miércoles, 10 de agosto de 2022

"NO APAGUEN EL ESPÍRITU" (1TESALONICENSES. 5:19)

 


EN LAS ESCRITURAS  la luz se usa como símbolo del poder iluminador del Espíritu Santo. El Espíritu de Dios está simbolizado, no sólo por el aceite con el que los sacerdotes eran ungidos y que representaba el poder del Espíritu que moraba en ellos, sino también por la luz del candelero de oro que estaba en el Lugar Santísimo. Después de haber sido favorecidos con el conocimiento de la Verdad y habernos consagrado, el Señor aceptó nuestra consagración y nos dio el Espíritu Santo, que se convirtió en el poder iluminador de nuestros corazones. Durante toda la Edad del Evangelio, la Iglesia ha sido la luz del mundo. Nuestro Señor dio a entender que esto sería cierto cuando dijo a Sus discípulos en una ocasión: "Vosotros sois la luz del mundo". — (Mateo. 5:14).

Así como hay varias formas por las cuales una luz puede ser extinguida, así también hay diferentes medios por los cuales esta luz del Espíritu Santo puede ser apagada en nosotros. Una luz se apagará si se corta el suministro de aceite o gas que la alimenta, o si se le corta el oxígeno del aire, ya sea porque se agotó el suministro o porque se colocó algo sobre la luz para apagarla. Así es con nosotros. Se puede permitir que la luz del Espíritu se apague por falta de reabastecimiento, o se puede apagar por el contacto con alguna fuerza exterior.

Para tener el Espíritu Santo en gran medida, debemos mantenernos cerca del Señor; porque si nos alejamos de Él, la luz se apagará. Si descuidamos el privilegio de la oración o del estudio de las Escrituras o de la comunión con el Señor por no pensar en Él, la iluminación del Espíritu se oscurecerá. Por otro lado, se hará más brillante en la medida en que nos demos cuenta de nuestras propias imperfecciones y en el grado de nuestra consagración al Señor. Esto lo manifestamos por el celo con el que estudiamos Su voluntad como se expresa en Su Palabra, y con el que practicamos esa voluntad en los asuntos de la vida. Estos son los medios por los cuales podemos suministrar el aceite para mantener nuestra luz ardiendo brillantemente. Pero mientras nos esforzamos por hacer esto, debemos asegurarnos de no  entrar en contacto con cualquier cosa que tenderá a extinguir la llama del amor sagrado en nuestros corazones.

El mundo, la carne y el Diablo están todos en oposición a la luz del Espíritu Santo. En la medida en que se ponen en contacto con la luz, en esa medida la sofocan. Si el espíritu de mundanalidad entra en nuestros corazones, extinguirá la luz del Espíritu Santo. Si el espíritu de egoísmo o de irreflexión entra en nuestros corazones, hará que la luz se oscurezca y finalmente se apague. El cansancio en hacer el bien producirá el mismo resultado. Si nos entregamos a los placeres de la carne, estos tenderán a apagar el Espíritu. Los placeres pecaminosos deberían, por supuesto, ser evitados por todos. Pero hay placeres que no son pecaminosos y que son bastante propios para el hombre natural. Sin embargo, en la medida en que los consagrados se entreguen a estos y satisfagan así los anhelos de la carne, proporcionalmente sufrirá la nueva naturaleza.

Se cree que el compañerismo cristiano es una de las mejores ayudas para mantener la luz del Espíritu. Sin embargo, incluso en esto hay una línea de peligro que no siempre se reconoce y que, si se cruza, producirá el efecto contrario. Una visita a la orilla del mar y un baño en el océano pueden en algunos casos ser muy provechosos; pero en otros puede llevarse a tal punto que se vuelve peligroso para la nueva naturaleza. Los que se cansan de hacer el bien suelen ser los que han encontrado algo atractivo en otra dirección para desviar su atención de las cosas del Espíritu.

CONOCIMIENTO EXACTO DEL PLAN MÁS ESENCIAL

Entre los varios arreglos que Dios ha hecho para las Nuevas Criaturas en Cristo está el de reunirse para juntos mantener su luz y hacerla brillar. El Apóstol Pablo exhorta a la Iglesia a no olvidarse de congregarse siempre que  sea posible hacerlo. ( Hebreos. 10:25) Donde la reunión no es posible, el Señor suple la falta de alguna otra manera; y así, a veces encontramos a un querido hermano o hermana que no ha tenido la oportunidad de congregarse con otros en la Verdad, pero que parece tener muy claro y tener una profunda apreciación del Plan del Señor. Al no tener el privilegio de tener compañerismo con otros, tal persona ha hecho mucho más leyendo y estudiando.

