viernes, 20 de enero de 2023

APARTADO PARA EL ESPIRITU SANTO

 


En la iglesia de Antioquía había profetas y maestros: Bernabé, Simeón llamado Níger, Lucio de Cirene, Manaén (que se había criado con Herodes el tetrarca) y Saulo. Mientras adoraban al Señor y ayunaban, el Espíritu Santo les dijo: "Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado." Así que, después de ayunar y orar, les impusieron las manos y los enviaron. Los dos, enviados por el Espíritu Santo, bajaron a Seleucia y de allí navegaron a Chipre. -Hechos 13:1-4


Nuestro propósito ha sido descubrir la voluntad de nuestro Dios respecto a Su obra y buscarle el poder que la acompaña. La historia de nuestro texto incluye algunos pensamientos preciosos para guiarnos al respecto. La gran lección de los versículos es ésta: El Espíritu Santo es el director de la obra de Dios en la tierra. Si vamos a trabajar para Dios, y si Dios va a bendecir nuestro trabajo, debemos estar en una relación correcta con el Espíritu Santo. Debemos ceder diariamente el lugar de honor que pertenece al Espíritu, para que en todo nuestro trabajo y en toda nuestra vida interior privada, el Espíritu santo tenga siempre el primer lugar. Permítanme señalar algunas reflexiones particulares que sugiere nuestro pasaje.

En primer lugar, vemos que Dios tiene Sus propios planes con respecto a Su Reino. Su iglesia en Antioquía había sido establecida. Dios tenía ciertos planes e intenciones con respecto a Asia y Europa, y los dio a conocer a Sus siervos. Nuestro gran Comandante organizó la campaña, pero Sus generales y oficiales no siempre conocen los grandes planes. A menudo reciben órdenes selladas y tienen que esperar de Él lo que les da como órdenes. Dios en el cielo tiene planes específicos; no podemos dudarlo. Dios tiene deseos y una voluntad con respecto a la obra que debe realizarse y la forma en que debe hacerse. Bienaventurado el hombre que llega a conocer los deseos de Dios y obra en armonía con Él.

Hace unos años abrimos en Wellington un instituto misionero, ubicado en un edificio grande y hermoso. En nuestros servicios de apertura, el director dijo algo que nunca he olvidado: “El año pasado nos reunimos aquí para poner la primera piedra, y ¿qué había entonces? Nada más que basura, piedras, ladrillos y las ruinas de un viejo edificio que había sido demolido. Colocamos la primera piedra y muy poca gente sabía qué aspecto tendría el edificio cuando estuviera terminado. De hecho, nadie la conocía perfectamente en todos sus detalles, salvo un hombre, el arquitecto. En su mente, todo estaba claro, y cuando el contratista, el albañil y el carpintero venían a hacer su trabajo, simplemente seguían sus órdenes. A medida que los obreros obedecían las instrucciones, la estructura avanzaba según lo previsto, y este edificio no es más que la colocación de los cimientos de una obra de la que sólo Dios conoce el resultado." Pero Dios tiene a sus obreros y sus planes claramente trazados; nuestra posición es esperar que Dios nos comunique tanto de su voluntad como sea necesario para cada momento.

Simplemente debemos ser fieles en obediencia, cumpliendo Sus órdenes. Dios tiene un plan para Su iglesia en la tierra. Por desgracia, a menudo hacemos nuestros propios planes y pensamos que sabemos lo que hay que hacer. Primero pedimos a Dios que bendiga nuestros frágiles esfuerzos en lugar de negarnos rotundamente a seguir adelante a menos que Dios vaya delante de nosotros. Dios ha planeado  la obra y la extensión de Su reino. El Espíritu Santo tiene esta tarea  y responsabilidad.  El trabajo que debe realizar  la iglesia es obra del Espíritu Santo. Que Dios nos ayude a todos a tener miedo de tocar "el arca de Dios" excepto cuando seamos guiados por el Espíritu Santo.

