viernes, 3 de febrero de 2023

PODEMOS PERMANECER EN SU AMOR EN TODO MOMENTO

El fruto del Espíritu es el amor. Gálatas 5:22

 

Es fácil comprender por qué he elegido este tema. Hemos hablado de  la gran necesidad de que los creyentes se reúnan y se unan en un solo espíritu y un solo cuerpo. Hemos dicho que una de las grandes razones por las que Dios no puede bendecir es la falta de amor en la iglesia. Cuando el cuerpo está dividido, la fuerza disminuye.

Sólo cuando los creyentes permanezcan como un solo cuerpo, uno ante Dios en la comunión del amor, uno hacia los demás en profundo afecto, uno ante el mundo en un amor que el mundo pueda ver - sólo entonces tendrán el poder de obtener la bendición que piden a Dios. Recuerda que un recipiente agrietado o roto en muchos pedazos no puede llenarse. Puedes coger un trozo de una vasija rota y sacar un poco de agua de ella, pero si quieres que la vasija esté llena y sea útil, debe estar entera. Esto es literalmente cierto de la iglesia de Cristo, y si hay algo por lo que todavía debemos orar, es esto: "Señor, haznos uno por el poder del Espíritu Santo; deja que el Espíritu Santo, que en Pentecostés hizo de todos ellos un solo corazón y una sola alma, haga su bendita obra entre nosotros...". Alabado sea Dios, podemos amarnos con un amor divino, pues "el fruto del Espíritu es el amor": entrégate al amor y vendrá el Espíritu Santo; recibe al Espíritu y te enseñará a amar más.

La razón, por supuesto, de que el fruto del Espíritu sea el amor es que Dios es amor. ¿Y eso qué significa? Es la naturaleza misma y el ser de Dios deleitarse en comunicarse a sí mismo. Dios no conoce el egoísmo. No se guarda nada para sí. La naturaleza de Dios es siempre dar. En el sol, la luna y las estrellas, en cada flor que ves, en cada pájaro del cielo, en cada pez del mar. Dios imparte vida a sus criaturas. Incluso los ángeles que rodean su trono, los serafines y querubines, que son llamas de fuego, reciben su brillo y gloria de la presencia de Dios. Y Dios se alegra de derramar su amor sobre nosotros, sus hijos redimidos. Desde toda la eternidad Dios ha tenido a su Hijo unigénito. El Padre le dio todo, y nada de lo que Dios tenía le fue retenido. Dios es amor.

Uno de los antiguos Padres de la Iglesia decía que la mejor manera de entender a Dios era a través de la revelación del amor divino: el Padre, el amoroso, la Fuente del Amor; el Hijo, el amado, el Depósito de Amor en el que se derramó el amor; y el Espíritu, el amor vivo que unió a ambos y luego se desbordó en este mundo. El Espíritu de Pentecostés, el Espíritu del Padre y el Espíritu del Hijo, es amor. Cuando el Espíritu Santo venga a nosotros y a los demás, ¿será menos Espíritu de amor de lo que es en Dios?

No puede ser; Dios no puede cambiar Su naturaleza. El Espíritu de Dios es amor, y el fruto del Espíritu es amor.

El amor siempre ha sido la única gran necesidad de la humanidad; esto es lo que la redención de Cristo debía lograr: restaurar el amor en este mundo. Cuando el hombre pecó, triunfó el egoísmo: se buscó a sí mismo en vez de a Dios. Adán acusó inmediatamente a la mujer de haberle descarriado. El amor a Dios había desaparecido, el amor al hombre se había perdido. De los dos primeros hijos de Adán, uno se convirtió en el asesino de su hermano. ¿No nos dice esto que el pecado ha privado al mundo del amor? La historia del mundo es una historia de amor perdido. El Señor Jesucristo vino del cielo como Hijo del amor de Dios: "Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo unigénito”. El Hijo de Dios demostró lo que es el amor. Vivió una vida de amor en la tierra, en comunión con sus discípulos, en compasión por los pobres y miserables, en amor incluso por sus enemigos, y murió la muerte de amor. Y cuando ascendió al cielo, envió el Espíritu de amor para desterrar el egoísmo, la envidia y el orgullo, y llevar el amor de Dios al corazón de los hombres. El fruto del Espíritu es el amor.

