martes, 24 de enero de 2023

EL ARREPENTIMIENTO DE PEDRO

El Señor se volvió y miró fijamente a Pedro. Entonces Pedro recordó la palabra que el Señor le había dicho: "Antes de que cante el gallo hoy, me repudiarás tres veces". Y salió fuera y lloró amargamente.  Lucas 22:61-62


Este fue el momento decisivo en la vida de Pedro. Cristo le había dicho: "Ahora no puedes seguirme". Pedro no podía seguir a Cristo, porque no había llegado al final de sí mismo. Pero cuando se dio cuenta de lo que había hecho y de cómo la profecía de Cristo sobre sus acciones se había hecho realidad, salió y lloró amargamente. En este momento se produjo el gran cambio. Jesús le había dicho antes: "Cuando te hayas convertido, fortalece a tus hermanos". En el lugar de esta nueva revelación de sí mismo, Pedro se convirtió del yo a Cristo.

Doy gracias a Dios por la historia de Pedro. No conozco a ningún otro hombre en la Biblia que dé mayor consuelo a la estructura humana. Cuando observamos su carácter, tan lleno de fracasos, y lo que Cristo hizo de él por el poder del Espíritu Santo, hay esperanza para cada uno de nosotros. Pero recuerda que, antes de que Cristo pudiera llenar a Pedro con el Espíritu Santo y hacer de él una nueva creación, Pedro tuvo que reconocer su fragilidad y sus errores; tuvo que ser humillado. Para entender esto, hay cuatro puntos a considerar: (1) Pedro, el devoto discípulo de Jesús; (2) Pedro, mientras vivía la vida del yo; (3) Pedro, en su arrepentimiento; y (4) la liberación de Pedro del yo.

(1) Pedro, el devoto discípulo de Jesús. Cristo llamó a Pedro para que dejara sus redes de pescar y le siguiera. Pedro lo hizo enseguida y después pudo decir con verdad: "Lo hemos dejado todo y te hemos seguido". Pedro fue un hombre de entrega total, lo abandonó todo para seguir a Jesús. Pedro fue también un hombre de verdadera obediencia. Recuerdas que Cristo le dijo: "Boga mar adentro, y echad la red". Pedro, pescador experimentado, sabía que allí no había peces; habían estado luchando toda la noche y no habían pescado nada. Pero dijo: "En tu palabra echaré la red". Se sometió a la palabra de Jesús. Además, era un hombre de gran fe. Cuando vio a Cristo caminando sobre las aguas, dijo: "Señor, si eres tú, manda que vaya a ti"; y a la voz de Cristo, salió de la barca y caminó sobre las aguas. Pedro era también un hombre de perspicacia espiritual. Cuando Cristo preguntó a los discípulos: "¿Quién decís que soy yo?". Pedro respondió: "Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo". Y Cristo dijo: "Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado un hombre, sino mi Padre que está en los cielos." (Véase Mateo 16:15-19.) Cristo habló de él como de la "roca" y de que tenía las llaves del reino. Pedro era un amigo espléndido y un discípulo devoto de Jesús. Sin embargo, ¡cuántas cosas le faltaban a Pedro!

(2) Pedro vivió la vida del yo. Se complacía a sí mismo, confiaba en sí mismo y buscaba honor para sí mismo. No muy diferente de nosotros antes de la muerte al yo. Justo después de que Cristo le dijera a Pedro: "Esto no te lo ha revelado un hombre, sino mi Padre que está en los cielos", Cristo empezó a hablar de sus sufrimientos. Pedro se atrevió a decir: "¡Nunca, Señor! Esto no te sucederá jamás". Entonces Cristo tuvo que decir: "¡Apártate de mí, Satanás! Me haces tropezar; no piensas en las cosas de Dios, sino en las de los hombres...". Ahí estaba Pedro en su propia voluntad, confiando en su propia sabiduría, y prohibiendo de hecho que Cristo muriera. ¿Qué motivó esto? Pedro confiaba en sí mismo y en sus propios pensamientos acerca de las cosas divinas. Vemos más tarde, más de una vez, que cuando los discípulos se cuestionaban entre sí quién debía ser el mayor, Pedro era uno de ellos. Pensaba que tenía derecho al primer lugar. Buscaba su propio honor incluso por encima de los demás. La vida del yo era fuerte en Pedro.

