jueves, 10 de noviembre de 2022

UNA MIRADA AL CRUCIFICADO (MATEO 27:35-50)

 


"Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras"-1 Corintios 15:3 KJV Español

 

AUNQUE la narración bíblica de la crucifixión de nuestro Señor se cuenta de la manera más sencilla y sin artificios, y sin intento aparente de embellecimiento para darle un efecto trágico, sin embargo, en su simplicidad es una de las narraciones más conmovedoras de la historia. Así como ninguna novela podría presentar una vida más agitada, tampoco ninguna termina más trágicamente que este gran drama real puesto en escena por el Todopoderoso, como una exhibición tanto para los ángeles como para los hombres de Su Justicia y Amor combinados. Cuán asombrosamente se ilustró la depravación de la naturaleza humana caída en aquellos que presenciaron las muchas obras maravillosas de nuestro Señor, y luego su sacrificio sin resistencia por nuestros pecados, con frialdad y sin aprecio. Nada podría ilustrar mejor esto que el relato de la división de las vestiduras de nuestro Señor y el sorteo para ver quién se quedaba con la túnica sin costuras, que tan bellamente representaba su propia perfección personal, y que probablemente había sido un regalo de una de las mujeres nobles mencionadas entre sus amigos. (Lucas 8:3) El clímax se alcanzó cuando, después de dividir finalmente el botín, sus verdugos contemplaron sin compasión sus sufrimientos y su muerte: "Y sentados, ellos le vigilaban  allí".

Además, nos vemos obligados a admitir que, si bien la influencia del Evangelio de Cristo ha ejercido una gran influencia sobre el mundo de la humanidad, produciendo una civilización que ciertamente debe ser apreciada como un gran avance sobre las condiciones más rudas y bárbaras del pasado, sin embargo, podemos discernir fácilmente que bajo el barniz de la cortesía y la civilización mundanas hay todavía una gran cantidad de la disposición depravada en el corazón natural. Porque, ¿no hay hoy en día muchos que, después de llegar a conocer los hechos de su caso -un conocimiento mayor y más claro, además, que el que tenían los soldados romanos-, después de conocer las obras maravillosas y los sufrimientos de Cristo, y que éstos fueron en nuestro favor, en lugar de caer a sus pies y exclamar: "Señor mío y Redentor mío", hacen, por el contrario, lo mismo que hicieron los soldados romanos: "sentados, ellos le vigilaban allí"? Sus corazones no están movidos por la compasión, o al menos no hasta un punto suficiente de simpatía para controlar sus voluntades y su conducta, y siguen siendo "los enemigos de la cruz de Cristo"; pues como él declaró: "El que no está por mí, está contra mí".

Probablemente fue con ironía que Pilato escribió la inscripción que se colocó sobre la cabeza de nuestro Señor en la cruz: "Este es Jesús, el Rey de los Judíos". Sabía que los gobernantes de los judíos habían entregado a Jesús a la muerte porque estaban envidiosos de su influencia como maestro; y puesto que la acusación que presentaron contra él fue "Se hace rey", alegando: "No tenemos más rey que el César", y puesto que con este proceder hipócrita habían obligado a Pilato a crucificarlo, alegando que era necesario para la protección del trono del César, por lo tanto Pilato se vengó ahora y utilizó su arma contra ellos mismos. Pero poco pensó, por supuesto, que éste era el verdadero título del maravilloso hombre Cristo Jesús, al que hicieron morir. Otro evangelista nos dice que los principales judíos se opusieron enérgicamente, pero que Pilato se negó a modificar la inscripción.



Fue una parte de la ignominia que nuestro querido Redentor soportó y una parte del "cáliz" que deseaba que, si era posible, se librara de beber, que fue crucificado entre dos ladrones, y como un malhechor. El Apóstol dice que debemos considerar esto desde el punto de vista de soportar la contradicción u oposición de los pecadores contra él mismo, y sugiere que nos hará más fuertes (no en la lucha con palabras o armas carnales, sino) en soportar una oposición y aflicciones y tergiversaciones similares aunque más ligeras.

"Sufrió mucho por mí, más de lo que ahora puedo saber,

De la más amarga agonía vació la copa del dolor.

Lo soportó, lo soportó todo por mí. ¿Qué he soportado yo por ti?"

