viernes, 21 de julio de 2023

"ÉL SIGUIÓ PLENAMENTE AL SEÑOR."

 


JOSUÉ 14:5-15

Qué gran y maravilloso testimonio es este respecto a cualquier hombre: él siguió plenamente al Señor. Y las palabras tienen una fuerza y un peso especiales en el caso de Caleb, porque por naturaleza no era de los hijos de Israel, sino solo por adopción en la tribu de Judá. Era de la descendencia de Abraham, pero a través del hijo rechazado, Esaú. La lección de su fidelidad y recompensa es, por lo tanto, de fuerza y peso especiales para nosotros, que por naturaleza somos hijos de ira, miembros de la clase mundana de la humanidad, cuya disposición natural fue tipificada en Esaú, cuya pequeña fe en las promesas de Dios y mayor apreciación de las cosas buenas de este mundo, lo llevó a vender su primogenitura por un plato de lentejas. Muchos de nosotros que ahora nos regocijamos de ser contados como israelitas de verdad, justificados por la fe, santificados por la verdad, del pueblo de Dios, partícipes de la gran herencia, nos damos cuenta de que muchos de nosotros alguna vez amamos más las cosas de esta vida presente que las cosas de la vida venidera, y estábamos dispuestos a aferrarnos a las cosas tangibles del presente en lugar de sacrificarlas en interés de las futuras glorias y bendiciones de la promesa divina.

Después de la caída de Jericó, Israel pasó por varias experiencias para tomar posesión de la tierra prometida. En primer lugar, hubo el pecado de Acán, su codicia que lo llevó a desobedecer el mandato divino respecto a las posesiones del pueblo de Jericó. Su amor por las cosas condenadas no solo le costó la vida, sino que también causó un daño considerable a la causa, así como alguien cuya consagración es defectuosa y que ama al mundo malvado, y en contra del mandato divino, secretamente fomenta el mal en su propia vida, puede causar una considerable desgracia a la causa del Señor antes de que el pecado secreto sea descubierto, y eventualmente traerá sobre el malhechor la pesada pena implicada en las palabras del Apóstol: "Si vivimos según la carne, moriremos". La conducta de Acán también representó la norma de la era del Milenio, cuando todos los que incluso secretamente aman el mal serán manifestados y serán destruidos de entre el pueblo - Hechos 3:23; Apocalipsis 20:9.

Más tarde, el Señor llevó al pueblo al valle entre el Monte Ebal y el Monte Gerizim. En el maravilloso anfiteatro natural entre los dos montes, el pueblo se reunió mientras se leían desde uno de los montes las bendiciones de la Ley y su cumplimiento, y desde el otro las maldiciones que vendrían sobre aquellos que no cumplieran la Ley. Así el Señor reimpresionó en el pueblo su continua obligación hacia Él y el hecho de que su prosperidad dependería de su fidelidad a su ley. De la misma manera ocurre con el sacerdocio real que, por fe, ha entrado en la tierra prometida por vía de la justificación. Desde el momento de su consagración, el Señor les habla a través de su Palabra y de su providencia, instruyéndoles que aunque están libres del pacto de la Ley que estaba sobre Israel, ahora han entrado bajo la ley divina aún más alta, comprendida brevemente en la palabra "amor". Y que por un lado, las bendiciones espirituales, el crecimiento y la renovación vendrán a través de la obediencia a esta ley del amor, y por otro lado, la debilidad, la incapacidad para vencer al mundo, la carne y el adversario, y la catástrofe espiritual general serán su porción si descuidan esta ley divina del Nuevo Pacto, el amor. Así que en la era del Milenio, después de que el antitípico Josué haya subyugado al mundo bajo las nuevas condiciones del Reino Milenario, la ley de Dios será claramente establecida ante todos como el estándar de conducta. Será la ley del amor, la más alta expresión de la ley divina, con sus muchas ilustraciones, explicaciones y asistencia necesaria para llevar el asunto a la comprensión de toda criatura. "De Sion saldrá la ley y de Jerusalén la palabra del Señor" (Miqueas 4:2). Aquellos que obedezcan las guías del glorioso Josué, el Libertador, el Cristo, serán llevados a la victoria al final con su ayuda, aliento y orientación. Y aquellos que no obedezcan ese Dador de la Ley y la ley expresada a través de él, serán disciplinados, juzgados y, si estas correcciones en rectitud no sirven para que sus corazones se pongan en armonía con el Señor, solo habrá un final posible: el salario del pecado (ya no el pecado de Adán) exigirá su muerte - la Segunda Muerte - de la cual no habrá redención, recuperación ni liberación.