¿Y cuál fue la preparación para la promesa del Espíritu Santo? Esa promesa se encuentra en Juan 16. Pero recuerda lo que le precede en el capítulo trece. Antes de prometer el Espíritu Santo, Cristo dio un nuevo mandamiento y dijo algunas cosas maravillosas sobre él. Una de ellas fue: "Como yo os he amado, amaos también los unos a los otros". Para ellos, Su amor agonizante debía ser la única ley de su conducta e interacción mutua. ¡Qué mensaje para aquellos  pescadores, para aquellos  hombres llenos de orgullo y egoísmo!

"Aprended a amaros", dijo Cristo, "como yo os he amado". Y por la gracia de Dios lo hicieron. Cuando llegó Pentecostés tenían un solo corazón y una sola alma. Cristo lo hizo por ellos.

Y luego dijo: "En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si os tenéis amor los unos a los otros". Todos sabéis lo que es llevar una insignia. Cristo dijo a sus discípulos, en efecto: "Os doy una insignia, y esa insignia es el amor; esa ha de ser vuestra marca. Es lo único en el cielo o en la tierra por lo que los hombres pueden conocerme". ¿No deberíamos temer que el amor haya huido de la tierra? Si preguntáramos al mundo si nos ha visto llevar la insignia del amor, ¿cuál sería su respuesta? Tal como el mundo ve a la Iglesia de Cristo, ¿puede encontrar un lugar donde no haya disputas ni separación? Pidamos a Dios con un solo corazón que podamos llevar la insignia del amor. Dios es capaz de darla.

Sólo el amor puede expulsar y vencer nuestro egoísmo. El egoísmo, (el yo), es la gran maldición, ya sea en la relación con Dios o con los demás: pensar sólo en uno mismo y tratar de buscar lo nuestro. El yo es nuestra mayor maldición. Pero, alabado sea Dios, Cristo vino a redimirnos del yo. A veces hablamos de la liberación de la vida egoísta, y deberíamos alabar a Dios por cada palabra que se pueda decir para ayudarnos, pero me temo que algunas personas piensan que la liberación de la vida egoísta significa que no tendrán más problemas para servir a Dios, y olvidan que la liberación de la vida propia o egoísta significa ser un recipiente que desborda amor hacia todos cada día.

Aquí tenemos la razón por la cual tantas personas oran por el poder del Espíritu Santo y sin embargo reciben tan poco de él. Oran pidiendo poder para su trabajo y para recibir bendiciones, pero no han orado pidiendo poder para liberarse completamente de sí mismos. Eso significa no sólo el yo justo en relación con Dios, sino también el yo sin amor en relación con los hombres. Pero hay liberación: "El fruto del Espíritu es amor". Les traigo la gloriosa promesa de que Cristo es capaz de llenar nuestros corazones de amor.

Muchos de nosotros nos esforzamos por amar. Incluso nos obligamos a amar. No es que esté del todo mal, quizá sea mejor que nada, pero el resultado suele ser triste. El fracaso continuo es su fruto. La razón es simplemente ésta: Nuestros propios esfuerzos por amar no son iguales a que el Espíritu Santo derrame el amor de Dios en nuestros corazones. Cuántas veces hemos limitado el texto "El amor de Dios se derrama en nuestros corazones". A menudo se entiende en el sentido de que significa el amor de Dios hacia mí. Pero ¡qué limitación! Eso es sólo el principio. Significa el amor de Dios en su totalidad, en su plenitud como un poder que me habita, un amor de Dios hacia mí que salta hacia Él en amor, y se desborda hacia los demás en amor, el amor de Dios hacia mí, mi amor hacia Dios, y mi amor hacia los demás. Estos tres aspectos son uno; no se pueden separar. Creed que el amor de Dios puede permanecer en nosotros en todo momento.

