martes, 25 de julio de 2023

EXPERIENCIAS CONTRASTADAS DE LOS SANTOS (HECHOS 12:1-9)

 


"El ángel del Señor acampa alrededor de aquellos  que le temen, y los libra”. Salmo 34:7.

 

HERODES, era un nombre de familia. Hubo varios reyes sobre Israel con este nombre; (1) Herodes el Grande, que floreció alrededor de la época del nacimiento de nuestro Señor, y que asesinó a los niños de Belén. (2) Herodes Arquelao, hijo y sucesor de Herodes el Grande - depuesto el 6 d.C. (3) Herodes Antipas, otro hijo de Herodes el Grande, el asesino de Juan el Bautista, quien posteriormente, con sus hombres de guerra, puso en la hoguera y se burló de Jesús, justo antes de su crucifixión - depuesto el 40 d.C.. (4) Herodes Agripa I., nieto de Herodes el Grande, mencionado en la presente lección como el asesino del Apóstol Santiago. (5) Herodes Agripa II, el último de  los Herodes, ante quien se defendió el apóstol Pablo. Hechos 26:28.

El Herodes de nuestra lección (Agripa I.) recibió su reino de Claudio César, emperador de Roma, a quien salvó de una muerte violenta. La Historia dice de él: "Se granjeó el favor de los judíos por todos los medios: colgó en el Templo, como ofrenda votiva, la cadena de oro que le había regalado el emperador Calígula; vivió en Jerusalén, observó puntillosamente las tradiciones de los padres y se aseguró la ferviente lealtad de los fariseos. En la Fiesta de los Tabernáculos, en el año 41 d.C., tomó el estrado de los lectores y leyó en voz alta todo el Libro del Deuteronomio, rompiendo a llorar en, como si se sintiera abrumado, cuando llegó a las palabras: "No pondrás sobre ti a un extranjero que no sea tu hermano". Temía que por tener sangre edomita en sus venas pudiera incurrir en el odio que había soportado su abuelo, Herodes el Grande, y tomó este camino para ganarse el favor político de los judíos, que gritaron: 'No llores, Agripa; tú eres nuestro hermano'". Un mes después de los acontecimientos de esta lección era un cadáver. Su trágico final en Cesarea, adonde había ido para asistir a un magnífico festival en honor de Claudio César, lo resume así Geike, a partir del relato de Josefo:-

"Una inmensa multitud se reunió para presenciar el festival y los juegos, y ante ellos el rey, con todo el orgullo de la alta sociedad, apareció vestido con túnicas forjadas con hilos de plata. La hora elegida era el amanecer, de modo que el sol encendido que brillaba sobre su gran manto lo iluminaba con un esplendor deslumbrante. En seguida, algunos de sus aduladores, siempre a mano junto a un rey, lanzaron un grito que recordaba los días de Calígula: "¡Dignaos tener piedad de nosotros, divino! Hasta ahora te hemos honrado como a un hombre; a partir de ahora te consideramos más que un mortal". En vez de reprender tan mentiroso servilismo, se deleitó con esta adulación. Al momento siguiente, un gran dolor sacudió sus entrañas. Golpeado en la conciencia por esta blasfema locura, el pobre desgraciado sintió que la ira de Dios lo había abatido, y en su agonía exclamó: "¡Mira, tu dios debe abandonar la vida y precipitarse en los brazos de la corrupción! En los Hechos (12:23) se nos dice que 'fue devorado por los gusanos'".



'Fue devorado por los gusanos'


Sabiendo tanto sobre el hombre, Herodes, nos permite entender por qué atacó a la Iglesia. Aunque no era descendiente de Jacob, sino de Esaú, había abrazado la religión prevaleciente en su reino, y buscaba el favor de los judíos con su celo por el judaísmo, lo que significaba, por supuesto, su celo y energía correspondientes contra el cristianismo. Como ya hemos visto, los judíos habían comenzado una obra de persecución contra la Iglesia, pero se vieron obstaculizados por sus propios problemas con Calígula César; pero éste había muerto, y las tendencias persecutorias de un fervor mal dirigido podían volver a ejercerse. El Señor, por supuesto, no estaba sujeto a estas condiciones, y podría haber evitado milagrosamente las persecuciones registradas. Pero, como muestra la lección, permitió que el mal triunfara en parte y lo refrenó en parte.