A este respecto, conviene recordar que no fue el dolor que nuestro Señor soportó, ni la agonía, lo que constituyó nuestro precio de rescate; fue su muerte. Si hubiera muerto de una manera menos violenta e ignominiosa, nuestro precio de rescate habría sido igualmente bien pagado; pero las pruebas, los sufrimientos y las contradicciones que nuestro Señor soportó, aunque no formaban parte de nuestro precio de rescate, eran convenientes, a juicio del Padre, como parte de su prueba. El paciente aguante de estas pruebas demostró su lealtad al Padre y a la justicia en el más alto grado (Hebreos 5:8): y así demostró que era digno de la alta exaltación que el Padre había preparado como su recompensa. No sólo por su humillación a la naturaleza humana y su muerte por nuestros pecados, sino también por el cáliz de la vergüenza y la ignominia que apuró, está escrito: "Por lo cual Dios también le exaltó altamente, y le dio un nombre que es sobre todo nombre; Para que al nombre de Jesús, toda rodilla se doble; de cosas en el cielo, y cosas en la tierra, y cosas bajo la tierra, Y que toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para la gloria de Dios el Padre " -Filipenses 2:9,10  KJV Español

Cuán extrañamente la mente promedio, en su estado caído, sin ser guiada por los sanos principios del juicio y la palabra del Señor, puede ser llevada de un extremo a otro. Esto queda ilustrado por el hecho de que muchos de los que meneaban la cabeza e injuriaban al Señor en la cruz, y se burlaban de él con su declaración de que era el Hijo de Dios, y con su declaración respecto al templo de su cuerpo, habían estado evidentemente entre los que le escucharon durante los tres años y medio de su ministerio. Algunos de ellos probablemente habían visto sus "muchas obras maravillosas", y estaban entre aquellos de los que está escrito que "estaban maravillados  de las palabras de gracia que procedían  de su boca” (Lucas 4:22) y que decían: "Cuando venga el Mesías, ¿podrá hacer obras mayores que las que hace este hombre?". Sin embargo, cuando vieron que la marea se volvía contra él, y especialmente cuando la influencia de sus maestros religiosos se oponía a él, parece que se dejaron convencer fácilmente. Nos sentimos avergonzados por la debilidad de nuestra raza caída como se muestra aquí. Sin embargo, lo mismo se ejemplifica hoy en día: por muy puras y luminosas que sean las presentaciones de la verdad divina, si los sumos sacerdotes y los escribas y fariseos de la cristiandad la denuncian, influyen en la multitud; por muy puras y verdaderas y honorables que sean las vidas de los siervos del Señor, Satanás puede sobornar a los falsos testigos, y asegurarse de que siervos honorables (...) los calumnien y reprochen. Pero esto es lo que debemos esperar. ¿Acaso no dijo nuestro Maestro: "Al discípulo le basta ser como su Maestro, y al siervo como su Señor; si al amo de la casa lo llamaron Belcebú, cuánto más a los de su casa? (Mateo 10:25)" ¿No nos aseguró también: "Cuando digan toda clase de mal contra vosotros, falsamente, por mi causa, alegraos y gozad, porque vuestra recompensa es grande en el cielo (Mateo 5:10-12)"?  Así se cumple también en nosotros la declaración de los profetas: "Los reproches  de los que te reprochaban cayeron  sobre mí" -Romanos 15:3

Los reproches de los escribas y fariseos fueron evidentemente los más cortantes de todos. Al burlarse del oficio real de Jesús, y de su poder, y de su fe en el Padre celestial, y de su pretendida relación con él, le increparon para que manifestara ese poder y bajara de la cruz. Oh, qué poco sabían que era necesario que el Hijo del Hombre sufriera estas cosas para entrar en su gloria. Qué poco comprendieron el plan divino, que el Mesías no podía tener ningún poder para liberar a Israel y al mundo de la mano de Satanás y de la muerte, si antes no daba su vida como precio de nuestro rescate. Qué agradecidos podemos sentirnos de que nuestro querido Redentor no se dejara dominar por la pasión y la venganza, sino por la voluntad y la palabra del Padre, de modo que soportó con mansedumbre los abusos de sus verdugos y sometió su voluntad a la del Padre Celestial.