Aquellos que tienen esta oportunidad de compañerismo y que no la aprecian, parecen estar en una condición muy insatisfactoria. En tales casos, el aceite no está ardiendo brillantemente, de lo contrario, uno se deleitaría en estar con los compañeros de peregrinaje, marchando hacia la misma meta. Debemos tener tanto cuidado con nuestra condición espiritual como con la física. Si tenemos mal sabor de boca y falta de apetito, concluimos que no estamos bien; y si no nos preocupamos por ir a las reuniones, podemos saber que no gozamos de buena salud espiritual. Cuando descubrimos que no tenemos el deseo de reunirnos con otros de "una fe tan preciosa", es una indicación de que debemos acudir al Gran Médico, para que Él nos ayude.

En algunos casos, sin embargo, sería mejor que el individuo no fuera a la reunión al principio, sino que leyera y estudiara por un tiempo. Muchos se han visto obstaculizados en su crecimiento espiritual al obtener una idea de la Verdad y luego asistir a las reuniones. Los tales se convierten en piedras de tropiezo para sí mismos y para los demás. Si no tienen tiempo para leer ni para asistir a las reuniones, sería mejor que leyeran hasta que se hayan establecido, y luego reunirse con otros de una fe igualmente preciosa.

Muchos, incluso de aquellos que son clases dirigentes, no tienen la Verdad tan clara como sería deseable. Algunos de estos parecen no saber de lo que hablan, aunque creen que sí. Hay varios medios por los cuales uno puede redimir el tiempo para el estudio. Uno puede llevar un libro con él y leer mientras está en el automóvil, yendo y viniendo de su tarea diaria. Conocemos a un querido hermano que leyó los seis volúmenes completos de esta manera.

El camino correcto es ejercitar el espíritu de una mente sana en este tema, así como en otros. Nuestro primer pensamiento debe ser para la gloria de Dios; nuestro segundo, para nuestro propio beneficio; nuestro tercero, en beneficio de los demás. En este asunto, nos debemos a nosotros mismos el ponernos en primer lugar; porque si nos capacitamos para el servicio, entonces tenemos una mayor oportunidad de ayudar a los demás. Aquí el yo viene primero, por mandato divino: "Buscad primero el Reino de Dios y su justicia"; “Esta es la voluntad de Dios [con respecto a vosotros], vuestra santificación.”— (Mateo. 6:33; 1 Tesalonicenses. 4:3)

A medida que cada uno llega a conocer por sí mismo después de recibir el Espíritu Santo, está autorizado a enseñar lo que ha aprendido por sí mismo. Para que todos seamos enseñados por Dios y seamos usados para enseñar a otros, en la medida en que aprendamos las lecciones y las apliquemos a nuestros propios corazones. La conciencia de cada uno debe decidir por él lo que es para la gloria de Dios con respecto a asistir a las reuniones.

Una llama puede revivir, incluso después de haberse extinguido por completo. Muchos de nosotros hemos visto una vela apagada y, sin embargo, había un núcleo brillante y cálido que un  rápido soplo de aire podría reavivar. Lo mismo ocurre con nosotros. Podría haber algo en nuestras vidas que apague la llama, pero la luz no se apagaría del todo; el soplo del Señor podría reavivarlo. Hemos visto personas que aparentemente habían sido celosas del Señor, pero que parecían perder su amor y su celo; pero más tarde se ha reavivado. En otros casos, la luz parece haberse extinguido por completo. Siempre deberíamos estar en guardia para no permitir que nada atenúe o extinga nuestro amor por el Señor, por la Verdad o por la santidad y la semejanza a Cristo. R5129


Solicite hoy mismo sus folletos gratuitos y obténga las respuestas a todas estas preguntas. O puede leer los folletos en nuestro sitio web:

 HuntsvilleBible.com

Sitio en Ingles

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier cosa que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos abajo.Puede enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

 

https://bibliotecateologica.click/es/

 

 

 

 

 

 

.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

LO QUE PREDICAMOS Y ENSEÑAMOS // WHAT WE PREACH AND TEACH

"Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado." — 1 Corintios 2:2   // "For I...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)