El apóstol Santiago, cuya muerte se registra aquí, en pocas palabras, era de hecho uno de los más nobles y notables de los apóstoles. Era uno de los tres que solían acompañar a nuestro Señor en la capacidad más confidencial; con su hermano Juan, y Pedro, estaba con el Señor en el Monte de la Transfiguración. En la misma compañía estuvo presente en el despertar de la hija de Jairo. En la misma compañía formó parte del círculo íntimo de los amigos del Señor en la hora difícil del Huerto de Getsemaní. Fue a él y a su hermano a quienes nuestro Señor apellidó Boanerges - "hijos del trueno"- probablemente por su elocuencia y contundencia al hablar. Fueron él y su hermano cuya madre suplicó al Señor que se sentaran "el uno a su derecha y el otro a su izquierda, en el Reino", y quienes, al ser interrogados por nuestro Señor, declararon estar dispuestos a compartir su obra y sufrimiento, incluso hasta la muerte. Ambos fueron fieles, siendo Santiago uno de los primeros mártires de la causa, y Juan vivió hasta una edad avanzada, siendo probablemente el último superviviente de los apóstoles. Aunque el registro del ministerio de Santiago es breve en extremo, no contiene nada que dé la menor sugerencia de algo que no sea celo y fidelidad al Señor y a su causa. Este Santiago, que murió a principios de la era cristiana, no debe ser confundido con el otro Santiago, el autor de la Epístola de Santiago, conocido como "Santiago el Menor", hijo de Alfeo (Cleofás...).Marcos 3:18)-esposo de María, supuestamente primo segundo de nuestro Señor, y por esta razón, según la costumbre judía, llamado "hermano del Señor"-.Gálatas 1:19.

Cuando Herodes vio la satisfacción que daba a sus súbditos, y especialmente a sus jefes, los fariseos, perseguir así a los cristianos, procedió a prender también a Pedro. Esto implica que Santiago y Pedro eran dos de los apóstoles más importantes de la Iglesia en aquel tiempo. La expresión "cuando lo apresó" implica que hubo algún retraso entre la orden de arresto y el momento de su encarcelamiento. Fue entregado a cuatro cuaterniones de soldados. Un cuaternión consistía en cuatro soldados para custodiar a un prisionero, dos de ellos encadenados a él, uno a cada lado, por las muñecas; los otros dos hacían de centinelas, uno a la puerta de la celda y el otro en un patio exterior. Los cuatro cuaterniones tenían el carácter de guardias de relevo, de modo que cada cuaternión tendría a su cargo al Apóstol durante seis horas de las veinticuatro.

Era la Pascua o, más propiamente, la Pascua: "los días de los panes sin levadura". El momento de su arresto estaba demasiado cerca de esta fiesta religiosa para que fuera apropiada una ejecución pública como la que Herodes había decidido. Reservaría su muestra de celo por la religión judía hasta que terminara esta fiesta. Mientras tanto, la Iglesia naciente de Jerusalén estaba evidentemente perpleja por el curso de los acontecimientos, sin saber cómo interpretar las providencias del Señor. Sin duda celebraban en aquel tiempo, como nosotros ahora, su conmemoración de la muerte del Redentor, y sus corazones estaban tristemente conmovidos al darse cuenta del hecho de que todos los fieles del Señor debían beber de su cáliz de ignominia y muerte. Aunque un número considerable de judíos había aceptado a Jesús, como vimos en una lección anterior, aparentemente la mayoría de los creyentes estaban dispersos por el extranjero, pero pocos de ellos residían en Jerusalén. Estos pocos, al parecer, se reunían en pequeños grupos, en casas particulares, para orar y alabar, para estudiar la Palabra del Señor y para edificarse mutuamente en la santísima fe; y tal reunión se estaba celebrando durante esta agitada semana de Pascua. Se nos informa de que el motivo de sus oraciones era Pedro.

