miércoles, 15 de febrero de 2023

¡QUE MISERABLE SOY!

  ¡Qué miserable  soy! ¿Quién me rescatará de este cuerpo de muerte?Gracias a Dios, por Jesucristo   nuestro Señor. Romanos 7:24-25

Tal vez conozca el maravilloso lugar que ocupa este texto en la epístola a los Romanos. Se encuentra al final del séptimo capítulo como puerta de entrada al octavo. En los primeros dieciséis versículos del octavo capítulo, el Espíritu Santo se menciona dieciséis veces; tienes ahí la descripción y la promesa de la vida que un hijo de Dios puede vivir en el poder del Espíritu Santo. Esto comienza en el segundo versículo: "Por medio de Cristo Jesús, la ley del Espíritu de vida me liberó de la ley del pecado y de la muerte". De ahí Pablo pasa a hablar de los grandes privilegios del creyente que es guiado por el Espíritu de Dios. La puerta de entrada a todo esto está en el versículo 24 del capítulo 7: "¡Qué miserable soy!". Son las palabras de un hombre que ha llegado al final de sí mismo. En los versículos anteriores describe cómo ha luchado con sus propias fuerzas para obedecer la ley de Dios y ha fracasado.

Pero en respuesta a su propia pregunta de quién lo rescatará de este cuerpo de muerte, ahora encuentra la verdadera respuesta y exclama: "Gracias sean dadas a Dios, por Jesucristo nuestro Señor".

A partir de estas palabras, quiero describir el camino por el que un hombre puede ser conducido del espíritu de esclavitud al espíritu de libertad. Sabemos que se ha dicho: "No habéis recibido un espíritu que os haga esclavos del temor" (Romanos 8:15). Se nos advierte continuamente que el gran peligro de la vida cristiana es volver a nuestra anterior vida de esclavitud. Quiero describir al hombre que escapa de la esclavitud y encuentra la libertad.

En primer lugar, estas palabras son el lenguaje de un hombre regenerado; en segundo lugar, de un hombre indefenso; en tercer lugar, de un hombre miserable, y en cuarto lugar, de un hombre en la frontera de la libertad completa.

En primer lugar, estas son las palabras de un hombre regenerado. Esto se evidencia claramente en el versículo 17 del capítulo 7: "Ya no soy yo quien lo hace, sino el pecado que vive en mí". Ese es el lenguaje de un hombre regenerado, un hombre que sabe que su corazón y naturaleza han sido renovados y que el pecado es ahora un poder en él que no es de él mismo. "Porque en mi interior me deleito en la ley de Dios". De nuevo, este es el lenguaje de un hombre regenerado. Se atreve a decir cuando hace lo que es malo: "Ya no soy yo quien lo hace, sino el pecado que vive en mí". Es importante comprender esto.

En las dos primeras grandes secciones de la epístola, Pablo trata de la justificación y la santificación. Al tratar de la justificación, sienta las bases de la doctrina en la enseñanza sobre el pecado, no en singular sino en plural: "pecados". Representan transgresiones reales. En la segunda parte del quinto capítulo comienza a tratar el pecado, no como una transgresión real, sino como un poder. Imagínense la pérdida que habríamos sufrido si no hubiéramos tenido la segunda mitad del capítulo 7. Nos habríamos perdido la pregunta a la que todos queremos respuesta. ¿Y cuál es la respuesta? El hombre regenerado es aquel en quien la voluntad ha sido renovada y que puede decir: "Me deleito en la ley de Dios."

En segundo lugar, el hombre regenerado es también un hombre indefenso. Este es el error que cometen muchos creyentes. Creen que basta con renovar la voluntad, pero no es así. Este hombre regenerado nos dice: "Tengo el deseo de hacer lo que es bueno, pero no puedo hacerlo”. Cuántas veces se dice: "Tienes una nueva voluntad, y si estás decidido a obedecer, puedes hacer lo que quieras".Pero este hombre estaba tan decidido como cualquiera y, sin embargo, confesó que no podía cumplir sus buenos deseos.

