domingo, 16 de abril de 2023

LA OSCURA HORA DE GETSEMANÍ (MATEO 26:36-46)

 

"El Hijo del hombre es entregado en manos de pecadores"-V. 45.


Después de celebrar, como judíos, la Cena Pascual y de instituir el Memorial de su muerte con el pan y el cáliz, y después que Judas salió para traicionarlo, Jesús y sus discípulos abandonaron el aposento alto de Jerusalén. Cruzaron la ciudad hasta la puerta y atravesaron el valle del Cedrón para ascender por la ladera del monte de Los Olivos hacia el huerto de Getsemaní. Este huerto, cuyo nombre significa “lagar de aceite”, según cuenta la tradición, pertenecía a la familia de los apóstoles Juan y Santiago. Por esta razón, el Señor y sus discípulos se sintieron como en casa allí. San Marcos, escritor de uno de los Evangelios pero no uno de los Apóstoles, se cree que era miembro de la misma familia. Uno de los relatos del arresto del Maestro cuenta que entre los que le seguían había un joven envuelto en una sábana que huyó desnudo cuando algunos miembros de la banda intentaron apresarlo. Según la tradición, ese joven fue conocido años después como San Marcos.

Esa noche fue la más memorable para el Maestro. Conocía perfectamente el significado de cada detalle de la Pascua y sabía que era el Cordero de Dios, antitípico, cuya muerte se consumaría al día siguiente mediante la crucifixión. Sin embargo, sus pensamientos estaban con sus queridos discípulos y se dedicó a darles las últimas palabras de aliento e instrucción. Y así lo hizo. Tres capítulos del Evangelio de San Juan registran los incidentes del tiempo transcurrido entre la salida del aposento alto y la llegada a Getsemaní, el lugar del lagar de aceite. “Judas, el traidor, conocía bien el lugar ya que Jesús iba allí a menudo con sus discípulos” (Juan 18:2). En San Juan 14, el Maestro habló a sus discípulos del lugar que iría a prepararles y les prometió enviar al Espíritu de la Verdad como Consolador para mostrarles las cosas venideras. En el capítulo 15 les dio la parábola de la Vid y los sarmientos y les aseguró que ya no serían siervos sino amigos. "Porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer." En el capítulo 16 les explicó que debían esperar persecuciones si querían compartir sus sufrimientos y estar preparados para compartir su gloria.

El Maestro les dijo a sus discípulos que por un poco de tiempo no lo verían, pero luego, de nuevo por un poco de tiempo, lo verían. Desde el punto de vista divino, comparado con la eternidad, su ausencia no sería más que un breve momento. Entonces, gracias al “cambio” de la resurrección, le verían porque serían hechos semejantes a él. Les advirtió que "En el mundo tendréis tribulación; pero confiad, yo he vencido al mundo". Les dijo que les había dado estas cosas para que “en mi tengáis paz”. En el capítulo 17 del Evangelio de San Juan se registra su maravillosa oración al Padre en favor de sus seguidores: no sólo por los Apóstoles sino también por todos aquellos que creerían en él por medio de su palabra.

 

EN EL HUERTO DE GETSEMANÍ

 

Mientras conversaban, llegaron al Huerto de los Olivos, donde se encontraba la prensa para extraer el aceite de las aceitunas. Al llegar a la entrada, Jesús ordenó a ocho de sus discípulos que se quedaran vigilando. Él, junto con sus queridos amigos Pedro, Santiago y Juan, se alejó un poco más. Sin embargo, al darse cuenta de que ni siquiera sus amigos más cercanos podían comprender su dolorosa situación, decidió alejarse aún más para hablar con el Padre en soledad. Los discípulos, confundidos y asombrados por las palabras que habían escuchado de sus labios, no lograban entender la verdadera situación. Pensaban que todavía había algo oculto o parabólico en sus palabras. Aunque velaban con él, el cansancio los venció y cayeron en un profundo sueño. El espíritu estaba dispuesto, pero la carne era débil.