Entonces el segundo pensamiento es que Dios está dispuesto y es capaz de revelar a Sus siervos cuál es Su voluntad. Sí, las comunicaciones siguen bajando del cielo. Lo que el Espíritu Santo dijo a la iglesia en Antioquía, también habla a la iglesia de Dios y a Su pueblo hoy. El Espíritu lo ha hecho muchas veces. El Espíritu ha venido a individuos, y por su enseñanza divina los ha conducido a campos de trabajo que otros no podían entender o aprobar al principio, a maneras y métodos que no se recomendaban a la mayoría. Pero el Espíritu Santo sigue enseñando al pueblo de Dios. Gracias a Dios, tanto en nuestras organizaciones misioneras como en nuestro trabajo eclesiástico en casa, en mil formas, la guía del Espíritu Santo es conocida; pero sin duda estamos dispuestos a confesarlo: es demasiado poco conocida. No hemos aprendido a esperar en Él lo suficiente como para conocer plenamente su voluntad.

No sólo pidas poder a Dios. Muchos creyentes tienen su propio plan de servicio, pero Dios debe enviar el poder. Ellos trabajan en su propia voluntad y manera y piensan que Dios debe dar la gracia. Esta es la razón por la que Dios tan a menudo da tan poca gracia y tan poco éxito. Tomemos nuestro lugar ante Dios y digamos: "Lo que se hace en la voluntad de Dios, tendrá el poder  de Dios; lo que se hace en la voluntad de Dios debe tener también la bendición de Dios." Y así, que nuestro primer deseo sea que se revele la voluntad de Dios.

Si preguntas si es fácil recibir estas comunicaciones del cielo, puedo darte la respuesta. Es fácil para aquellos que están en correcta comunión con Dios y que entienden el arte de esperar en Él. ¿Cuántas veces hemos preguntado cómo podemos conocer la voluntad de Dios? Cuando la gente está perpleja, ora fervientemente para que Dios le responda de inmediato. Pero Dios sólo puede revelar su voluntad a un corazón humilde, tierno y tranquilo. Dios puede revelar Su voluntad en la perplejidad y la dificultad sólo a un corazón que ha aprendido a obedecerle y honrarle en las pequeñas cosas de la vida diaria.

Esto nos lleva a mi tercera reflexión: ¿Cuál es la disposición en la que el Espíritu revela la voluntad de Dios? ¿Qué leemos en nuestro texto? Había una serie de hombres ministrando al Señor y ayunando cuando el Espíritu Santo vino y les habló. Algunas personas entienden este pasaje comparándolo con una reunión del comité de misiones de nuestros días. Se nos llama la atención sobre un campo misionero abierto, y decidimos comenzar una obra allí. Prácticamente hemos resuelto el hecho, y luego oramos al respecto. Pero nuestra posición está fuera de lugar. Dudo que alguno de los de nuestro texto hubiera considerado Europa, pues más tarde incluso Pablo intentó volver a Asia hasta que la visión nocturna le llamó a la voluntad de Dios. Dios había hecho maravillas, había extendido la iglesia hasta Antioquía, y había dado ricas y grandes bendiciones. Aquí estos hombres están ministrando al Señor, sirviéndole con oración y ayuno. Tienen una profunda convicción: todo debe venir directamente del cielo. Estamos en comunión con el Señor resucitado; desde esta estrecha unión con él nos hará saber lo que quiere. Y allí estaban, callados y esperando, alegres y gozosos, pero profundamente humillados. Oh Señor, parecen decir, somos tus siervos y en ayuno y oración te esperamos. ¿Cuál es tu voluntad para nosotros?

 ¿No le sucedió lo mismo a Pedro? Estaba en el terrado, ayunando y orando, y no esperaba la visión y la orden de ir a Cesarea. Ignoraba cuál podía ser su trabajo. Quiera Dios que ésta sea nuestra posición: nuestros corazones enteramente rendidos al Señor Jesús, separados del mundo e incluso de los ejercicios ordinarios de nuestro caminar cristiano, y entregándonos en intensa oración a mirar a nuestro Señor. En tales corazones se manifestará la voluntad de Dios.