Bien instruidos por los apóstoles, podemos estar seguros de que se esforzaron por no pedir mal; y que copiaron la petición del Maestro, al menos en cuanto a la expresión: "Sin embargo, no se haga mi voluntad, sino la tuya". No tenemos constancia de que la Iglesia se reuniera en oración por Santiago, aunque es muy posible que lo hiciera; tampoco estamos obligados a suponer que si no se hubieran reunido y orado por Pedro, Herodes habría conseguido matarlo también. Nos basta con recordar que Dios tiene sus propios planes, independientemente de los planes y oraciones de su pueblo, y que todos sus buenos propósitos se cumplirán; pero es bueno que observemos también su beneplácito de que su pueblo esté tan plenamente de acuerdo con él y con sus planes que no se sorprenda ni se decepcione de su cumplimiento.

Probablemente la muerte de Santiago se produjo de repente, mientras que, como hemos visto, Pedro permanecía en prisión. Esto dio tiempo a la Iglesia para considerar cuánto había perdido ya, y cuánto podría perder aún más si el Señor no intercedía para protegerla. Sin duda razonaron que ya habían sufrido una gran pérdida; y sin duda la vida de Pedro y su servicio les parecieron mucho más preciosos desde la pérdida de Santiago. En cualquier caso, el pueblo del Señor estaba recibiendo una bendición a través de sus experiencias y de sus oraciones. Pedro también estaba obteniendo una valiosa experiencia; y sin duda el Señor estaba gobernando en el asunto para que una gran bendición y estímulo a la fe de todos, se produjera a través de la liberación de Pedro.

Pedro, con el corazón lleno de la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, pudo dormir tranquilo en la cárcel, a pesar de las condiciones desfavorables en que se encontraba y de la esperanza de que al día siguiente sería llamado ante el rey y ejecutado públicamente. ¡Qué bendición es este descanso del corazón, esta capacidad de confiar al Señor todos los asuntos de la vida! Está escrito: "El da el sueño a su amado". (Salmo 127:2) No podemos decir que el pueblo del Señor nunca tenga problemas de insomnio,  pero sí podemos decir que muchos, antes atribulados por las preocupaciones de esta vida, que los ponían nerviosos, por la gracia del Señor han sido capaces de depositar todos sus cuidados en Él, de tal manera que en gran medida ha controlado sus nervios y les ha devuelto la capacidad de disfrutar de un dulce y refrescante descanso en el sueño. Nada es más favorable a esta paz del corazón que una consagración completa al Señor - "todo a su sabiduría resignado": da derecho a una confianza completa en las promesas divinas, -por la fe en la sabiduría, el amor y el poder divinos, que ha garantizado que todas las cosas obrarán juntas para el bien de los que aman a Dios, que son llamados según su propósito.

Pedro fue despertado de su sueño, liberado de sus cadenas, se le ordenó que se levantara y se abrochara el cinturón que normalmente se soltaba durante el sueño, que se calzara las sandalias, que se envolviera en su manto y siguiera al mensajero, la luz de cuya gloria llenaba la celda de la prisión. Las puertas se abrieron ante ellos; pasaron al centinela sin ser vistos, y Pedro fue conducido desde el castillo de Antonia a la ciudad propiamente dicha. Allí le dejó el mensajero celestial. Hay una simplicidad en esta narración que, incluso en la superficie, la recomienda como veraz. Si se tratara de una ficción, sin duda el autor habría planteado las cosas de un modo totalmente distinto. Habría representado al ángel rindiendo homenaje al apóstol, o entregándole algún mensaje elogioso del Señor, o levantándole o poniéndole las sandalias y abrochándoselas, o ayudándole a ceñírselas o poniéndole el manto. Le habría hecho dar a Pedro ciertas indicaciones en el momento de partir, etc. Pero este sencillo relato se limita a representar al ángel haciendo por Pedro lo que él no podía hacer por sí mismo, y nada más, y dejándolo sin decir palabra tan pronto como lo hubo introducido debidamente en la ciudad.

