jueves, 8 de junio de 2023

LUCHANDO CONTRA DIOS (JEREMIAS 36:20-32)


 

"La palabra de nuestro Dios permanecerá para siempre" -Isaias 40:8.

 

Jeremías profetizó durante los tiempos de Josías y de sus cuatro sucesores: Joacaz, Joacim, Joaquín, y Sedequías. Tenía aproximadamente la misma edad que Josías, y no parece haber sido gravemente maltratado por ese reformador. Aunque, como se señaló en nuestra última lección, fue ignorado cuando el rey buscó consejo divino con respecto al Libro de la Ley y la revocación de las penas por el pecado que se registraron en él.

La posición de Jeremías era peculiarmente difícil, porque aunque su profecía tuvo un marcado efecto e influyó grandemente en el rey, los príncipes y el pueblo para limpiar la tierra de su idolatría y restablecer el culto a Jehová, no se le permitió felicitar al pueblo por estas reformas mensurables ni prometerles un retorno del favor divino, como lo hicieron los falsos profetas de aquel tiempo. Además, se le consideró antipatriótico. Por el contrario, bajo la inspiración del Señor, Jeremías siguió señalando a Israel los pecados flagrantes del pasado y su tendencia natural a abandonar al Señor y seguir a otros dioses en la idolatría. Utilizando diversas imágenes, representó a Israel como totalmente indiferente a la bondad del Señor en el pasado, totalmente negligente de la relación de alianza establecida con él como nación, excepto cuando se encontraban en la adversidad. En estos momentos, su arrepentimiento sería sólo por un corto tiempo y solo por el motivo egoísta del deseo de escapar de los problemas que su propio curso les había traído.

Los mensajes del Señor, expresados por medio de Jeremías, prácticamente no abrigaban ninguna esperanza de un retorno permanente del favor divino en un futuro próximo. Por el contrario, predecían que Judá sería llevada cautiva, como lo había sido Israel (las diez tribus), su hermana. Y como si enfatizara este pensamiento, el Señor declaró a Jeremías: "Aunque Moisés y Samuel estuvieran delante de mí, no podría [cambiar] mi parecer hacia este pueblo; échalos de mi presencia" (Jeremías 15:1-7).

Así pues, Jeremías era lo que se consideraría un profeta pesimista, que proclamaba mensajes de juicio y no de bendición. No es sorprendente, por lo tanto, que en su obediencia al Señor y en su fidelidad al proclamar la palabra del Señor, llegara a ser muy despreciado por sus compatriotas. Sin duda, habrían honrado a Jeremías si les hubiera profetizado cosas buenas, promesas de bendiciones venideras y grandeza como nación. Sin embargo, en lugar de eso, Jeremías siguió señalando los pecados del pasado y la tendencia natural de Israel a abandonar al Señor. Así, vemos que Jeremías no sólo tuvo la oposición de la gente idólatra del reino, sino también la antipatía de los reformadores de su tiempo, que pensaban que estaban haciendo una gran obra y que debían ser felicitados por ello y recibir mensajes de favor divino.


Jeremías era lo que se consideraría un profeta pesimista, que proclamaba mensajes de juicio y no de bendición


No podemos evitar notar la notable similitud de la posición de Jeremías con la del pueblo de Dios hoy en día, que está iluminado con la verdad presente y, como mensajeros de Dios, declara esta verdad. Aunque observan con agrado el hecho de que hay muchas grandes reformas en curso en la cristiandad actual, están obligados a hablar desde el punto de vista divino: "El que tiene mi palabra, que hable mi palabra" (Jeremías 23:28). Al hablar así la palabra del Señor, se oponen y contradicen los muchos sueños fantasiosos de los reformadores actuales que esperan en vano que, como resultado de la civilización y por medio de los esfuerzos humanos, y especialmente los de su partido, todas las bendiciones prometidas estén a punto de fluir al mundo de la humanidad. Estos reformadores esperan que, por medio de los esfuerzos humanos, se establezca la justicia en la tierra y se bendiga a todos los paganos.

Los fieles portavoces del Señor de hoy, al igual que Jeremías, están obligados a contradecir estos sueños fantasiosos y señalar que son irrazonables y anti-bíblicos. Gran parte del progreso, la civilización, la benevolencia y la bondad amorosa de la Cristiandad actual es solo una apariencia externa, un barniz superficial, un acercamiento al Señor con los labios y en algunas formas externas de conducta. Mientras tanto, los corazones de la Cristiandad están lejos de él y lejos de la ley del Nuevo Pacto: el amor perfecto hacia Dios y hacia el prójimo.