Observe que la palabra ayuno aparece por segunda vez (Hechos 13:2): "Ayunaban y oraban". Cuando oras, te gusta ir a un lugar privado, según el mandato de Jesús, y cerrar la puerta. Te alejas de  los negocios, la compañía, el placer, cualquier cosa que pueda distraer tu deseo de estar a solas con Dios. Sin embargo, el mundo material te sigue hasta allí. Tienes que comer. Estos hombres deseaban aislarse de las influencias de lo material y lo visible, por lo que ayunaron. En la intensidad de sus almas, expresaron su desprendimiento de todo lo terrenal en su ayuno ante Dios. Oh, que Dios nos dé esa intensidad de deseo, esa separación de todo, porque deseamos esperar en Él para que el Espíritu Santo nos revele su bendita voluntad.

                                                                   "Ayuno y oracion"

Mi cuarta reflexión es la siguiente: ¿Qué ha revelado el Espíritu Santo sobre la voluntad de Dios? Está contenida en nuestro apartamiento al Espíritu Santo. Esa es la tónica del mensaje del cielo. "Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado". En efecto, "Dios dijo: Esto es mío y yo me ocupo de ello; he escogido a estos hombres y los he llamado, y quiero que vosotros, que representáis a la iglesia de Cristo en la tierra, los apartéis para mí".

Observen este mensaje en su doble aspecto. Los hombres debían ser apartados para el  Espíritu Santo, y la iglesia debía hacer la obra de separación. El Espíritu Santo podía confiar en que estos hombres lo harían con un  espíritu correcto. Ellos estaban en comunión con el Padre y estaban bajo la guía  del Espíritu Santo. Como estos eran los hombres que el Espíritu Santo había preparado, Dios podía decir de ellos, " Apártalos para mí… "

 

Esto nos lleva a la raíz misma de nuestra necesidad como siervos de Cristo. La pregunta que se hace es: "¿Qué se necesita para que el poder de Dios descanse sobre nosotros, de modo que la bendición de Dios pueda derramarse más abundantemente entre los perdidos en medio de los cuales trabajamos?". La respuesta es: "Quiero  hombres apartados al Espíritu Santo". ¿Qué implica esto? Cristo dijo, hablando del Espíritu Santo: "El mundo no puede recibirlo". Pablo dijo: "No hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que viene de Dios." Esta es la gran necesidad de todo siervo: que el espíritu del mundo sea desplazado por el Espíritu de Dios que entra, tomando posesión de la vida interior y de todo el ser.

 

Sin duda, muchos de nosotros clamamos a menudo a Dios para que el Espíritu Santo venga sobre nosotros como Espíritu de poder para nuestro trabajo, y cuando sentimos esa medida de poder, damos gracias a Dios por ello. Pero Dios desea algo más, algo más elevado. Dios desea que busquemos al Espíritu Santo como un Espíritu de poder en nuestro propio corazón y en nuestra propia vida para vencernos a nosotros mismos y echar fuera el pecado y para obrar la bendita y hermosa imagen de Jesús en nosotros.

 

Hay una diferencia entre el poder del Espíritu como don y el poder del Espíritu para la gracia de una vida santa. Un hombre puede tener a menudo una medida del poder del Espíritu, pero si no gobierna el corazón como el Espíritu de gracia y santidad, la falta se verá en su obra. El hombre puede haber sido eficaz en la evangelización, pero nunca ayudará a las personas a alcanzar un nivel superior de vida espiritual. Y cuando muera, gran parte de su obra también desaparecerá. Pero un hombre que está apartado para el  Espíritu Santo es un hombre que dice: "Padre, que el Espíritu Santo tenga pleno dominio sobre mí - en mi casa, en mi disposición, y en cada palabra de mi lengua, en cada pensamiento de mi corazón, en cada actitud hacia los demás; que el Espíritu Santo tenga plena posesión de mí". ¿Es este el deseo de tu corazón y el pacto con tu Dios - ser un hombre o una mujer apartados  en sumisión al Espíritu Santo? El Espíritu Santo dice: "Apártame...". Que Dios permita que la Palabra entre en lo más profundo de nuestro ser para escudriñarnos, y si Dios nos revela que ahí están la vida propia, la voluntad propia y la exaltación propia, que nos humillemos ante Él. Separémonos plenamente del mundo.