Y de manera similar cómo los miembros vivos del cuerpo de Cristo son malinterpretados; no sólo por los mundanos, sino especialmente por los prominentes fariseos de hoy. En verdad, "como él es, así somos nosotros en este mundo". Así como el mundo no comprendió los sufrimientos y las pruebas del Maestro, y no pudo ver la necesidad de su sacrificio, sino que los consideró como señales de la desaprobación divina, como está escrito: "Le tuvimos por azotado y afligido por Dios" (Isaías 53:4), lo mismo sucede con la Iglesia; el hecho de que el pueblo consagrado de Dios tenga su favor en las bendiciones espirituales y no en las temporales, es malinterpretado por el mundo. No ven que la bendición de la naturaleza espiritual y los favores espirituales que buscamos han de obtenerse mediante el sacrificio del favor terrenal. Pero todos los que pertenecen a esta clase de sacrificio, y corren la carrera por el premio del alto llamamiento, pueden, con el Apóstol, regocijarse en los sufrimientos del tiempo presente, y considerar sus cruces sólo como pérdida y escoria para poder ganar a Cristo y ser hallados en él: miembros del cuerpo de Cristo glorificado.

No era de extrañar que los dos criminales que se encontraban a ambos lados de nuestro Redentor se unieran a los demás para injuriar a Cristo. Sin embargo, la única pequeña palabra de simpatía que recibió en esta ocasión, según consta, vino más tarde de uno de estos ladrones.

La crucifixión de nuestro Señor tuvo lugar a la hora sexta, las nueve de la mañana, tal y como se representa en el tipo, ya que ésta era la hora del sacrificio diario de la mañana, y su muerte tuvo lugar seis horas más tarde, a las tres de la tarde, que, según el cómputo judío, era la hora novena. Esto también fue representado apropiadamente en el tipo, porque el sacrificio diario de la tarde se ofrecía a esta hora. También era apropiado que la naturaleza velara sus glorias ante tal escena, y que hubiera oscuridad. Sin embargo, no debemos suponer que fuera una oscuridad densa, sino simplemente oscuridad, como se ha dicho. Sin embargo, debió de ser una oscuridad sobrenatural, ya que, al tratarse del plenilunio, era imposible que se produjera un eclipse solar ni siquiera por unos instantes.

Fue ahora cuando nuestro Señor pronunció aquellas agónicas palabras: "¡Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado!". Había soportado, con maravillosa entereza, las contradicciones de los pecadores contra él, y la negación de Pedro, y el hecho de que todos sus discípulos huyeran de él, y que sus últimas horas las pasara entre las burlas de sus enemigos; pero cuando llegó el momento en que se le retiró la comunión de espíritu del Padre, eso fue más de lo que pudo soportar, y se afirma que murió con el corazón literalmente roto, y que esto se evidenció por el hecho de que tanto la sangre como el agua salieron de la herida de lanza infligida poco después de su muerte.

Algunos pueden cuestionar si esto fue un mero fracaso de la fe de nuestro Señor, y no una retirada real del favor y la comunión del Padre. Nosotros sostenemos, sin embargo, que la filosofía del tema demuestra que fue esto último, y que fue una parte necesaria del sufrimiento de nuestro Señor como portador del pecado. La pena de la transgresión de Adán no fue sólo la muerte, sino también la separación o alienación del favor y la comunión divina: por consiguiente, cuando nuestro Señor Jesús tomó el lugar de Adán y sufrió en su lugar, el justo por el injusto, para redimirnos a Dios con su preciosa sangre, no sólo era necesario que muriera en nuestro favor, sino que también era necesario que experimentara el corte y la separación total del Padre, que era una parte de la pena de la transgresión de Adán. No estuvo alejado o separado del Padre como pecador durante los tres años y medio en que entregó su vida; tampoco sufrió la pena completa durante esos tres años y medio; pero el momento de la crisis llegó en la cruz, y por lo menos durante un breve período debía ser privado de la comunión del Padre, y debía morir así, como pecador, por nuestros pecados; a fin de que "como por un hombre vino la muerte, por un hombre también viniera la resurrección de los muertos" -1 Cor.15:21,22

Mateo no recoge las palabras de nuestro Señor cuando "volvió a gritar a gran voz", pero las tenemos de Lucas y de Juan. Dijo: "¡Esta finalizado! Padre, en tus manos yo encomiendo mi espíritu".