Cuando Cristo le habló de sus sufrimientos y le dijo: "Apártate de mí, Satanás", continuó diciendo: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame". Ningún hombre puede seguirlo a menos que haga eso. El yo debe ser negado completamente. ¿Qué significa esto? Cuando Pedro negó a Cristo, tres veces dijo que no lo conocía. En otras palabras: "No tengo nada que ver con él; él y yo no somos amigos; niego tener relación alguna con él". Cristo le dijo a Pedro que debía negarse a sí mismo. El yo debe ser ignorado y todas sus pretensiones rechazadas. Esa es la raíz del verdadero discipulado; pero Pedro no lo entendió y no pudo obedecerlo. En consecuencia, cuando llegó la última noche, Cristo le dijo: "Antes de que cante el gallo hoy, me negarás tres veces". Pero con qué confianza en sí mismo dijo Pedro: "Señor, estoy dispuesto a ir contigo a la cárcel y a la muerte". Pedro lo decía de verdad y realmente tenía intención de hacerlo; pero Pedro no se conocía a sí mismo.

Quizá tampoco nos conozcamos muy bien a nosotros mismos. ¿Valoramos nuestra vida personal? ¿Qué hemos hecho con nuestra carne, completamente bajo el poder del pecado? Pedro no lo entendió, y por eso, seguro de sí mismo, llegó a negar a su Señor. Observa como Cristo utilizó la palabra negar dos veces. La primera vez le dijo a Pedro: Niégate a ti mismo, y la segunda vez: “Negarás al Señor” (repudiarás, como lo dicen algunas traducciones). Es una cosa o la otra. No hay alternativa; debemos negarnos a nosotros mismos o negar a Cristo. Hay dos grandes poderes que luchan entre sí: el yo, la vida en el poder del pecado, y Cristo, en el poder de Dios. Uno de ellos debe gobernar en nosotros.

(3) Pedro en su arrepentimiento. Pedro había negado al Señor tres veces antes de que el Señor lo mirara; esa mirada de Jesús debe haber roto el corazón de Pedro. Su mirada expuso el terrible pecado que Pedro había cometido, el terrible fracaso que había sobrevenido, la profundidad en la que había caído, y "Pedro salió fuera y lloró amargamente."

¿Quién puede decir lo que debe haber sido ese arrepentimiento? Durante las horas que siguieron a esa noche y al día siguiente, cuando vio a Cristo crucificado y sepultado, y al día siguiente, el día de reposo,(sábado), ¡qué desesperación y qué vergüenza debe haber experimentado ese día! "¡Mi Señor se ha ido, mi esperanza se ha ido, y yo le he negado! Después de aquella vida de amor, después de la bendita comunión que tuvimos durante tres años, negué a mi Señor. Dios, ten piedad de mí". No creo que sea posible imaginar hasta qué profundidades de humillación se hundió Pedro. Pero ése fue el punto de inflexión y el cambio; el primer día de la semana Cristo fue visto por Pedro, y por la tarde se reunió con los demás. Más tarde, en el lago de Galilea, le preguntó: "¿Me amas?", hasta que Pedro volvió a entristecerse al pensar que le había negado. Dijo apenado, pero con sinceridad: "Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo".


                                                     "Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo".


(4) La liberación de Pedro de sí mismo. Como sabemos, Cristo llevó a Pedro con los demás al estrado del trono y le dijo que esperara allí; el día de Pentecostés vino el Espíritu Santo, y Pedro fue un hombre cambiado. Normalmente sólo detectamos el cambio en Pedro en la audacia y el poder, la perspicacia en las Escrituras y la bendición con que predicó aquel día. Pero hubo algo más profundo y mejor para Pedro. Toda la naturaleza de Pedro había cambiado.

Si quieres verlo, lee la primera epístola o carta de Pedro. Conoces las tendencias anteriores de Pedro a fracasar. Cuando le dijo a Cristo, en efecto, "No debes sufrir nunca; no puede ser" mostró que no había entendido lo que era pasar de la muerte a la vida. Cristo dijo: "Niégate a ti mismo”, y a pesar de eso Pedro negó a su Señor. Cuando Cristo le advirtió: "Me negarás", y él insistió en que nunca lo haría, Pedro demostró lo poco que se entendía a sí mismo. Pero cuando leo su epístola y le oigo decir: "Si sufres como cristiano, no te avergüences, sino alaba a Dios que llevas ese nombre" (1Pedro 4:16) entonces sé que no es el viejo Pedro sino el mismo Espíritu de Cristo respirando y hablando a través de él. Cuando leo lo que dice: "No os sorprendáis de la prueba dolorosa que estáis padeciendo, como si os sucediera algo extraño, sino alegraos de participar en los sufrimientos de Cristo, para que os alegréis cuando se manifieste su gloria", comprendo el cambio que se ha producido en Pedro. En lugar de negar a Cristo, encontró alegría y placer en negarse a sí mismo, incluso entregándolo a la muerte. Por eso, en los Hechos leemos que cuando fue llamado ante el concilio, pudo decir con valentía: "Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres"; pudo volver con los demás discípulos y alegrarse de que se les tuviera por dignos de sufrir por el nombre de Cristo. Así que, queridos lectores, les pido que vean a Pedro totalmente cambiado: el Pedro complaciente, confiado y egoísta, lleno del Espíritu y de la vida de Jesús. Cristo lo ha cambiado por el Espíritu Santo.