Pero, usted pregunta: "¿Por qué hace Dios que un hombre regenerado pronuncie tal confesión, cuando tiene un corazón dispuesto y anhela hacer todo lo posible por amar a Dios?". Y yo pregunto: ¿Por qué nos ha dado Dios una voluntad? ¿Tenían los ángeles que cayeron la fuerza de permanecer en su propia voluntad? La voluntad de la criatura no es más que un recipiente vacío en el que ha de manifestarse el poder de Dios. La criatura ha de encontrar en Dios todo lo que ha de ser. En el segundo capítulo de la epístola a los Filipenses se dice, y aquí también, que la obra de Dios es obrar en nosotros tanto el querer como el hacer, por Su buena voluntad. He aquí un hombre que parece decir: "Dios no ha obrado el hacer en mí". ¿Cómo se reconcilia esta aparente contradicción?

Observará que en este pasaje (7:6-25) no se menciona al Espíritu Santo. El hombre lucha y combate solo para cumplir la ley de Dios. En cambio, la ley se menciona casi veinte veces. Describe a un creyente que hace todo lo posible por obedecer la ley de Dios con su voluntad regenerada. No sólo eso, sino que encontrará las palabritas "yo", "me" y "mi" más de cuarenta veces. Es el "yo" regenerado el que es impotente al tratar de obedecer la ley sin estar lleno del Espíritu. Esta experiencia es común a casi todos los creyentes. Después de la conversión, un hombre comienza a hacer lo mejor que puede y fracasa; pero si somos llevados a la luz plena, ya no necesitamos fracasar. Tampoco necesitamos fracasar en absoluto si hemos recibido el Espíritu en su plenitud en el momento de la conversión.

Dios permite el fracaso para que el hombre regenerado comprenda su total falta de poder. Es durante esta lucha cuando tomamos conciencia de nuestra pecaminosidad. Así es como Dios trata con nosotros. Permite que el hombre se esfuerce por cumplir la ley para que, a medida que se esfuerza y lucha, sea llevado a admitir que “soy un hijo regenerado de Dios, pero que soy totalmente impotente para obedecer su ley”... Fíjate en las fuertes palabras utilizadas a lo largo del capítulo para describir esta condición: "Estoy sin espíritu, vendido como esclavo al pecado. Veo otra ley obrando en los miembros de mi cuerpo, combatiendo contra la ley de mi espíritu y haciéndome prisionero de la ley del pecado que obra en mis miembros." Y finalmente, "¡Qué miserable soy! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? ". El creyente que se inclina aquí en profunda contrición o arrepentimiento es totalmente incapaz de obedecer la ley de Dios.

"¡Qué miserable soy! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? "

En tercer lugar, el hombre que hace esta confesión no sólo es un hombre regenerado pero impotente, sino que también es un hombre miserable. Es completamente infeliz y miserable. ¿Qué le hace tan miserable? Es porque ama profundamente a Dios, pero siente que no le obedece. Dice con el corazón roto: "No entiendo lo que hago. Porque lo que quiero no lo hago, pero lo que odio lo hago. Y si hago lo que no quiero hacer, reconozco que la ley es buena. Pero ya no soy yo quien lo hace, sino que el pecado vive en mí". Bendito sea Dios cuando un hombre aprende a decir: "Qué miserable soy" desde lo más profundo de su corazón. Esta en camino hacia el octavo capítulo de Romanos.

Muchos hacen de esta confesión una almohada para el pecado. Si Pablo tuvo que confesar su debilidad e impotencia de esta manera, ¿quién soy yo para esperar algo mejor? Así que la llamada a la santidad se deja de lado en silencio. Pero cada uno de nosotros debe aprender a decir estas palabras con el mismo espíritu con el que están escritas aquí. Cuando oímos hablar del pecado como la cosa abominable que Dios aborrece, ¿lo tomamos a la ligera? Todos los cristianos que siguen pecando sin pensar deberían tomarse a pecho este versículo. Cada vez que pronuncien una palabra desagradable, díganse: "¡Qué miserable soy!". Y cada vez que pierdas los estribos, arrodíllate ante Dios y date cuenta de que Dios nunca quiso que permanecieras en esa condición. Debemos llevar esta palabra a nuestra vida diaria y repetirla cada vez que defendamos nuestro propio honor, digamos palabras poco amables o pequemos contra el Señor Dios. Que se nos recuerde al Señor Jesucristo en su humildad, en su obediencia y en su abnegación. Cuando un hombre es llevado a la verdadera confesión de su miserable estado, la liberación está cerca.

