miércoles, 24 de mayo de 2023

"¿QUIÉN ES DIGNO?"

 


En las visiones del Apocalipsis leemos acerca de un maravilloso pergamino en la mano derecha del gran Rey que está sentado en el trono del dominio universal. Este rollo es una representación contundente del plan divino, que originalmente sólo existía en la mente de Dios, y que no podía darse a conocer a los hombres hasta que se encontrara a alguien digno de abrir los sellos y mostrarlo a la vista. Pero "nadie en el cielo ni en la tierra fue capaz de abrir el rollo, ni de mirarlo", hasta que vino uno a quien el Revelador describe como "El León [el fuerte] de la tribu de Judá, la raíz de David", de quien se da testimonio: "Tú eres digno de tomar el rollo y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado y has redimido para Dios con tu sangre, de todo linaje y pueblo y nación; y has hecho de ellos para nuestro Dios un reino y un sacerdocio; y reinarán sobre la tierra. "-Apocalipsis 5:1-5,9,10.

Exceptuando la mera promesa (escrita en el exterior del rollo, versículo 1) de salvación por medio de la Semilla de la mujer, nada podía saberse del maravilloso plan de restitución humana hasta que el Hijo de Dios, habiendo dejado la gloria de la naturaleza espiritual, tomó nuestra naturaleza y mediante el sacrificio de sí mismo nos redimió de la muerte. Entonces, habiéndonos sido imputada su justicia por la fe, somos tenidos por dignos de mirar el rollo cuando él abre los sellos uno tras otro.

Grande fue el favor concedido al Fuerte de la tribu de Judá, al permitírsele abrir los sellos -para llevar a cabo y manifestar los grandes designios del amor infinito- y grande es el privilegio de aquellos a quienes se permite mirar mientras se abren los sellos. No es nuestro propósito aquí, sin embargo, tratar de los símbolos peculiares relacionados con la apertura de los sellos, sino más bien de lo que constituye en nosotros el mérito de mirar allí, y qué favor de Dios hacia nosotros está implícito en este privilegio de mirar.

El conocimiento de los propósitos de Dios sólo se debe a aquellos capaces y ansiosos de cooperar con Él en su desarrollo; porque Dios no muestra Sus planes para satisfacer la mera curiosidad ociosa. Primero, entonces, si queremos comprender lo que se revela dentro del rollo, debemos tener fe en lo que está escrito en el exterior -la redención prometida por medio de la preciosa sangre de Cristo- y debemos desear sinceramente conocer los detalles del plan de Dios para poder cooperar seriamente con él. En otras palabras, debe surgir de un corazón agradecido por la promesa de vida por medio del Redentor, la ferviente pregunta: "Señor, ¿qué quieres que haga?". Tales, y sólo tales, son dignos de conocer, y sólo tales llegan a ver, en el sentido de comprender y apreciar, las cosas profundas de Dios escritas en el rollo. Tales son los llamados según el propósito divino, para ser educados en la verdad y servirla. Tales son los justos para quienes se siembra la luz (la verdad). Tal era la actitud de nuestro Señor cuando dijo: "He aquí que vengo, oh Dios, a hacer tu voluntad" (Hebreos 10:7). (Era manso y humilde de corazón y estaba siempre dispuesto a obedecer implícitamente la voluntad de Dios; y es a los que son igualmente mansos a quienes fue enviado a predicar las buenas nuevas (Isaias 6:1), a abrir el rollo. "A los mansos guiará en el juicio; a los mansos enseñará su camino". (Salmos 25:9.) Si alguien tiene esta evidencia de valía -este conocimiento de la verdad- que se regocije en su privilegio y manifieste con sus obras su continua valía.

No sólo al principio, sino a lo largo de todo el camino de la luz, se nos pide que seamos dignos de ella. Si no somos hallados dignos por las diversas pruebas que se nos aplican de tiempo en tiempo, no podemos proseguir en el camino de la luz; y a menos que los infieles se despierten a sí mismos a una mayor diligencia y vigilancia, la luz que ya está en ellos se convertirá en tinieblas. Y cuán grandes, cuán intensas deben ser las tinieblas de quien ha sido expulsado de la luz. (Mateo 6:23) Encontrar que la gloriosa esperanza que una vez inspiró nuestros corazones se desvanece y que la verdad sobre la cual construimos esa esperanza comienza a parecer como una vieja canción o un cuento ocioso, o como reliquias del pasado que pueden ser desplazadas en cualquier momento por cualquier subterfugio plausible de error que nuestro astuto adversario se complazca en hacer pasar por verdad divina avanzada: Estos son indicios que deberían despertar a cualquiera que los descubra a la comprensión del hecho de que se está adentrando en la oscuridad, una oscuridad que sólo se hará más intensa a medida que se deslice y resbale por el camino del retroceso.