La clase de Jeremías de hoy está obligada a señalar que todos los esfuerzos que se están haciendo para la conversión del mundo nunca traerán el resultado deseado de "Venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo". Por el contrario, el aumento de la población de la tierra está superando con creces el aumento de la membresía nominal de la Iglesia Cristiana. Alguien ha calculado recientemente (basándose en los diversos censos desde 1833 hasta el presente) que, al ritmo actual de aumento del mundo no cristiano sobre el mundo supuestamente cristiano, el cristianismo desaparecería por completo de la tierra en setecientos años. Esta estimación muestra una pérdida de aproximadamente un uno por ciento cada diez años.

Y así como Jeremías estaba, en fidelidad al Señor, obligado a proclamar la venida del derrocamiento del reino, así también el pueblo del Señor de hoy que tiene su palabra de verdad presente no puede disfrazar ni ocultar el hecho de que se acerca un gran tiempo de tribulación. Este tiempo está cerca, incluso a las puertas, y significará la completa aniquilación del orden actual de las cosas en anarquía. Por esta razón, muchos nos consideran pesimistas y profetas de cosas malas solamente. Sin embargo, nuestros oponentes, en su amargura, pasan por alto e ignoran completamente el hecho de que presentamos al mismo tiempo y desde la misma Palabra del Señor el optimismo más glorioso concebible. Mostramos con claridad que el tiempo que se acerca es simplemente el precursor de la gran bendición que Dios ha prometido vendrá a todas las familias de la tierra, no a través de los poderes imperfectos de los hombres caídos, sino a través de los poderes perfectos de nuestro glorioso Señor y su Iglesia glorificada, su Novia, que entonces estará con él, su coheredera en el Reino.

El método por el cual el Señor comunicó su mensaje a y a través de Jeremías y los otros profetas del Antiguo Testamento no está claramente establecido en las Escrituras; excepto que el Apóstol Pedro declara que ellos “hablaron y escribieron como fueron inspirados (movidos) por el Espíritu Santo”. Muchos estudiantes de la Biblia pasan por alto este hecho y, por lo tanto, intentan explicar las peculiares predicciones, etc., de los profetas, como si fueran sus propios pensamientos, los resultados de sus propios razonamientos, expresiones de sus propias opiniones o puntos de vista. Muy al contrario, eran las opiniones de Dios, las expresiones de Dios y las ilustraciones de Dios; y los profetas simplemente hicieron, hablaron y escribieron lo que el Señor les ordenó. La única voluntad de los profetas, según podemos entenderlo, fue que se entregaron voluntariamente al Señor para ser sus portavoces: el Señor no tomaría como su portavoz y profeta a una persona reacia e inarmónica.

Según nuestro entendimiento, el Señor habló a estos profetas de la antigüedad de manera muy similar a como los espíritus malignos ahora hablan a los médiums espiritistas: “clariaudientemente”. En otras palabras, creemos que los ángeles caídos, personificando a los muertos, hacen uso de ciertos canales de la naturaleza humana, que en tiempos pasados Dios utilizó para comunicar la verdad a sus profetas. Como una protección en este punto, sin embargo, recordemos que Dios ya no habla a su pueblo de esta manera, sino que ha cerrado el canon de su revelación hablando “a nosotros a través de su Hijo” y sus apóstoles especialmente comisionados y facultados. -Hebreos 1:1,2.

Nuestra lección actual se ubica en los días del rey Jehoacim, hijo de Josías. Jeremías había sido privado de la libertad que poseía durante la vida del rey Josías, el reformador, y aunque no estaba encarcelado, aparentemente se le prohibió dirigirse al pueblo en público. Por lo tanto, adoptó (sin duda por instancia divina) el método de hacer que un escriba escribiera su profecía por escrito, y Baruc fue el elegido para este servicio, aunque sabía muy bien que significaba la pérdida del favor del rey y ponerse del lado impopular de un asunto impopular. Después de que Baruc escribió la profecía sobre Jerusalén, declarando su completo derrocamiento a manos de Nabucodonosor, etc., él (como representante de Jeremías, quien no tenía permitido enseñar) entró en el patio del Templo y leyó la profecía en presencia de todo el pueblo que vino allí a adorar. Algunos escucharon con interés y asombro y como resultado la profecía fue llevada a la atención del rey, quizás él, como representante del pueblo, pudiera tomar algunas medidas hacia el arrepentimiento que pudieran salvar al pueblo de parte del desastre, aunque en su totalidad no pudiera ser evitado. Cuando el rey escuchó sobre el asunto, también tuvo curiosidad por escucharlo, pero se enfureció e indignó tanto por lo que consideró la extrema improbabilidad de la profecía que, tomando el cuchillo del escriba, cortó el manuscrito en pedazos pequeños y lo quemó en el fuego frente a él.