Qué poco lo hemos entendido. ¿Por qué un cordero es siempre manso? Porque es su propia naturaleza ser manso. ¿Le cuesta al cordero algún trabajo o esfuerzo ser manso? ¿Estudia el cordero para ser manso? ¿Por qué es tan fácil? Es su naturaleza. Del mismo modo, la naturaleza del lobo es molestar a las ovejas. Porque ésa es su naturaleza. No tiene que armarse de valor; es inherente.

Entonces, ¿cómo puedo aprender a amar? No puedo realmente aprenderlo o conocerlo hasta que el Espíritu de Dios llene mi corazón con el amor de Dios y comience a anhelar Su amor en un sentido muy diferente del que lo he buscado tan egoístamente: como consuelo y alegría, felicidad o placer para mí mismo. No puedo hasta que empiezo a aprender que "Dios es amor", y lo reclamo y recibo como un poder morador para el sacrificio propio. No podré hasta que comience a ver que mi gloria, mi bendición, es ser como Dios y como Cristo al entregar todo lo que hay en mí por los demás.

¿Cómo puedo aprender a amar? No puedo realmente aprenderlo o conocerlo hasta que el Espíritu de Dios llena mi corazón con el amor de Dios y empiezo a desear su amor en un sentido muy diferente al que lo he buscado tan egoístamente: como consuelo y alegría, felicidad o placer para mí mismo. No puedo hasta que aprenda que "Dios es amor", y lo reclame y reciba como una fuerza interior de abnegación. No puedo hasta que empiezo a ver que mi gloria, mi bendición, es ser como Dios y como Cristo al entregar todo lo que hay en mí por los demás.

¡Que Dios nos lo enseñe! ¡Oh, la divina bienaventuranza del amor con que el Espíritu Santo puede llenar nuestros corazones! "El fruto del Espíritu es el amor".

Cuando hablamos de la vida consagrada, a menudo hablamos de disposición, y algunos han dicho que se le da demasiada importancia. Yo, personalmente, no creo que se le pueda dar demasiada importancia. La disposición es un espejo de si el amor de Cristo llena el corazón. A muchos les resulta más fácil ser santos y felices en la iglesia o en una reunión de oración que en la vida diaria con sus familias y compañeros de trabajo, más fácil ser santos y felices fuera de casa que dentro de ella. ¿Dónde está el amor de Dios? En Cristo. Dios ha preparado una redención maravillosa en Cristo y parte de ella es hacer de nosotros algo sobrenatural. ¿Hemos aprendido a desearlo, a pedirlo y a esperarlo en su plenitud?

Luego está la lengua Basta pensar en la libertad que muchos creyentes dan a su lengua. Dicen: "Tengo derecho a pensar y decir lo que quiera". Cuando hablan unos de otros, cuando hablan de sus vecinos, cuando hablan de otros creyentes, ¡cuántas veces se usan comentarios agudos! Que Dios me guarde de decir nada que no sea cariñoso; que Dios me cierre la boca si no hablo con tierno amor. Pero lo que digo es cierto. Cuán a menudo, aunque los creyentes están unidos en el trabajo, todavía están llenos de críticas agudas, juicios precipitados, opiniones apresuradas, palabras sin amor, desprecio secreto de unos a otros y condenación oculta de los demás. Así como el amor de una madre cubre a sus hijos, se deleita en ellos, y tiene la más tierna compasión por ellos a pesar de sus fracasos, así debería haber en el corazón de cada creyente tal amor incondicional hacia cada hermano y hermana en Cristo. ¿Te lo has propuesto? ¿Lo has buscado? ¿Lo has suplicado? Jesucristo dijo: "Como yo os he amado... amaos los unos a los otros"? No lo colocó entre los demás mandamientos, sino que dijo en efecto: "Este es un mandamiento nuevo: Amaos los unos a los otros como yo os he amado".

                   "Este es un mandamiento nuevo: Amaos los unos a los otros como yo os he amado".

