martes, 9 de agosto de 2022

"CONTENDER POR LA FE"

 


         "Debéis contender ardientemente por la fe que una vez fue entregada a los santos" -Judas 3.

LA CONTIENDA O LUCHA  que las Escrituras reprueban es la del egoísmo: la  lucha por el lugar, por el poder, por nuestros amigos contra los amigos de alguien más, por nuestras ideas contra las de otros. Y se da la implicación de que aquellos que son así de contenciosos nunca entrarán en el Reino; porque este espíritu contencioso indica una  mala actitud o condición equivocada.

Sin embargo, una cosa es ser inducido a algo o ser sorprendido en una falta, y otra cosa muy distinta es contender según líneas egoístas. Entre el pueblo del Señor, incluso en los días de los Apóstoles, había una tendencia a veces a luchar entre sí en lugar de luchar contra el Diablo y el espíritu del mundo y las debilidades dentro de ellos mismos. Los órganos destructivos y combativos, que serían muy útiles para un soldado cristiano si estuvieran dirigidos contra sus propias debilidades y defectos, están tristemente fuera de lugar cuando, ignorando sus propias debilidades, simplemente se vuelven contenciosos con los hermanos, a menudo por nada o por cuestiones cuya importancia exagera, debido a su espíritu contencioso. Los tales deben recordar la declaración bíblica de que "el que gobierna su espíritu es mayor que el que toma una ciudad" – (Proverbios 16:32)

El apóstol Pablo reprende el desvió de la energía cristiana que " muerde y devora" unos a otros y advierte contra ella como tendiente a la destrucción de todo lo que es espiritual entre el pueblo del Señor. No es que el Apóstol favoreciera la indolencia en lo que respecta a los importantes principios de la Revelación Divina, pues siempre mostró su determinación de contender o luchar por la justicia; como un ejemplo de esto, recordamos sus propias palabras respecto a su reprimenda a uno de los otros Apóstoles, más antiguo en la fe cristiana que él: "Le resistí en la cara, porque era de condenar".

CONTIENDA ENCOMIABLE

Pero aunque todo el pueblo del Señor debe estar en guardia contra el espíritu de contención, velando de cerca para que no se haga nada de manera mordaz y devoradora, en lugar de manifestar paciencia y sufrimiento, bondad fraternal, amor, sin embargo, se han alistado como Nuevas Criaturas, engendradas por el espíritu, para caminar según el Espíritu, y deben reconocer continuamente este hecho y vigilar que siempre estén caminando en línea con el espíritu de la Verdad; y nuestro texto nos habla de una contienda que no sólo es apropiada, sino necesaria para todos los que están caminando de esta manera. Deben "contender ardientemente  por la fe", por la Palabra de Dios, por las promesas que Dios ha hecho, por las cosas buenas que Dios ha dispuesto.

La necesidad de este curso radica en el hecho de que este mundo no es amigo de la gracia; no es amigo, por lo tanto, del pueblo de Dios. El egoísmo, que es el espíritu del mundo, está en el lado opuesto al Espíritu Santo del amor; y nuestros propios intereses egoístas están en línea con el mundo en general. En consecuencia, nadie podría contender adecuadamente por la fe con un motivo egoísta, pues la "fe que una vez fue entregada a los santos" prohibiría tal motivo y lo condenaría de inmediato. Una razón, sin duda, por la que el Señor ha permitido que su causa esté en descrédito y sujeta a los ataques del mundo, y particularmente de los espíritus malignos del mundo, es que desea tener para su pueblo en este "pequeño rebaño" un pueblo probado, un pueblo de carácter. El carácter implica tal fijeza de propósito e intención que el individuo pelearía una "buena batalla" contra toda influencia que tienda a apartarse de la Palabra del Señor y de los hermanos del Señor.

El mundo y sus teorías se oponen a los santos; por lo tanto, debemos contender contra los arreglos humanos egoístas y diabólicos que prevalecen en la actualidad. Es posible que uno sea contencioso en asuntos religiosos, y que "contienda fervientemente", y sin embargo tal proceder no sea contender "por la fe que ha sido una vez dada a los santos". Uno podría ser contencioso por alguna teoría favorita propia en lugar de por los principios de justicia que inculca la Biblia.

A veces puede parecer que una persona contiende por la fe una vez entregada a los santos cuando discute con otra sobre temas bíblicos, y sin embargo su verdadero motivo al hacerlo puede ser el orgullo. El orgullo es una parte del egoísmo; por lo tanto, al contender por sus propias ideas uno podría estar cultivando el orgullo. La contención que Dios aprobaría es el deseo sincero de tener todo lo que la Palabra de Dios enseña. No debemos contender con la lengua indebidamente, ni hablar con calumnia. En todas nuestras contiendas debemos manifestar los frutos del Espíritu Santo: gentileza, bondad fraternal, amor. Por lo tanto, la contención apropiada no participaría de la ira, el odio, la malicia o la contienda. R5056


Solicite hoy mismo sus folletos gratuitos y obténga las respuestas a todas estas preguntas. O puede leer los folletos en nuestro sitio web:

 HuntsvilleBible.com

Sitio en Ingles

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier cosa que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos abajo.Puede enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

 

https://bibliotecateologica.click/es/

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

UNA OBEDIENCIA DEL TAMAÑO DE UN ARCA // AN ARK-SIZED OBEDIENCE

  Versículo temático: Proverbios 3:5-6 (ERV) "Confía plenamente en el Señor, y no dependas de tu propio conocimiento. A cada paso que ...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)