El espíritu estaba dispuesto, pero la carne era débil


Si alguna vez te has preguntado por qué el Maestro buscaba la soledad para orar con tanta frecuencia, la respuesta se encuentra en las palabras de Isaías: “He pisado solo el lagar, y del pueblo no había nadie conmigo” (Isaías 63:3). Aunque sus discípulos y seguidores lo amaban profundamente, él estaba solo. Solo él había sido engendrado por el Espíritu Santo. Sus seguidores no podían experimentar la misma bienaventuranza ni ser engendrados por el Espíritu hasta que su sacrificio hubiera concluido y él apareciera en la presencia de  Dios para aplicarles su mérito imputado. Solo entonces podrían unirse a él en los sufrimientos de este tiempo presente y compartir con él las glorias venideras.

San Pedro nos cuenta que nuestro Señor ofreció fuertes clamores y lágrimas al que podía salvarle de la muerte y fue escuchado en su temor. ¿Pero por qué temía? ¿No se enfrenta toda la humanidad a la muerte, algunos con valor y otros con bravuconería? La diferencia radica en que el Maestro tenía una perspectiva distinta sobre la muerte. Nosotros nacimos muriendo, nunca conocimos la vida perfecta y siempre supimos que no hay escapatoria de la muerte. Pero para él fue diferente. Sus experiencias en el plano espiritual antes de venir al mundo estaban relacionadas con la vida, la perfección de la vida. “En él había vida” incontaminada, porque era santo, inofensivo, sin mancha y separado de los pecadores. Su vida no procedía de Adán.

Él sabía que en su perfección tenía derecho a la vida si vivía en perfecta conformidad con los requisitos divinos. Pero también sabía que había aceptado renunciar a todos sus derechos terrenales y permitir que le fuera arrebatada la vida mediante una Alianza especial con Dios, “una Alianza por sacrificio”. El Padre le había prometido una gran recompensa de gloria, honor e inmortalidad a través de la resurrección de entre los muertos, pero esto dependía de su obediencia absoluta en cada palabra, pensamiento y obra. La pregunta era: ¿Había sido absolutamente leal a Dios en todo? Si no, la muerte significaría para él la extinción eterna del ser; no sólo la pérdida de la gloria celestial prometida como recompensa, sino la pérdida de todo. ¿Podemos extrañarnos de que no lo comprendiera? La hora parecía tan oscura y dijo: “Mi alma está muy triste”. Sabía que iba a morir y que la muerte era necesaria. Pero al día siguiente se cernía ante él una vergonzosa ejecución como blasfemo, criminal y violador de la ley divina. ¿Podría ser posible que hubiera tomado para sí el honor debido al Padre? ¿Podría haberse apartado de la plena obediencia a la voluntad del Padre? ¿Significaría esta crucifixión como criminal la pérdida del favor divino? ¿Era necesario morir así? ¿No podría pasar esta copa de ignominia? Entonces oró con gran agonía. Y aunque los manuscritos griegos más antiguos no mencionan que sudó grandes gotas de sangre, la ciencia médica nos dice que tal experiencia no habría sido imposible en una agonía nerviosa, tensa y mental. Pero observamos la hermosa sencillez con que concluyó su oración: “Sin embargo, Padre mío, no se haga mi voluntad, sino la tuya.”

¡Qué maravillosamente inocente y pura es la fe y la confianza, incluso en medio de la agitación más agotadora! San Pablo nos cuenta que fue escuchado en sus temores. ¿Cómo? La respuesta divina llegó a través de manos angélicas. Un ángel apareció y le brindó consuelo: le ayudó en su necesidad. “¿No son todos espíritus servidores, enviados para ayudar a aquellos que heredarán la salvación?” (Hebreos 1:14) No conocemos las palabras exactas con las que este ministerio celestial se expresó al Maestro en su humildad y tristeza, pero sí sabemos que debió haber sido con una seguridad completa del favor, la compasión y el amor del Padre Celestial. Fue escuchado en sus temores. Recibió la certeza de que agradaba al Padre, de que había sido fiel a su pacto y de que tendría la resurrección prometida.