¿Cuál es la razón por la que el Espíritu Santo no puede venir con poder? Recuerden la comparación que usé al hablar de la vasija. Puedo sumergir un pedazo roto de la vasija en agua, pero si una vasija va a estar llena debe estar intacta. Dondequiera que los creyentes se reúnan en cualquier iglesia o misión o ministerio al que pertenezcan, deben amarse unos a otros intensamente para que el Espíritu de Dios pueda hacer Su obra. Hablamos de contristar al Espíritu de Dios por la mundanalidad, el ritualismo, la formalidad, el error y la indiferencia, pero creo que lo que más contrista al Espíritu de Dios es la falta de amor entre Sus hijos. Pidamos a Dios que escudriñe nuestros corazones en busca de un amor como el Suyo.

¿Por qué se nos enseña que el fruto del Espíritu es el amor? Porque el Espíritu de Dios ha venido a hacer de nuestra vida cotidiana una demostración del poder divino y una revelación de lo que Dios puede hacer por sus hijos. Pensemos en la Iglesia en general. ¡Cuántas divisiones! Piensa en las diferentes denominaciones. Tomemos la cuestión de la santidad, de la sangre purificadora, del bautismo del Espíritu: ¡cuántas diferencias causan tales cuestiones entre los queridos creyentes! Que haya diferencias de opinión no me preocupa. Pero ¡cuán a menudo el odio, la amargura, el desprecio, la separación y la acción sin amor han rodeado las verdades más santas de la Palabra de Dios! Así sucedió en la época de la Reforma entre las iglesias luterana y calvinista. ¡Qué amargura había entonces con respecto a la Cena del Señor, que debía ser el vínculo de unión entre todos los creyentes! Y así, a lo largo de los siglos, las verdades más queridas de Dios se han convertido en montañas que nos han separado. Si queremos orar con poder, si deseamos que el Espíritu Santo descienda con poder y sea derramado, debemos pactar con Dios que nos amaremos unos a otros con un amor celestial. Sólo el verdadero amor es lo suficientemente grande como para acoger a todos los hijos de Dios, incluso a los más desamorados, indignos, insoportables y difíciles. Si nuestra entrega absoluta a Dios fue auténtica, entonces debe significar la entrega absoluta al amor divino para que nos llene; ser un siervo del amor es amar a todos los hijos de Dios que nos rodean.

Dios hizo algo maravilloso cuando dio a Cristo glorificado el Espíritu Santo para ser enviado desde el corazón del Padre a sus hijos. No degrademos al Espíritu Santo a un mero poder con el que llevamos a cabo nuestro trabajo -Dios nos perdone- ¡Oh, que el Espíritu Santo sea tenido en honor como un poder que nos llena de la misma vida y naturaleza del Padre y de Cristo!

Necesitamos amor para unirnos unos a otros, así como una pérdida divina en nuestro trabajo por los perdidos que nos rodean. ¿No emprendemos a menudo grandes obras, igual que los hombres emprenden obras filantrópicas, por un espíritu natural de compasión hacia los demás? ¿No emprendemos a menudo una obra cristiana porque nuestro ministro o amigo nos lo pide, o porque vemos la necesidad y respondemos por deber u obligación, pero sin haber recibido el bautismo de amor.

La gente suele preguntar: "¿Qué es el bautismo de fuego?". Yo he respondido que no conozco ningún fuego como el fuego de Dios, el fuego del amor eterno que consumió el sacrificio en el Calvario. El bautismo de amor es lo que la Iglesia necesita; para recibirlo debemos comenzar de inmediato a postrarnos ante Dios en confesión y suplicar: "Señor, haz que el amor del cielo fluya hacia mi corazón”. Sí, si el amor de Dios estuviera en nuestros corazones, ¡qué diferencia habría! Hay muchos que dicen: "Trabajo para Cristo, y siento que podría trabajar mucho más, pero no tengo el don; no sé cómo ni por dónde empezar, no sé qué puedo hacer". Hermano, hermana, pídele a Dios que te bautice con el Espíritu de amor, y el amor encontrará su camino. El amor es un fuego que arderá a través de toda dificultad. ¡Dios nos llene de amor!

Sin amor no podemos hacer nuestro trabajo. Que Dios bautice con amor compasivo a nuestros ministros, a nuestros misioneros, a nuestros evangelistas, a nuestros maestros de escuela dominical, a nuestros jóvenes.