A lo largo del camino, como hemos dicho, encontraremos pruebas aplicadas para probar nuestra dignidad para proceder de conocimiento en conocimiento y de gracia en gracia. ¿Quién es digno? Digno de recibir la verdad, digno de continuar en la verdad, digno de sufrir y soportar la dureza como buen soldado de la verdad, digno de participar en el ministerio de la verdad y, finalmente, de ser exaltado al poder y a la gran gloria cuando la verdad y la justicia sean exaltadas en la tierra y comience su glorioso triunfo.

Jesús dijo: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame". (Lucas 9:23) Al principio de nuestro curso, cada uno de nosotros encontró alguna cruz que nos enfrentaba, y si no la hubiéramos tomado, no habríamos sido considerados dignos ni siquiera de mirar con apreciación inteligente las preciosas verdades del plan de Dios. Y a medida que avanzamos paso a paso y encontramos la verdad cada vez más preciosa -más dulce que la miel del panal-, tenemos estas evidencias adicionales de nuestra valía continua y debemos regocijarnos grandemente en ellas como tales. Nuestra posesión de estas verdades nos ha probado hasta ahora lo suficientemente mansos como para descartar la teología popular de la iglesia nominal y ser considerados herejes, traidores, fanáticos, locos, o como sea que nuestros antiguos amigos, en su ignorancia, ahora se complacen en llamarnos. Y nos ha demostrado ser lo suficientemente mansos como para soportar de buena gana este reproche por la gran alegría de obtener así la aprobación del Señor y de ver por la fe las grandes bendiciones que nos esperan si somos fieles hasta el final.

Pero "el que crea estar firme, tenga cuidado de no caer", porque muchas de las pruebas que se nos aplicarán para probar nuestra fidelidad serán repentinas y agudas. El mundo, la carne y el diablo conspiran para seducirnos, atraparnos y vencernos. El mundo presentará sus seducciones a través de amigos o esposa o esposo o hijos. Ellos tratarán de invadir la línea claramente definida que usted ha trazado entre usted y el mundo. Entonces la carne se cansará de pelear la buena batalla de la fe, se cansará de los reproches del mundo, se cansará del alejamiento de los antiguos amigos y se cansará de la vida abnegada, sacrificada y de soportar la cruz diariamente. Entonces, si usted se aparta un momento para reflexionar sobre estas cosas, el diablo verá rápidamente su oportunidad e ideará astutamente alguna prueba especialmente adaptada a su peculiar condición mental, y sobrevendrá una crisis en su experiencia, cuyo resultado probará la fuerza exacta de su devoción a Dios y a su verdad. Estas pruebas Dios las permite e incluso desea que nos sobrevengan, a fin de que seamos probados a fondo y se demuestre que somos dignos o indignos de la gran recompensa que tiene reservada para los que permanecen fieles hasta la muerte.

El Señor busca sus joyas preciosas. Muchas de ellas son diamantes en bruto. El verdadero diamante es un carácter noble, leal, fiel, devoto e inflexible en su lealtad a Dios. A veces las circunstancias de la vida los han privado de educación o cultura y les han dejado sólo los medios suficientes para las necesidades más elementales de la vida. Pero no importa, el ojo de Dios está puesto en ellos: el carácter es lo que Él busca, y a su debido tiempo, cuando ese carácter esté suficientemente desarrollado, confirmado, probado y demostrado que es digno de exaltación, Él puede añadirle, y lo hará, todas las glorias del conocimiento, la sabiduría, la gracia y la belleza. Pero antes lo someterá a todas las pruebas necesarias. Si es un verdadero diamante, recibirá y también transmitirá a otros la luz de la verdad divina. Nada refleja tan gloriosamente la luz como el diamante; y nada refleja tan gloriosamente la verdad como el carácter digno del santo verdadero y fiel.

