición muy apropiada decir: "Te mostraré mi fe por mis obras".

Abraham es llamado “el padre de todos los creyentes”; y de él está escrito: "Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia." (Romanos. 4:3; Gálatas. 3:6; Santiago. 2:23) Pero, como señala el Apóstol, la fe de Abraham no era de las que no daban fruto de buenas obras y obediencia. Por el contrario, Dios probó la fe de Abraham, y su fe se demostró aceptable por las obras de obediencia; la fe y las obras cooperaron en su caso, y deben hacerlo en todos los casos, de lo contrario la fe no será aceptable.

Los puntos que deben tenerse claramente en cuenta en esta lección son (1) que ninguna obra que los hombres caídos pudieran hacer serían obras perfectas; en consecuencia, ninguno de ellos podía ser aceptable a Dios. (2) El cristiano es aceptable ante Dios mediante el ejercicio de la fe bajo los términos del Nuevo Pacto. Es esta fe la que cuenta en su aceptación, porque no puede realizar obras que serían aceptables. (3) Su fe aceptable debe ser probada por sus esfuerzos para hacer, en la medida de sus posibilidades, la voluntad divina. (4) Puesto que las obras por sí solas no justifican, y puesto que la fe debe preceder a las buenas obras antes de que sean aceptables, y puesto que las buenas obras, cuando son aceptadas, no lo son por su propia perfección, sino por la fe que hace ellos aceptables, se deduce que es la fe la que nos justifica donde las obras no podrían justificarnos, y que las obras no dejan de lado la fe, sino que simplemente atestiguan la autenticidad de la fe.

Hay aquí una gran lección para todos los que desean agradar a Dios. Es nuestra fe la que le agrada a Él; al principio no tenemos nada más; pero si la fe permanece sola, sin esfuerzo para producir frutos de justicia en la vida, se convierte en una cosa muerta y pútrida, ofensiva tanto para Dios como para el hombre. Aquel cuya vida es de auto gratificación y pecado  y deshonra  daña cualquier fe que profese. Además, según nuestra experiencia, quien no vive en armonía con su fe no podrá mantenerla por mucho tiempo. A los que tienen algo de fe sin los correspondientes esfuerzos hacia las buenas obras, “enviará Dios en ellos operación de error, para que crean a la mentira” (2 Tesalonicenses. 2:11 NVI).

 Recordemos que el pueblo del Señor es "epístola viva conocida y leída por todos los hombres" (2 Corintios. 3:2); que son las obras las que se leen más que la fe, y de ahí la importancia del Texto de Oro, que debería ser cada vez más el sentimiento de todo seguidor de Cristo: "Te mostraré mi fe por mis obras". R2159


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Solicite hoy mismo sus folletos gratuitos y obténga las respuestas a todas estas preguntas. O puede leer los folletos en nuestro sitio web:

 HuntsvilleBible.com

Sitio en Ingles

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier cosa que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos abajo.Puede enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

 

https://bibliotecateologica.click/es/

 

ESTUDIO MAS RECIENTE

El Sacerdocio Real // The Royal Priesthood

  "Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aque...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)