Muchos falsos maestros nos dicen que no se terminó nada, y declaran que no se necesitaba ningún sacrificio por los pecados, y que no se dio ninguno; pero el testimonio de las Escrituras es explícito sobre este tema de que sin un sacrificio, "sin derramamiento de sangre, no hay remisión de pecados." El sacrificio de nuestro Señor se remonta al momento en que llegó a la edad adulta, treinta años, cuando se acercó rápidamente a Juan en el Jordán, y fue bautizado, simbolizando así externamente su plena consagración hasta la muerte, al hacer la voluntad del Padre. El sacrificio que allí comenzó lo continuó fielmente hasta su último momento. Cuando soportó hasta el final toda la ignominia, toda la vergüenza, y fue finalmente apartado de la comunión con el Padre, esto fue lo último, y así lo indicó nuestro Señor con las palabras: "¡Esta finalizado!”. Su obra estaba terminada; el precio de la redención estaba terminado; los sufrimientos habían acabado; había terminado la obra que el Padre le había encomendado, en lo que respecta a sus rasgos vergonzosos e ignominiosos. Otra parte de su obra quedó y está aún sin terminar, a saber, la obra de bendecir a todas las familias de la tierra, otorgándoles el gracioso favor y las oportunidades de vida eterna que les fueron aseguradas justamente por su sacrificio por los pecados

Entregó el alma, es decir, el espíritu. ¿Qué espíritu? No renunció a su cuerpo espiritual, pues en ese momento no tenía cuerpo espiritual. Treinta y cuatro años antes, había dejado atrás las condiciones y la naturaleza espirituales para hacerse partícipe de una naturaleza humana, a través de su madre María, habiendo sido transferido el espíritu de vida que le pertenecía a las condiciones humanas. Durante treinta y tres años y medio había disfrutado de este espíritu de vida o fuerza vital y lo había ejercido como principio animador y vivificador de su cuerpo humano; ahora lo abandonaba en la muerte y la disolución. La carne crucificada ya no iba a ser la suya, pues, como declara el Apóstol, tomó la forma de siervo, para sufrir la muerte, no para conservar esa forma de siervo por la eternidad. La promesa del Padre fue que sería glorificado con Él mismo, e incluso con una gloria mayor que la que tenía con el Padre antes de que el mundo fuera, - y esa era una gloria espiritual, no humana. Dejó las condiciones espirituales cuando "se hizo carne y habitó entre nosotros"; pero confió en el Padre que cuando terminara la obra que debía hacer, sería recibido de nuevo en la gloria: la condición espiritual. Así, dijo a los discípulos: "¿Y si el Hijo del Hombre subiera a donde estaba antes?".

La entrega de su espíritu al cuidado del Padre implicaba, por tanto, que conocía perfectamente lo que es la muerte -una cesación del ser-, pero tenía confianza en el Padre de que no se le permitiría permanecer para siempre en la muerte, sino que se le concedería de nuevo, en la resurrección, el espíritu de vida que ahora depositaba en armonía con la voluntad del Padre. Sabía y había predicho a sus discípulos que resucitaría de entre los muertos al tercer día. Reconocía que su espíritu de vida, su vitalidad, su ser, provenía del Padre, originalmente, y estaba sujeto al poder y al cuidado del Padre: y sabiendo que el Padre había prometido darle de nuevo el ser, aquí simplemente expresa su confianza en esta promesa. Y su confianza se cumplió abundantemente, pues Dios lo resucitó de entre los muertos, altamente exaltado en su naturaleza, no sólo por encima de la naturaleza humana, sino muy por encima de “los ángeles y de los principados y potestades", hasta el plano más elevado de la naturaleza espiritual, es decir, hasta la naturaleza divina.


Y, por sorprendente que parezca, es la misma invitación que se hace a la Iglesia de esta Edad Evangélica, para que participe en los sufrimientos de su Maestro, y eventualmente también en su gloria, como
"partícipes de la naturaleza divina" y de su gloria, honor e inmortalidad, muy por encima del honor y la naturaleza de los ángeles, aunque éstos sean grandes, y por encima de la humanidad perfecta (2 Pedro 1:4; Romanos 2:7; Salmos 8:5). En vista de todo esto, bien podemos exhortarnos unos a otros a "despojarnos de todo peso, y correr con paciencia la carrera que se nos ha propuesto en el Evangelio, puestos los ojos en Jesús, el autor de nuestra fe, hasta que llegue a ser el consumador de la misma".


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Solicite hoy mismo sus folletos gratuitos y obténga las respuestas a todas estas preguntas. O puede leer los folletos en nuestro sitio web:

 HuntsvilleBible.com

Sitio en Ingles

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier cosa que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos abajo.Puede enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

 

https://bibliotecateologica.click/es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

El Sacerdocio Real // The Royal Priesthood

  "Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aque...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)