Otra forma de probar un diamante es someterlo a presión. Si es un diamante verdadero soportará la presión, porque el diamante es la sustancia más dura que se conoce; pero si no es un diamante verdadero se hará pedazos y así se probará a sí mismo. Así Dios nos permite someternos a la presión constante de años de trabajo, cuidado y abnegación para ver cómo resistimos; y bendito es el carácter probado como diamante que perdura hasta el fin. Santiago 1:12; Mateo 10:22.

A veces las pruebas vienen en forma de pruebas de fe, y somos llamados a probarnos a nosotros mismos si estamos en la fe (2 Corintios 13:5) cuando algunos errores sutiles se nos presentan como verdades avanzadas. Pero si conocemos la voz del "Buen Pastor" no nos dejaremos engañar fácilmente. Recordamos el consejo inspirado: "A la ley y al testimonio; si no hablan conforme a esta palabra, es porque no hay luz en ellos" (Isaias. 8:20); y a la ley y al testimonio vamos, y, confiando implícitamente en esto como la enseñanza infalible del Espíritu de Dios, estamos capacitados para llegar a una doctrina definida, clara y positiva. No se nos deja dudar de lo que es verdad, sino que se nos capacita para dar una sólida razón bíblica de la esperanza que hay en nosotros, sobre la cual nos atrevemos implícitamente a apoyar nuestra fe y, con humilde audacia, a resistir con éxito los asaltos del error. Pero ¡oh! cuán muertos a la ambición egoísta, cuán completamente devotos a la voluntad de Dios deben ser tales.

Queridos hermanos, al darnos cuenta de que hasta ahora Dios nos ha considerado dignos de mirar el pergamino o rollo de su plan que ha sido abierto para nosotros por nuestro bendito Señor Jesús, el León de la tribu de Judá, probemos nuestra valía para seguir mirándolo y leyendo las cosas maravillosas de su ley, mediante la obediencia fiel y la lealtad a ella en todas las cosas. No subestimemos nuestro gran privilegio de ser considerados dignos de sufrir algún reproche y alguna dureza como buenos soldados por causa de la verdad; y también de ser considerados dignos de tener alguna parte en el bendito ministerio de reflejar la luz de la verdad divina: probémonos a nosotros mismos como joyas del más raro valor, diamantes en verdad, recibiendo de corazón y transmitiendo hermosamente a otros la luz de la verdad, y soportando fielmente la más severa presión que Dios pueda permitir que venga sobre nosotros; porque, si somos fieles en estas pequeñas cosas, a su debido tiempo seremos considerados dignos también de reinar con Cristo en poder y gran gloria. No seamos como algunos que sólo tienen un poco de buena tierra en la superficie de sus corazones, mientras que el corazón es realmente duro y pedregoso. Dejemos que la buena semilla de la verdad divina se hunda y eche raíces profundas, y luego dejemos que se ramifique en la vida y dé su abundante fruto para gloria del Maestro. Así seremos considerados dignos de ver al Rey en su hermosura y de vivir y reinar con él como su amada esposa y coheredera. Y cuando al "digno Cordero que fue inmolado" la voz de las multitudes atribuya bendición y honor y gloria y poder, exclamarán también: "Alegrémonos y regocijémonos y démosle honor; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado" -Apocalipsis 5:13 19:7. R1400


"El León de la tribu de Judá, la raíz de David,  Tú eres digno de tomar el rollo y de abrir sus sellos"

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Para descargar  el Libro de ADAN A SION en español…dale clip al siguiente enlace…Una Gran Bendición te espera al conocer el Plan Divino de Nuestro Creador



                     https://drive.google.com/file/d/1CxlrBt5V3ozxEk0joNWx45Q73Z11bCyY/view


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::





Boaz Bible Students, somos  un grupo de cristianos que se dedican al Estudio de La Palabra de Dios. Tenemos estudios bíblicos verso a verso, participamos en ferias locales para animar a nuestros compañeros cristianos a mirar más profundamente en sus Biblias y tener una relación más cercana con Dios.

Si deseas investigar más a fondos diferentes temas bíblicos puedes visitar los siguientes sitios:

https://www.boazbiblestudents.es/

HuntsvilleBible.com

(Sitio en Ingles)

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier tema que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos a la dirección de abajo o puedes enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

 United States, Alabama

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

https://bibliotecateologica.click/es/

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

UNA OBEDIENCIA DEL TAMAÑO DE UN ARCA // AN ARK-SIZED OBEDIENCE

  Versículo temático: Proverbios 3:5-6 (ERV) "Confía plenamente en el Señor, y no dependas de tu propio conocimiento. A cada paso que ...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)