Desde aquel momento en adelante, el Maestro fue el más sereno de todos los involucrados en los grandes acontecimientos de aquella noche y del día siguiente. Los oficiales, los sirvientes, el Sanedrín, los sacerdotes, Herodes y sus guerreros, Pilato y sus soldados, y la multitud vociferante: todos estaban agitados y angustiados. Sólo Jesús estaba en calma. Esto se debía a que tenía la seguridad del Padre de que todo estaba bien entre ellos. Así como esta bendita seguridad dio valor al Maestro, así también sus seguidores han descubierto desde entonces que “Si Dios está con nosotros, ¿quién puede estar contra nosotros?”. Si tenemos la paz de Dios reinando en nuestros corazones, está más allá de toda comprensión humana.

 

JUDAS EL INGRATO APÓSTATA

 

El mundo está repleto de personajes que decepcionan tristemente. Todos fallamos en muchas cosas. El egoísmo, la mezquindad, la maldad, el orgullo, etc., son los rasgos más lamentables de la familia humana. Pero aún así, ¿hay algo más reprensible que el ingrato que traiciona a su mejor amigo?

El mundo comparte una opinión sobre personajes como Judas. Y aunque es un ejemplo notable, no es en absoluto una excepción; hay muchos como él. Algunos de ellos viven hoy en día. Pero quien pueda ver la mezquindad de tal carácter con un enfoque razonablemente claro, seguramente se salvará de manifestar tal comportamiento, por muy mezquina que sea su disposición. El hombre capaz de vender a su Maestro por treinta monedas de plata es justamente despreciado por toda la humanidad. No fueron sólo las treinta monedas lo que influyó en el ingrato. Más bien fue el orgullo. Había soñado con asociarse con el Maestro en un trono terrenal. Había puesto su fe en esta expectativa. Ahora el mismo Maestro le explicaba más detalladamente que el trono aún no estaba a la vista; que pertenece a una época posterior a ésta, y que sólo se dará a aquellos que demuestren ser leales y fieles hasta la muerte. En la mente de Judas el asunto no tomó el camino más sabio mejor. Despreciando al Gran Maestro, el engañado probablemente pretendía que la entrega fuera meramente temporal -una lección al Maestro para que no hablara de esa manera, para que no llevara las cosas demasiado lejos-, un incentivo para él, que le obligara a ejercer su poder para resistir a los que buscaban su vida y así, exaltándose a sí mismo, dar a sus discípulos la parte del Reino que había prometido, o, en su defecto, echar por tierra todo el proyecto. Ay, el amor al dinero y al poder hinchan y hacen delirar a algunos que se embriagan de ambición. ¡Cuán necesario es que todos los seguidores del Señor recuerden el mensaje: “El que se humilla será ensalzado, y el que se ensalza será humillado”! “Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte a su debido tiempo”. Mateo 23:12; 1 Pedro. 5:6.    R4707


 ¿Hay algo más reprensible que el ingrato que traiciona a su mejor amigo?


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Para descargar  el Libro de ADAN A SION en español…dale clip al siguiente enlace…Una Gran Bendición te espera al conocer el Plan Divino de Nuestro Creador



                     https://drive.google.com/file/d/1CxlrBt5V3ozxEk0joNWx45Q73Z11bCyY/view


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::





Boaz Bible Students, somos  un grupo de cristianos que se dedican al Estudio de La Palabra de Dios. Tenemos estudios bíblicos verso a verso, participamos en ferias locales para animar a nuestros compañeros cristianos a mirar más profundamente en sus Biblias y tener una relación más cercana con Dios.

Si deseas investigar más a fondos diferentes temas bíblicos puedes visitar los siguientes sitios:

https://www.boazbiblestudents.es/

HuntsvilleBible.com

(Sitio en Ingles)

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier tema que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos a la dirección de abajo o puedes enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

 United States, Alabama

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

https://bibliotecateologica.click/es/

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

La Tarea del Pastor // The Pastor’s Task – Parte 1

  “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia de Dios,...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)