Más tarde llegó la gran batalla entre los israelitas bajo Josué y los reyes confederados de esa región, lo que resultó en la derrota y destrucción de estos y sus ejércitos en lo que generalmente se conoce como el largo día de Josué. Luego siguieron varias otras derrotas de los enemigos de Israel hasta que se conquistó una porción suficiente de la tierra para permitir su distribución entre las tribus.

Fue en este momento, cuando los enemigos habían sido reducidos de manera general y una porción considerable de la tierra de Canaán estaba en posesión de los israelitas, que se hizo una división de la tierra entre las tribus. Cada tribu aún tenía mucho por hacer en la conquista de su propia provincia y en la destrucción de los habitantes que quedaban allí para disputar su posesión. Josué ocupó el lugar de juez, anteriormente ocupado por Moisés, y las diversas tribus recibieron su porción por su medio. Judá, evidentemente, fue una de las últimas en solicitar una asignación, y Caleb fue uno de los hombres representativos en la tribu de la que era un miembro adoptado. Los ancianos representativos de Judá también vinieron con él, lo que implicaba su respaldo a su solicitud de Hebrón, que le había sido prometida por Moisés, y porque también consideraban que era una de las localidades más deseables de Palestina.

Caleb le recordó a Josué la historia del espionaje en Canaán y le recordó que Moisés le había prometido que la parte particular de Canaán sobre la que pisó en su espionaje sería su porción. Mostró cómo esta promesa había entrado plenamente en su corazón; que no solo tenía la fe que le permitió hacer el buen informe sobre la posibilidad de que Israel, bajo el favor del Señor, tomara posesión de la tierra prometida de inmediato, sino que la misma fe lo acompañó después; creía en la Palabra del Señor a través de Moisés respecto a su herencia final en ella. La misma promesa y fe lo acompañaron y lo impulsaron durante las guerras de Israel para tomar posesión de la tierra, y ahora todavía tenía plena confianza en que Dios cumpliría todas las promesas de Moisés a través del nuevo líder Josué. No olvidó el hecho de que Hebrón, que era la porción que le había prometido Moisés, aún no había sido conquistada; que estaba en posesión de los Anacitas, gigantes, y que habría graves batallas que librar antes de que pudiera tomar posesión completa. Sin embargo, su confianza era que el mismo Dios que le había hecho la promesa al principio, que lo había mantenido hasta ahora y que había cumplido la promesa hasta este momento, todavía estaría con él y le daría la victoria sobre los enemigos atrincherados y fortificados en Hebrón. Este relato ilustra muy bien el progreso de los Israelitas espirituales que, en la actualidad, por fe, están viviendo la nueva vida en la tierra prometida, luchando con los enemigos y venciéndolos en el nombre y con el poder del Señor. Miran hacia atrás al comienzo de sus experiencias y se regocijan de que el Señor los haya mantenido y bendecido en todas las cosas espirituales hasta el presente, y en la medida en que se dan cuenta de esto, tienen fe para mirar hacia el futuro y ver el resultado final, verse a sí mismos como vencedores en sus contiendas incluso con los enemigos más fuertes y arraigados de la carne - sus pasiones gigantes, costumbres, etc. Es agradable notar en el camino el lenguaje generoso de Caleb con respecto a los otros diez espías que estaban con Josué y él, y que trajeron el mal informe. Aquí habría sido una buena oportunidad para que un hombre deshonroso hablara mal de esos compañeros y tratara de glorificar su propia fidelidad y la de Josué en contraste con la infidelidad de los diez. Pero no, generosamente pasa por alto su mala conducta en un lenguaje lo más suave posible, y lejos de denunciarlos o insultarlos, habla de ellos como "mis hermanos". El Israelita espiritual debe tener esta misma disposición, solo que con nosotros debería ser aún más pronunciada que con Caleb, porque nosotros, habiendo sido ungidos con el Espíritu Santo y a través de esta unción hemos sido enseñados muchos de los "profundos misterios de Dios", podemos juzgarnos a nosotros mismos por un estándar mucho más alto que el que Caleb conocía; ciertamente, los Israelitas espirituales tienen mucha ventaja en todos los sentidos sobre los Israelitas naturales. Por lo tanto, cada vez que escuchamos a aquellos que profesan la nueva vida y grandes logros de gracia hablando mal de sus hermanos, debemos recordar la palabra del Señor, que los que insultan no tendrán parte en el Reino de Dios; debemos recordar que está escrito de nuestro Señor que "cuando era insultado, no respondía con insultos"; debemos recordar que la difamación es clasificada por el Apóstol como una obra de la carne y del diablo, y que la conducta de Miguel, el arcángel, se presenta ante nosotros como un brillante ejemplo de corrección, en que él no presentó una acusación injuriosa contra Satanás, sino que simplemente dijo: "El Señor te reprenda"; también debemos recordar la declaración específica del Apóstol, que hablar mal de otros es parte de la inmundicia de la carne de la cual nosotros, como el pueblo del Señor, debemos ser limpiados si queremos ser aceptables para Él a través de Jesucristo nuestro Señor; y que los insultadores "no heredarán el Reino de Dios" (1 Corintios 6:10).