Recuerda que no fue sólo el sentimiento de impotencia y cautiverio lo que hizo a Pablo consciente de su miseria, sino sobre todo el sentimiento de pecar contra Dios. La ley estaba haciendo su trabajo, haciendo que el pecado fuera extremadamente pecaminoso a sus ojos. La idea de ofender continuamente a Dios se le hizo totalmente insoportable y le hizo gritar con el doloroso sentimiento de sentirse miserable y derrotado. Mientras hablemos y razonemos sobre nuestro fracaso y sólo intentemos descubrir el significado de Romanos 7, no servirá de mucho. Pero cuando cada pecado da una nueva intensidad a nuestro sentimiento de miseria, cuando sentimos toda nuestra condición no sólo como impotencia, sino como pecado, entonces nos sentiremos movidos no sólo a preguntar quién nos librará, sino a gritar nuestro agradecimiento a Dios porque es por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Cuarto, cuando un hombre llega a este punto, está al borde mismo de la liberación. El hombre ha tratado de obedecer la santa ley de Dios. Ha amado la ley, ha llorado por su pecado y ha tratado de vencerlo. Ha tratado de triunfar sobre cada falta, pero cada vez sus esfuerzos han terminado en fracaso. ¿Qué quería decir Pablo con "el cuerpo de esta muerte"? ¿Se refería a su cuerpo moribundo? No. En el capítulo octavo está la respuesta: "La mente del hombre pecador es muerte". Y "si vivís conforme a la naturaleza pecaminosa, moriréis; pero si por el Espíritu hacéis morir las malas obras del cuerpo, viviréis." Ese es el cuerpo de muerte del que está buscando la liberación. Y ahora está al borde de la liberación. En el capítulo 7, versículo 23, tenemos las palabras "Pero veo otra ley que obra en los miembros de mi cuerpo, haciendo guerra contra la ley de mi mente y haciéndome prisionero de la ley del pecado que obra en mis miembros". Es un cautivo que clama: "¿Quién me rescatará de este cuerpo de muerte?". Es un hombre que se siente atado. Pero mira el contraste en el versículo 2 del capítulo 8: "Por medio de Cristo Jesús, la ley del Espíritu de vida me liberó de la ley del pecado y de la muerte." Esa es la liberación por medio de Jesucristo nuestro Señor; la libertad que el Espíritu trae al cautivo. ¿Puede mantener atado a un hombre que es hecho libre por la "ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús"?

Pero tú dices: "¿No tenía el regenerado el Espíritu de Jesús cuando habló en el capítulo sexto?".

Sí, pero no sabía lo que el Espíritu Santo podía hacer por él. Dios no actúa a través de su Espíritu como una fuerza ciega de la naturaleza. Dirige a su pueblo como seres razonables e inteligentes. Por eso, cuando desea darnos el Espíritu Santo que nos ha prometido, nos muestra a nosotros mismos y la convicción de que, aunque nos hemos esforzado por obedecer la ley, hemos fracasado por completo. Cuando hemos llegado a esta conclusión, nos muestra que en el Espíritu Santo tenemos el poder de obedecer, el poder de la victoria y el poder de la verdadera santidad.

Dios obra para querer y El esta dispuesto a obrar para hacer, pero muchos cristianos lo mal interpretan. Piensan que porque tienen la voluntad es suficiente y que son capaces de hacerlo. Esto no es así. La nueva voluntad es un don permanente, un atributo de la nueva naturaleza. El poder de hacer no es un don permanente, sino que debe recibirse en cada momento del Espíritu Santo. Es el hombre que es consciente de su propia impotencia como creyente el que aprenderá que por el Espíritu Santo puede vivir una vida santa. Este hombre está al borde de una gran liberación; el camino ha sido preparado para el glorioso octavo capítulo de Romanos.

Me dirijo a usted con una pregunta sería: ¿Dónde estás viviendo? ¿Estás diciendo que eres desdichado y buscando liberación, con una experiencia ocasional del poder del Espíritu Santo? ¿O estás dando gracias a Dios por medio de Jesucristo por la ley del Espíritu que te ha liberado de la ley del pecado y de la muerte?

Lo que hace el Espíritu Santo es dar la victoria, si por el Espíritu mortificáis las obras de la carne. De nuevo, es el Espíritu Santo quien hace esto. Es quien, cuando el corazón se abre para recibir al Espíritu, entra y reina y da muerte a las obras del cuerpo, día a día, hora a hora y momento a momento.