El relato muestra que Pedro estaba tan sorprendido con lo que había sucedido, que por un momento creyó estar en un sueño, en trance, esperando despertar pronto para darse cuenta de que seguía atado; pero el aire fresco de la mañana, entre las tres y las seis, y el hecho de que lo dejaran solo, lo hicieron volver en sí y lo convencieron de que realmente estaba en libertad. Conocía bien el lugar habitual de reunión, y hacia allí se dirigió. Era la casa de María, madre de Juan Marcos-primo de Bernabé, (así "hijo de hermana" debe leerse en Colosenses 4:10.) Juan era su nombre hebreo y Marco su nombre latino. Este Marcos era el evangelista, el autor del Libro de Marcos, el mismo que acompañó a Bernabé y a Pablo en su primer viaje misionero.

Aunque era una hora inusual, los habitantes de la casa estaban despiertos y la reunión de oración continuaba en el mismo momento en que el Señor respondía a la petición. A la llamada de Pedro a la puerta exterior respondió la pequeña criada de la familia, Rhoda (Rosa), que, como una niña, discernió la voz de Pedro (pues era costumbre preguntar antes de abrir la puerta) y quedó tan sorprendida y encantada que se olvidó de abrir la puerta antes de volver corriendo a avisar a los discípulos reunidos.

El hecho de que los orantes estuvieran asombrados, estupefactos, y apenas pudieran creer que era Pedro quien había venido, no prueba que no tuvieran fe en sus propias oraciones. Más bien, podemos decir que su fe en la oración estaba bien atestiguada por su persistencia en ella toda la noche, y hasta tal hora de la mañana, y que no estaban dormidos en el momento en que Pedro llamó a la puerta; pero, sabiendo algo acerca de la prisión y el nombramiento de cuatro cuaterniones de soldados, razonablemente esperarían que cualquier respuesta que pudiera venir a sus oraciones no sería una liberación de Pedro en tales circunstancias, sino que podría ser más bien alguna interferencia en el momento del juicio, algo para cambiar la mente del rey, que sería el juez en este caso, y así lograr la liberación de Pedro. Pero "Dios obra misteriosamente sus maravillas", y no pocas veces sus caminos no son como los nuestros, y a veces aprendemos valiosas lecciones precisamente en tales circunstancias. Sin duda, la fe de algunos fue sacudida considerablemente por la muerte del Apóstol Santiago; sin duda, se preguntaban acerca de la falta de la manifestación del favor divino y la interferencia para la protección del Apóstol y para su preservación como un ayudante en la Iglesia. Pero si fueron así tentados y probados, y su fe puesta a prueba durante un tiempo, tenían ahora, en la experiencia de Pedro, una valiosa lección en el otro lado: una ilustración del poder de Dios para intervenir cuando Él quiere y como Él quiere en favor de Su pueblo.

También aquí, en este contraste entre las experiencias de Santiago y las de Pedro, tenemos algo que sería totalmente contrario a la manera o al pensamiento de un falsificador que intentara escribir tal relato a partir de su imaginación. No se le ocurriría tener una manifestación tan marcada del cuidado providencial divino en el caso de Pedro, y dejar el caso de Santiago aparentemente sin evidencias de la protección divina. Y esto nos recuerda el hecho de que la providencia divina parece operar con frecuencia siguiendo estas líneas: contrastando entre las experiencias de diferentes miembros del cuerpo de Cristo, y a veces instituyendo contrastes en nuestras propias experiencias individuales como cristianos. En algunos acontecimientos de la vida podemos ver el cuidado protector y guiador del Señor de manera más marcada, mientras que en otros parecería faltar absolutamente. La lección que debemos aprender es la de la plena fe en el Señor y la plena sumisión a todas sus providencias. De hecho, hemos de notar que en la mayoría de los casos nuestras experiencias son mucho más parecidas a la de Santiago que a esta experiencia de Pedro. Los milagros que podemos rastrear en nuestra propia experiencia son ciertamente pocos y distantes entre sí. Cualquier cosa que hayamos tenido, o que los apóstoles u otros hayan tenido en este sentido, que sirva para demostrarnos la supervisión que Dios ejerce sobre sus propios asuntos, está evidentemente destinada a darnos fuerza y valor, mediante los cuales podamos caminar sin temor y valientemente en la oscuridad, pues, como dice el Apóstol, bajo la providencia divina generalmente somos llamados a "andar por fe, no por vista"-.2 Corintios 5:7.