Sólo el amor puede capacitarnos para realizar la obra de intercesión. Ya he dicho que el amor debe capacitarnos para hacer nuestro trabajo. ¿Y sabes cuál es el trabajo más difícil y, sin embargo, el más importante? Es el trabajo de intercesión, el trabajo de acudir a Dios y tomarse tiempo para confiar en Él. Un hombre puede ser un creyente diligente, un pastor entusiasta, un seguidor fiel, pero ¡cuántas veces tiene que confesar que sabe muy poco sobre lo que es esperar en Dios! ¡Que Dios nos conceda este gran don de un espíritu de intercesión, un espíritu de oración y súplica! Déjame pedirte que lo conviertas en un hábito... no dejar pasar otro día sin orar por el pueblo de Dios.

Me parece que hay creyentes que tienen poco en cuenta la verdadera intercesión. Encuentro reuniones de oración en las que oran por sus propios miembros, por sus propias pruebas y problemas, pero apenas van más allá de su pequeño grupo, por no hablar del mundo. Dedique tiempo a orar por la Iglesia en toda la ciudad, en todo el país y en todo el mundo. Es justo orar por los perdidos, como ya he dicho. Que Dios nos ayude a orar más por ellos. Es correcto orar por los misioneros y por el trabajo evangelístico, por los paganos o los inconversos. Pablo dijo que oráramos por los creyentes. La condición de la iglesia de Cristo es indescriptiblemente deficiente. Ruega por el pueblo de Dios para que les visite, ruega por los demás y por todos los creyentes que intentan trabajar para Dios. Deja que el amor llene tu corazón. Pide a Cristo que derrame amor en ti cada día. Recibe la instrucción del Espíritu Santo: Estoy apartado para el Espíritu Santo, y el fruto del Espíritu es el amor. Que Dios nos ayude a comprenderlo.

Hemos mencionado a menudo el lugar de la espera en Dios. Quiera Dios que aprendamos cada día a esperar más en Él. Si esperas en Dios sólo por ti mismo, pronto perderás el poder para hacerlo; pero entrégate al ministerio y al amor de intercesión, y ora más por el pueblo de Dios que te rodea, por el Espíritu de amor en ti y en ellos, y por la obra de Dios con la que todos están conectados. La respuesta seguramente llegará, y tu espera en Dios será la fuente de bendiciones y poder incalculables.

¿Cómo concluyo? Creo que debemos acudir a Dios de nuevo en intercesión. Supliquemos con fe que Dios derrame sobre nosotros un espíritu de amor. ¿Te falta amor para confesarte ante Dios? Entonces haz una confesión y dile: Oh Señor, mi falta de corazón, mi falta de amor: lo confieso. Y luego, mientras arrojas esa falta a sus pies, cree que la sangre te limpia, que Jesús viene en su poderoso poder limpiador y salvador para librarte, y que te dará el santo Espíritu de Dios: el Espíritu de Amor. (Contribuido)




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Para descargar  el Libro de ADAN A SION en español…dale clip al siguiente enlace…Una Gran Bendición te espera al conocer el Plan Divino de Nuestro Creador



                     https://drive.google.com/file/d/1CxlrBt5V3ozxEk0joNWx45Q73Z11bCyY/view


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::





Boaz Bible Students, somos  un grupo de cristianos que se dedican al Estudio de La Palabra de Dios. Tenemos estudios bíblicos verso a verso, participamos en ferias locales para animar a nuestros compañeros cristianos a mirar más profundamente en sus Biblias y tener una relación más cercana con Dios.

Si deseas investigar más a fondos diferentes temas bíblicos puedes visitar los siguientes sitios:

https://www.boazbiblestudents.es/

HuntsvilleBible.com

(Sitio en Ingles)

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier tema que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos a la dirección de abajo o puedes enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

 United States, Alabama

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

https://bibliotecateologica.click/es/

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


 

 

 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

DISCÍPULOS DE CRISTO.// DISCIPLES OF CHRIST

  "Entonces dijo Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discíp...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)