No nos malinterpretemos: las Escrituras no enseñan en ningún lugar que todos los hombres son hermanos en el sentido espiritual; por el contrario, enseñan que los no justificados no son hijos de Dios, sino "hijos de ira", y algunos de ellos son tan completamente malvados que desde el punto de vista de Dios son "hijos de su padre el diablo"; debemos reconocer como hermanos en Cristo solo a los de la casa de la fe, y trazar una línea clara de demarcación en nuestras mentes y en nuestros saludos entre estos y los hijos de este mundo. Esto no implica que los hijos de este mundo deban ser tratados con crueldad por nosotros o insultados o ofendidos; más bien, debemos tener simpatía por ellos, nuestro amor, en la medida de lo posible, nuestra ayuda, como sugiere el Apóstol. Debemos "hacer el bien a todos los hombres según tengamos oportunidad", especialmente a la casa de la fe, los hermanos. Aun si los hermanos caen en dificultades o peligrosas trampas del adversario, deben seguir siendo reconocidos, y si es necesario retirar nuestra comunión por un tiempo, es solo con la intención de ayudarlos a volver a su relación adecuada con el Señor y volver a nuestro amor y simpatía en toda su medida; como dice el Apóstol, incluso a estos se les debe tratar, no como enemigos, sino como hermanos desviados cuya recuperación estamos dispuestos a dar nuestra vida, una hora aquí, otra hora allá, un esfuerzo para este y otro esfuerzo para otro, porque son del Señor. Solo después de que estos hermanos se hayan apartado del servicio del Señor, como una "cerda lavada que vuelve al cieno", o después de haber descartado la obra redentora de Cristo, como el hombre en la parábola que se quitó el vestido de bodas, solo entonces deberíamos considerarlos como enemigos y adversarios, incluso entonces no debemos presentar contra ellos una acusación injuriosa, sino dejar el asunto para el juicio del Señor. (2 Tesalonicenses 3:15).|

La esencia de esta lección para el Israelita espiritual es que, para heredar las buenas promesas de Dios, nosotros, al igual que Caleb, debemos tener fe en Dios y una obediencia correspondiente, para que de nosotros, como de él, el Señor pueda decir: "Él siguió fielmente al Señor".  R3091

 


  :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Para descargar  el Libro de ADAN A SION en español…dale clip al siguiente enlace…Una Gran Bendición te espera al conocer el Plan Divino de Nuestro Creador



                     https://drive.google.com/file/d/1CxlrBt5V3ozxEk0joNWx45Q73Z11bCyY/view


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::





Boaz Bible Students, somos  un grupo de cristianos que se dedican al Estudio de La Palabra de Dios. Tenemos estudios bíblicos verso a verso, participamos en ferias locales para animar a nuestros compañeros cristianos a mirar más profundamente en sus Biblias y tener una relación más cercana con Dios.

Si deseas investigar más a fondos diferentes temas bíblicos puedes visitar los siguientes sitios:

https://www.boazbiblestudents.es/

HuntsvilleBible.com

(Sitio en Ingles)

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier tema que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos a la dirección de abajo o puedes enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

 United States, Alabama


 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


ESTUDIO MAS RECIENTE

La Tarea del Pastor // The Pastor’s Task – Parte 1

  “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia de Dios,...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)