"¡ES SU ÁNGEL!"

"¿No son todos ellos [los ángeles] espíritus ministradores enviados para ministrar por ellos [a los que] serán herederos de la salvación?". (Hebreos 1:14) Sabiendo que el apóstol Pedro era uno de los herederos de la salvación, y sin considerar ni por un momento la posibilidad de que escapara de la prisión, los hermanos se preguntaron si su visitante no sería el ángel de Pedro como su representante, venido en respuesta a sus oraciones, para darles consuelo. Pronto, sin embargo, se dieron cuenta de que era el propio Pedro, y más tarde se enteraron de su milagrosa liberación por el ángel.

El versículo 17 da a entender que, cuando los hermanos se dieron cuenta de que era realmente Pedro quien estaba ante ellos, se exaltaron de alegría, y probablemente habrían armado un gran alboroto si el Apóstol no les hubiera hecho una seña con la mano para que se callaran. Luego, explicándoles serenamente su providencial liberación, y enviando un mensaje a Santiago ("el Menor") "el hermano o primo segundo del Señor" y a todos los hermanos, abandonó inmediatamente el lugar: abandonó Jerusalén. Cuando Pedro y Juan fueron liberados de la prisión, fue por instrucción del Señor que volvieron al Templo y continuaron proclamando; pero ahora, en ausencia de cualquier instrucción del Señor en sentido contrario, el Apóstol entendió sabiamente que su curso apropiado, en cooperación con las providencias del Señor, era que debía huir, que no debía ponerse innecesariamente en peligro, ni intentar librar una guerra con el representante del gobierno romano, confiando en nuevas liberaciones milagrosas.

Conocemos a algunos que se habrían sentido inclinados, en lugar de Pedro, a hacer un gran alboroto por la fuga, y a jactarse de que los muros de la prisión y los soldados romanos eran impotentes contra el Señor; y que, tal vez, habrían llegado al extremo de desafiar al rey a arrestarlos de nuevo. Pero creemos que tal proceder no habría sido la voluntad del Señor, y que Pedro tomó evidentemente el camino correcto. Esta sugerencia puede ser valiosa para algunos del pueblo del Señor. Este es el tiempo en que "al príncipe de este mundo" se le permite mantener su control general; y hemos de esperar que las liberaciones milagrosas sean la excepción más bien que la regla, y hemos de actuar en consecuencia; hasta donde esté en nosotros, preservando la paz, viviendo pacíficamente con todos los hombres. La conducta de Pedro al no desafiar al rey no fue una manifestación de falta de confianza en el poder divino, sino que obedeció a las palabras del Maestro: "Cuando os persigan en una ciudad, huid a otra". La persecución le había alcanzado personalmente; había sido librado de ella, y ahora era su momento de huir a otro lugar, donde, sin duda, el Señor tenía otra obra para él. Seamos prontos en seguir un curso similar en la proporción que correspondan nuestras circunstancias. Cuando la persecución se torne demasiado severa, clama al Señor por ayuda, y si Él abre una puerta de liberación, huye a otro lugar o condición, donde, con igual audacia, coraje y fe, levantarás en alto, como antes, el estandarte real.

 

NUESTRO TEXTO DE ORO.