¿Cuál es entonces el propósito de esta breve mención de la historia de Pedro? Es la historia de cada siervo que será verdaderamente utilizado por Dios. La historia de Pedro es una profecía de lo que cada uno de nosotros puede recibir de Dios. No sólo debemos orar por la obra de Dios y hablar de ella; no sólo debemos orar por una efusión del Espíritu de amor y para que Dios nos una en el poder del amor; sino que debemos acudir a Dios como individuos. Porque es cuando los siervos individuales son bendecidos que la obra florece y el cuerpo será fuerte y saludable.

Resumamos brevemente las lecciones de la vida de Pedro:

Es posible ser un trabajador muy serio, piadoso, devoto y, hasta cierto punto, exitoso, en quien el poder de la carne es todavía muy fuerte.

Este es un hecho cierto, y sólo Dios conoce la profundidad de ello en nuestro servicio. Pedro, antes de negar a Cristo, había expulsado demonios y sanado enfermos. Hay muchos que han estado sirviendo a Dios con éxito y lo alaban por la bendición, y sin embargo, como en Pedro, la carne tiene libertad y poder significativos. Lo que debemos comprender es que debido a que hay tanta vida propia o personal en nosotros, el poder de Dios no puede obrar en nosotros tan poderosamente como El desea. ¿Te das cuenta de que Dios anhela multiplicar sus bendiciones a través de nosotros? Hablamos del orgullo de Pedro, de la impulsividad de Pedro, de la confianza en sí mismo de Pedro. Pero todos somos culpables del mismo comportamiento. Cuando Cristo dijo: "Niégate a ti mismo", Pedro no entendió ni obedeció el mandamiento - de ahí se derivan todos los fracasos.

Así, puede haber siervos de Dios -pastores, líderes de grandes ministerios, personas con poder, posición y talento, o simples obreros laicos- que trabajan sinceramente para Dios y en los que prima o sobresale la vida personal. Esto es algo en lo que pensar. Le ha sucedido a más de un cristiano que ha trabajado durante muchos años en la iglesia, tal vez ocupando un cargo importante, a quien Dios le ha revelado la vida interior, y que ha quedado completamente avergonzado y quebrantado ante Dios. Pedro salió y lloró amargamente, y la misma reacción puede darse en quienes descubren que  han fallado en  honrar a Dios en presencia de otros.

Es obra de nuestro bendito Señor Jesús revelarnos el poder del yo.

¿Cómo fue que Pedro, de carácter fuerte y lleno de sí mismo, llegó a ser un hombre de Pentecostés y el escritor de su epístola? Fue porque era discípulo de Cristo; Cristo había cuidado de él, le había enseñado muchas cosas maravillosas y lo había bendecido. Las amonestaciones que Cristo le dio formaban parte de su formación; incluso aquella última mirada de amor, cuando Pedro le había traicionado. Incluso en su sufrimiento, Cristo no olvidó a Pedro. El mismo Cristo que condujo a Pedro a Pentecostés está hoy entre nosotros y espera hacerse cargo de todo corazón que esté dispuesto a rendirse a Él.

¿Te encuentras hoy en ese lugar? ¿Estás diciendo: "Este es mi problema; siempre es la vida del yo, la comodidad del yo, la conciencia del yo, el placer del yo y la voluntad del yo; cómo puedo liberarme de ello?". La única respuesta es ésta: Cristo Jesús puede liberarte; Cristo Jesús puede librarte del poder del yo. Sólo te pide que te humilles ante Él. (Contribuido)

                      "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame".


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Para descargar  el Libro de ADAN A SION en español…dale clip al siguiente enlace…Una Gran Bendición te espera al conocer el Plan Divino de Nuestro Creador



                     https://drive.google.com/file/d/1CxlrBt5V3ozxEk0joNWx45Q73Z11bCyY/view


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::





Boaz Bible Students, somos  un grupo de cristianos que se dedican al Estudio de La Palabra de Dios. Tenemos estudios bíblicos verso a verso, participamos en ferias locales para animar a nuestros compañeros cristianos a mirar más profundamente en sus Biblias y tener una relación más cercana con Dios.

Si deseas investigar más a fondos diferentes temas bíblicos puedes visitar los siguientes sitios:

https://www.boazbiblestudents.es/

HuntsvilleBible.com

(Sitio en Ingles)

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier tema que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos a la dirección de abajo o puedes enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

 United States, Alabama

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

https://bibliotecateologica.click/es/

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::




 

 

 

 

 

 

 

 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

La Tarea del Pastor // The Pastor’s Task – Parte 1

  “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia de Dios,...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)