Quiero enfatizar aquí que si estos pensamientos han de hacernos algún bien, deben llevarnos a una decisión y a la acción. En las Escrituras se registran dos tipos muy diferentes de creyentes. La Biblia habla en Romanos, Corintios y Gálatas de los que se rinden a la carne; esa es la vida de decenas de miles de creyentes. Su falta de gozo en el Espíritu Santo y la falta de la libertad que da se debe a su caminar en la carne. El Espíritu está dentro, pero la carne gobierna la vida. Ser guiado por el Espíritu de Dios es lo que se necesita urgentemente. Usted debe comenzar a darse cuenta de que Dios ha dado a su Hijo Jesucristo para velar por usted todos los días, y su trabajo es confiar. La obra del Espíritu Santo es capacitarte en cada momento para que recuerdes a Jesús y confíes plenamente en él. El Espíritu ha venido para mantener intacto el vínculo con Él. Alabado sea Dios por el Espíritu Santo. Estamos tan acostumbrados a pensar que es un lujo, alguien para momentos especiales o para ministros especiales con talentos especiales. Pero el Espíritu Santo es necesario para cada creyente, en cada momento del día. Alabe a Dios que usted tiene Su Espíritu, y que El le da la experiencia completa de liberación en Cristo mientras El lo libera del poder del pecado.

¿Anhelas tener el poder y la libertad del Espíritu Santo? Ve ante Dios con un último grito de desesperación: "Oh Dios, ¿debo seguir pecando para siempre? ¿Quién me librará de mí mismo, de este cuerpo de muerte?". ¿Estás dispuesto a hundirte ante Dios y buscar el poder de Jesús para que habite en ti y obre en ti? ¿Estás dispuesto a decir: "Doy gracias a Dios por Jesucristo"?

¿De qué sirve asistir a servicios religiosos y seminarios, estudiar nuestras Biblias y orar, a menos que nuestras vidas estén llenas del Espíritu Santo? Eso es lo que Dios quiere, y ninguna otra cosa te permitirá vivir una vida de poder y paz. Usted sabe que cuando un padre le hace una pregunta a su hijo, se espera una respuesta. Cuántos creyentes se contentan con la pregunta "¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?", pero nunca buscan la respuesta. En lugar de responder de acuerdo con las Escrituras, guardan silencio. En lugar de decir: "Doy gracias a Dios por Jesucristo nuestro Señor", repiten eternamente la pregunta sin la respuesta. Si quieren el camino a la liberación plena en Cristo, a la libertad del Espíritu, y a la gloriosa libertad de los hijos de Dios, tómenlo a través del séptimo capítulo de Romanos, y luego digan: "Doy gracias a Dios por Jesucristo nuestro Señor". No te contentes con permanecer siempre gimiendo por tu miserable estado, sino di: "Aunque soy un miserable, doy gracias a Dios por Jesucristo. Aunque no lo vea todo, voy a alabar a Dios". Hay liberación; hay la libertad del Espíritu Santo. El reino de Dios es "gozo en el Espíritu Santo". (Contribuido)


El reino de Dios es "gozo en el Espíritu Santo".

 



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Para descargar  el Libro de ADAN A SION en español…dale clip al siguiente enlace…Una Gran Bendición te espera al conocer el Plan Divino de Nuestro Creador



                     https://drive.google.com/file/d/1CxlrBt5V3ozxEk0joNWx45Q73Z11bCyY/view


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::





Boaz Bible Students, somos  un grupo de cristianos que se dedican al Estudio de La Palabra de Dios. Tenemos estudios bíblicos verso a verso, participamos en ferias locales para animar a nuestros compañeros cristianos a mirar más profundamente en sus Biblias y tener una relación más cercana con Dios.

Si deseas investigar más a fondos diferentes temas bíblicos puedes visitar los siguientes sitios:

https://www.boazbiblestudents.es/

HuntsvilleBible.com

(Sitio en Ingles)

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier tema que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos a la dirección de abajo o puedes enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

 United States, Alabama

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

https://bibliotecateologica.click/es/

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

 

 



ESTUDIO MAS RECIENTE

LO QUE PREDICAMOS Y ENSEÑAMOS // WHAT WE PREACH AND TEACH

"Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado." — 1 Corintios 2:2   // "For I...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)