 

Es necesario que dediquemos tiempo a arrodillarnos ante Dios y a pedirle que nos humille bajo su poderosa mano. Quienquiera que seas en el cuerpo de Cristo, eres un siervo apartado al Espíritu Santo. ¿Has reconocido esto por fe? ¿Vives con esta realidad? ¿Ha sido esa tu expectativa de nuestro resucitado y todopoderoso Señor Jesús? Si no es así, ¡que Dios escriba la palabra en nuestros corazones!

Dije que el Espíritu Santo habló a la iglesia de Antioquía como una iglesia capaz de hacer la obra de Dios. Que Dios conceda que nuestras iglesias, nuestras organizaciones misioneras, nuestras escuelas dominicales, nuestros institutos bíblicos estén equipados con pastores, directores, maestros, consejos, comités y obreros que crean en el poder y la capacitación del Espíritu Santo para hacer su trabajo.

 

Mi quinto pensamiento es que esta asociación con el Espíritu Santo en Su obra se convierte en una cuestión de acción consciente. Los hombres de la iglesia de Antioquía apartaron a Pablo y Bernabé, y luego se dice de estos dos hombres que, enviados por el Espíritu Santo, bajaron a Seleucia y de allí navegaron a Chipre. El Espíritu Santo hace su parte, y a nosotros se nos encarga hacer la nuestra. Después de la ordenación de los hombres a la tierra, está escrito en la Palabra inspirada de Dios que fueron enviados por el Espíritu Santo.

 

Vemos cómo esta asociación nos llama a una nueva oración y ayuno. Habían estado ayunando y sirviendo al Señor durante algún tiempo, tal vez varios días; el Espíritu Santo les dio instrucciones para el trabajo e inmediatamente se reunieron para orar y ayunar más. Con este espíritu obedecieron el mandato de su Señor. Esto nos enseña que no sólo al comienzo de nuestro trabajo cristiano, sino a lo largo de todo el camino, necesitamos recibir nuestra fuerza a través de la oración. Si hay un pensamiento sobre la Iglesia que me invade con una tristeza abrumadora, un pensamiento sobre mi propia vida del que me avergüenzo, y un pensamiento que siento que la Iglesia no ha aceptado o comprendido del todo: es el maravilloso poder que la oración está destinada a tener en el reino, ¡y lo hemos aprovechado tan poco!

 

Puede que hayas leído la expresión de Christian en el gran libro de John Bunyan, El progreso del peregrino, cuando descubrió que tenía en su pecho la llave que abriría la mazmorra. Tenemos esa llave que puede abrir el mundo del paganismo que nos rodea. Pero estamos mucho más ocupados con nuestro trabajo que con la oración. Creemos más en hablar con extraños que en hablar con Dios. Aprende de estos primeros cristianos que la obra que el Espíritu Santo ordena debe llamarnos a un nuevo ayuno y oración, a una nueva separación de la mente y los placeres del mundo, a una nueva consagración a Dios y a Su comunión. Estos hombres se sometieron al ayuno y a la oración, y si hubiera más oración en nuestro trabajo cristiano diario, habría más bendición en nuestra vida interior. Si estuviéramos convencidos de que nuestra única fuerza reside en morar cada momento con Cristo, cada momento permitiendo que Dios obre en nosotros si ése fuera nuestro espíritu, ¿no serían nuestras vidas más santas? ¿No serían más fructíferas?

