lunes, 26 de septiembre de 2022

SERVICIO HONORABLE

 


“Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará”. (Juan 12:26 RVR 1960)


La idea del servicio es cada vez más odiosa para las mentes de todas las clases de personas. Las naciones y los individuos parecen estar imbuidos de tal espíritu de antagonismo que el servicio que se prestan mutuamente es sólo el que exige su propio interés, y generalmente se presta a regañadientes y sin convicción, siendo el lema: el menor servicio posible para la mayor compensación posible.

Pero esto es todo lo contrario del espíritu de Cristo, que al llevar a cabo el plan de salvación y bendición de Dios se complació en prestar el mayor servicio posible sin dinero ni precio, haciéndose a sí mismo un sacrificio vivo, ni siquiera recibiendo las gracias, sino, por el contrario, los reproches, de aquellos a quienes servía. "Si alguno me sirve, que me siga", dijo. Servir a Cristo es alistarse bajo su mando en el mismo servicio al que dedicó todas sus fuerzas, incluso hasta la muerte: el servicio de la humanidad en la línea exacta del plan divino. Por eso nos remite a su propio servicio de sacrificio. No nos dice: "Seguid el camino de la humillación y del servicio sacrificado", sino que nos dice: "¡Venid, seguid, donde yo he abierto el camino! No he despreciado el servicio humilde, y el siervo no es mayor que su Señor. "Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón". Una mente orgullosa no puede seguir a Cristo. La corriente de pensamiento y sentimiento debe cambiarse por la de la mansedumbre, la dulzura y el amor. El espíritu orgulloso y altivo debe convertirse, y con esta conversión vendrá el descanso, la paz y la alegría de seguir las huellas del Maestro en un servicio fiel, incansable y abnegado.

Los que desprecian el servicio y aspiran a liberarse de todas sus obligaciones y de su supuesta deshonra nunca han cometido un error mayor; porque los únicos hombres y mujeres que merecen ser recordados después de su muerte son los que han servido fiel y hábilmente a sus semejantes. Son sólo esas personas cuyos nombres pasan a la historia con gloria, mientras que los que vivieron en la facilidad egoísta han sido olvidados hace mucho tiempo.

Entre las luces brillantes del mundo en su día había nobles servidores como Moisés, Elías y Pablo, hombres que desafiaron todos los peligros y arriesgaron sus vidas para servir a los propósitos de Dios en beneficio de sus semejantes. Considera a Moisés, agobiado por el cuidado de ese poderoso ejército de israelitas de cuello duro: con qué indiferencia a su propia comodidad o al resto de su mente o cuerpo, entregó toda su energía al servicio de su pueblo. Entonces considera a Pablo, con el cuidado de todas las iglesias sobre él, y la gran tarea de difundir el Evangelio entre los gentiles a pesar de la decidida oposición y persecución que constantemente puso en peligro su vida y nunca le permitió la calma tan deseada por todos los hombres.

Pero además de éstos, hay muchos, más o menos conocidos, que han considerado el servicio como un honor, siguiendo el ejemplo de Cristo. "Si alguien me sirve, que me siga; y donde yo esté, allí estará mi servidor”. La recompensa por seguir de cerca al Señor -compartiendo su espíritu y entrando de corazón y desinteresadamente en su servicio- es la oportuna participación en su gloria y en su reino. "Si alguien me sirve, mi Padre le honrará". "No temáis, pequeño rebaño, a vuestro Padre le ha parecido bien daros el reino".

Los que han demostrado su dedicación a Dios y a su plan benévolo para la salvación y la bendición de la humanidad no perderán su recompensa. El ojo de Dios está sobre todos ellos; marca su conducta en todas las circunstancias y condiciones particulares en las que se encuentran; y nadie que desempeñe fiel y diligentemente su papel, por humilde que sea, puede escapar a su atención. Todos ellos recibirán la abundancia de honores a su debido tiempo, pero la corona no debe esperarse hasta que se haya llevado la cruz hasta el final. A este lado del velo que separa el presente del futuro está el camino de la humillación y el sacrificio, pero más allá está la gloria, la paz, la alabanza y la alegría para siempre. Amados, tened en cuenta estas promesas para la inspiración que necesitaréis cada vez más a medida que las pruebas del tiempo y el servicio actuales aumenten en número y severidad. 2 Timoteo. 2:3;   Romanos. 6:4,5; 8:17,18;  1 Juan 3:3.   R1707


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Solicite hoy mismo sus folletos gratuitos y obténga las respuestas a todas estas preguntas. O puede leer los folletos en nuestro sitio web:

 HuntsvilleBible.com

Sitio en Ingles

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier cosa que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos abajo.Puede enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

 

https://bibliotecateologica.click/es/


ESTUDIO MAS RECIENTE

SERVICIO HONORABLE

  “Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará”. (Juan 12:...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)