El curso dirigido por Dios de Jeremías puede servir como una lección para el pueblo de Dios de hoy, que tiene la “verdad presente” para presentar. Su mensaje debe ser entregado y si son impedidos o restringidos o prohibidos de hablarlo en el templo (en las iglesias nominales), deben adoptar algún otro método para presentar su mensaje a la atención de aquellos que buscan adorar al Señor. Pueden hacerlo ya sea mediante el mensaje escrito o impreso. Como resultado, los correctos escucharán y, sin embargo, cuando el conocimiento de la condición actual sea llevado a la atención de aquellos en el poder, serán igualmente irrespetuosos con el mensaje y escépticos respecto a su autoridad divina. Incluso pueden intentar destruir la página impresa o impedir su circulación, pero el intento será fútil, como lo fue en el caso que nos ocupa.

Entre aquellos que estuvieron presentes en la destrucción del mensaje del Señor por el rey, solo tres ofrecieron alguna protesta y no manifestaron indignación ni tristeza, sino que simplemente aconsejaron de manera mundana que el rey no fuera demasiado precipitado. Así que hoy en día hay quienes tienen algún interés en la verdad presente, algún conocimiento al respecto y que, sin embargo, por temor a su influencia en círculos eclesiásticos y políticos mundanos no harían más que aconsejar un curso más liberal. Mientras tanto, al darse cuenta de la actitud del corazón del rey y su oposición al mensaje, Jeremías y Baruc huyeron y se escondieron o, como se expresa en la lección, “El Señor los escondió”, impidiendo que su enemigo real los encontrara. No nos sorprenderá mucho si en un futuro no muy lejano no solo el mensaje de la verdad presente estará considerablemente en descrédito ante aquellos en altas posiciones, sino también sus siervos y promulgadores: estos también pueden necesitar esconderse de la injusticia, pero el Señor es capaz de protegerlos.

El rey pudo haber pensado que había borrado completamente el mensaje del Señor y lo había anulado cuando quemó el rollo, pero el resultado fue todo lo contrario. A instancia del Señor, Jeremías preparó otro manuscrito que contenía la misma profecía y con material adicional, y el rey se trajo sobre sí mismo problemas adicionales como castigo por su contumacia.

Todavía es posible intentar destruir la Palabra de Dios, aunque todos esos esfuerzos fracasarán: la Palabra de Dios finalmente triunfará. Puede intentarse de varias maneras:

(1) Rechazando la Palabra de Dios, la Biblia, pervirtiendo sus declaraciones y ridiculizándolas.

(2) Hablando irreverentemente de sus verdades y conectándolas con historias divertidas, y así viciando su influencia sobre el hablante y los oyentes.

(3) Descuidándola, dejándola sin leer, sin estudiar.

(4) Prohibiendo a la gente leer la Biblia o incluso limitando o dificultando la investigación bíblica.

(5) Persiguiendo a aquellos que la predican y enseñan concienzudamente porque sus interpretaciones son contrarias.

(6) Tergiversando la Palabra de Dios, sustituyendo sus enseñanzas por las tradiciones de los hombres: teología de himnarios y credos, haciéndola pasar como teología bíblica y así tergiversando el carácter y el plan de Dios mientras profesan servirle, honrando su Palabra.

(7) Pasando por alto e ignorando ciertas enseñanzas de las Escrituras porque no armonizan con opiniones y preferencias preconcebidas, como en elección, gracia libre, Segunda Muerte, etc., etc.

Todos estos son métodos modernos de luchar contra Dios, seguros de traer castigos, oscuridad, desfavor divino. R2400



El tiempo de tribulación  que se acerca es simplemente el precursor de la gran bendición que Dios ha prometido vendrá a todas las familias de la tierra

 

 ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Para descargar  el Libro de ADAN A SION en español…dale clip al siguiente enlace…Una Gran Bendición te espera al conocer el Plan Divino de Nuestro Creador



                     https://drive.google.com/file/d/1CxlrBt5V3ozxEk0joNWx45Q73Z11bCyY/view


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::





Boaz Bible Students, somos  un grupo de cristianos que se dedican al Estudio de La Palabra de Dios. Tenemos estudios bíblicos verso a verso, participamos en ferias locales para animar a nuestros compañeros cristianos a mirar más profundamente en sus Biblias y tener una relación más cercana con Dios.

Si deseas investigar más a fondos diferentes temas bíblicos puedes visitar los siguientes sitios:

https://www.boazbiblestudents.es/

HuntsvilleBible.com

(Sitio en Ingles)

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier tema que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos a la dirección de abajo o puedes enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

 United States, Alabama


 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

ESTUDIO MAS RECIENTE

LO QUE PREDICAMOS Y ENSEÑAMOS // WHAT WE PREACH AND TEACH

"Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado." — 1 Corintios 2:2   // "For I...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)