 

Hay pocas advertencias en la Palabra de Dios que sean más solemnes que la que encontramos en Gálatas 3, donde Pablo pregunta: "Habiendo comenzado por el Espíritu, ¿buscáis ahora alcanzar vuestra meta por el esfuerzo humano?" ¿Entiendes lo que esto significa? Existe el peligro en el trabajo cristiano, como en nuestra vida cristiana, que se inicia con mucha oración y en el Espíritu Santo, de un desvío gradual hacia los caminos de la carne y la dependencia de nuestras propias fuerzas. Al principio de nuestra perplejidad e impotencia orábamos a menudo a Dios; Dios respondía y bendecía; nuestro caminar y trabajo se perfeccionaban y nuestra fe se agrandaba; pero gradualmente la vida y el trabajo diarios tomaron tal posesión de nosotros que el poder del Espíritu desapareció casi por completo. Tomemos nota, pues, y recordemos que la iglesia primitiva se puso en marcha con nuevas oraciones y ayunos, y con aún más oraciones y ayunos, para que esta compañía de discípulos cumpliera el mandato del Espíritu Santo. Esperar en Dios es nuestro trabajo más elevado e importante. El Espíritu Santo viene en respuesta a la oración de fe.

 

Recordaréis que cuando el exaltado Jesús ascendió al trono, el escabel del trono fue durante diez días el lugar donde Sus discípulos que esperaban clamaron a Él. Y ésa es la ley del reino: el Rey en el trono, los siervos en su escabel, invocándole. Que Dios nos encuentre allí sin cesar.

Mi pensamiento final es sobre la maravillosa bendición que viene cuando se permite que el Espíritu Santo dirija la obra cristiana y se lleva a cabo en obediencia al Espíritu. Conoces la historia de la misión a la que fueron enviados Bernabé y Saulo. Sabes qué poder tenían. El Espíritu Santo los envió, y fueron de lugar en lugar con gran bendición. El Espíritu Santo fue su líder a partir de entonces. Recuerdas que el Espíritu impidió que Pablo volviera a Asia y lo condujo a Europa. ¡Oh, la bendición que descansó sobre esa pequeña compañía de hombres y sobre su ministerio!

 

El secreto está en creer de verdad que Dios tiene muchas bendiciones para nosotros. El Espíritu Santo no sólo tiene poder, sino que también es Espíritu de amor. El Espíritu de Dios vigila este mundo oscuro y todas las esferas de actividad en él. Está dispuesto a bendecir. ¿Por qué no hay más bendiciones? Sólo puede haber una respuesta. No hemos honrado al Espíritu de Dios como deberíamos.

 

¿Puede alguien decir que esto no es verdad? ¿Acaso no  es honesto todo corazón reflexivo al decir: "Dios, perdóname por no honrar al Espíritu Santo, por contristarlo, por permitir que mi carne y mi propia voluntad actúen donde debería haber actuado el Espíritu Santo”. ¡Nuestro pecado es mayor de lo que creemos! No es de extrañar que haya tanta debilidad y fracaso en la iglesia. (Contribuido)

 

  ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Para descargar  el Libro de ADAN A SION en español…dale clip al siguiente enlace…Una Gran Bendición te espera al conocer el Plan Divino de Nuestro Creador



                     https://drive.google.com/file/d/1CxlrBt5V3ozxEk0joNWx45Q73Z11bCyY/view


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::





Boaz Bible Students, somos  un grupo de cristianos que se dedican al Estudio de La Palabra de Dios. Tenemos estudios bíblicos verso a verso, participamos en ferias locales para animar a nuestros compañeros cristianos a mirar más profundamente en sus Biblias y tener una relación más cercana con Dios.

Si deseas investigar más a fondos diferentes temas bíblicos puedes visitar los siguientes sitios:

https://www.boazbiblestudents.es/

HuntsvilleBible.com

(Sitio en Ingles)

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier tema que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos a la dirección de abajo o puedes enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

 United States, Alabama

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

https://bibliotecateologica.click/es/

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

LO QUE PREDICAMOS Y ENSEÑAMOS // WHAT WE PREACH AND TEACH

"Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado." — 1 Corintios 2:2   // "For I...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)