Es relativamente fácil para nosotros asociar nuestro Texto de Oro con Pedro y su liberación, y con nosotros mismos en casos de asistencia peculiar del Señor en nuestros asuntos, temporales o espirituales; pero es mucho más difícil para nosotros asociarlo con las experiencias del Apóstol Santiago y con nuestras propias experiencias, en las que se permite que nos sobrevengan desastres, dificultades y pruebas ardientes. Tales experiencias son sin duda enviadas por el Señor para el desarrollo y la prueba de nuestra fe. El cuidado providencial del Señor no fue menor en el caso de Santiago, y podemos estar seguros de que nada le sucedió contrario a la intención y permiso divinos; y lo mismo con nosotros mismos; podemos estar seguros, no sólo de que el Señor conoce a los que son suyos, sino seguros también de que "Preciosa es a los ojos del Señor la muerte de sus santos", y que Él "no nos dejará ser tentados más de lo que somos capaces, sino que dará también juntamente con la tentación la salida". En el caso de Santiago la "salida" fue definitiva y decisiva, en el de Pedro fue temporal.

Nuestras pruebas y dificultades no deben, por lo tanto, ser consideradas como los resultados de la negligencia divina con respecto a nuestros intereses, sino como los resultados de la providencia divina para nuestro bien. Aquellos que son capaces de ver el asunto desde este punto de vista son capaces de aprender algunas de las mejores y más útiles lecciones de la vida, y por lo tanto están preparados para las cosas gloriosas que vienen; mientras que aquellos que permiten que la fe vacile en tiempos de prueba, y que caminan con el Señor y tienen confianza en Él sólo cuando son los receptores de favores milagrosos, son correspondientemente débiles, y correspondientemente no están preparados para el Reino. Y así como estas lecciones son necesarias para el individuo, también lo son para la Iglesia en su conjunto, como en el caso de Santiago y la Iglesia en nuestra lección. En cuanto a Santiago, poco podía importarle el modo en que el Señor efectuara su "huida" si, en la sabiduría del Señor, había terminado su curso, perfeccionado su carácter y resistido la prueba. En cuanto a la Iglesia, podía aprender una lección importante; a saber, que Dios, aunque se complacía en usar a los Apóstoles y a diversos organismos en la prosecución de Su obra, no dependía en absoluto de ellos, sino que uno o todos ellos podían ser abandonados y, sin embargo, el Señor era plenamente competente para dirigir Su propia obra y cumplir todas las bondadosas promesas de Su Palabra. R3002





 "¡HÁGASE TU VOLUNTAD!"

-----

Señor mío, hágase tu voluntad, no la mía:
Cualquiera que sea el camino que tu amor elija para mí,
A través de las arenas del desierto, o junto al mar,- ¡Hágase
tu voluntad!

¡Oh, que se haga tu voluntad en mí!
Si el trabajo de la "siega" es para mí tu voluntad,
O si tan sólo sufro y estoy quieto,- ¡Hágase
tu voluntad!

Padre mío, hágase tu voluntad:
Si el cáliz que me das a beber es dulce,
te alabaré; pero si es amargo, no me arredraré,
¡hágase tu voluntad!

Que por siempre se haga tu voluntad:
La peregrinación, sea corta o larga, ¡hágase
tu voluntad!
 -G. W. Seibert.


 ====================


 :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Para descargar  el Libro de ADAN A SION en español…dale clip al siguiente enlace…Una Gran Bendición te espera al conocer el Plan Divino de Nuestro Creador



                     https://drive.google.com/file/d/1CxlrBt5V3ozxEk0joNWx45Q73Z11bCyY/view


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::





Boaz Bible Students, somos  un grupo de cristianos que se dedican al Estudio de La Palabra de Dios. Tenemos estudios bíblicos verso a verso, participamos en ferias locales para animar a nuestros compañeros cristianos a mirar más profundamente en sus Biblias y tener una relación más cercana con Dios.

Si deseas investigar más a fondos diferentes temas bíblicos puedes visitar los siguientes sitios:

https://www.boazbiblestudents.es/

HuntsvilleBible.com

(Sitio en Ingles)

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier tema que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos a la dirección de abajo o puedes enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

 United States, Alabama


 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

La Tarea del Pastor // The Pastor’s Task – Parte 1

  “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia de Dios,...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)