lunes, 3 de octubre de 2022

CRECIMIENTO CRISTIANO

 


“Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros”. (Romanos. 8:11 RVR 1960)

 

Hay una filosofía en el crecimiento y desarrollo del carácter cristiano, como la hay en el crecimiento y desarrollo de la vegetación; y cuanto más nos familiaricemos con los procesos y condiciones naturales de desarrollo y crecimiento en ambos casos, mejor entenderemos cómo cultivar y obtener el fin deseable: la madurez y la frondosidad (fructificación abundante). El agricultor que sólo pone en práctica lo que ha aprendido por accidente, y eso de una manera azarosa, y sólo impulsado al esfuerzo por pura necesidad, no puede esperar los campos fructíferos, las cosechas abundantes y la aprobación bien ganada del agricultor emprendedor y ahorrativo que ha hecho un estudio del negocio y ha traído el conocimiento, cuidadosamente espigado, junto con la empresa y la energía para su ayuda en el trabajo.

Tomemos el ejemplo de un árbol. Si no sabes nada de su cultivo, si no te das cuenta de su necesidad, y si te conformas con plantarla y dejarla sola, su fuerza, en lugar de producir frutos, se utilizará generalmente para madera y hojas; Los gusanos y la podredumbre pueden atacar sus raíces, los insectos pueden picar y marchitar sus escasos frutos; y si continúa en pie, será un estorbo inútil y estéril en el suelo, un anuncio de la negligencia del agricultor, y sólo merecerá que le pongan el hacha en su raíz. Si hubiera sido podado, recortado, protegido de los insectos, etc., bajo la bendición del aire, la lluvia y el sol de Dios, habría sido un árbol fructífero y honorable, pues las leyes de la naturaleza son verdaderas y fieles en todas sus operaciones.

Y las operaciones de la ley moral en el crecimiento y desarrollo del carácter moral no son menos ciertos. En condiciones apropiadas y con un cultivo diligente, el carácter crecerá y se desarrollará, según leyes fijas, y llegará a ser hermoso y fructífero en bendiciones para uno mismo y para los demás; o bien, al carecer del cultivo necesario, incluso en condiciones naturales favorables, se deformará, será inútil y no dará fruto.

Cuando presentamos nuestros cuerpos como sacrificios vivos a Dios, santos y aceptables por el mérito de nuestro Redentor, recibimos el espíritu de adopción en el plano espiritual, como hijos espirituales de Dios; y desde ese momento las facultades y disposiciones de nuestros cuerpos mortales fueron consideradas como nuestro nuevo ser, ahora bajo la dirección y el control del Espíritu de Dios. Y la fidelidad con la que cultivamos está reconocida nueva naturaleza, eliminando persistentemente los viejos hábitos de pensamiento y acción, sustituyéndolos por nuevas virtudes, y entrenándolos para la actividad en el servicio divino, prueba si somos o no dignos de la verdadera nueva naturaleza que se recibirá en la resurrección, a la que está ligado nuestro actual estado embrionario reconocido. Y por supuesto la disposición y el carácter de la nueva criatura embrionaria será la disposición de la nueva criatura perfecta cuando nazca en la resurrección.

El Apóstol, en el texto anterior, afirma que si realmente tenemos el espíritu de Dios en nosotros -a no ser que lo apaguemos o lo alejemos de nosotros-, éste vivificará nuestros cuerpos mortales, los hará vivos para Dios, activos para crecer a su semejanza, y fructíferos en gracias y actividades cristianas. Y añade: "Si alguien no tiene el espíritu de Dios, no es de Él", y que "todos los que son guiados por el espíritu de Dios son hijos de Dios" (Romanos. 8:9,14 KJV Ingles).

Se trata, pues, de crecer, de cultivar en nosotros las disposiciones que nos corresponden como hijos espirituales de Dios, llamados a ser herederos de Dios y coherederos con Cristo.

El apóstol Pedro nos dice cómo cultivar el carácter cristiano, sugiriendo que no podemos hacerlo todo en un día, o en unos pocos días, sino que debe ser un trabajo diario gradual, un proceso de adición - añadiendo virtud a la virtud y gracia a la gracia, día tras día y hora tras hora, diciendo:

"Según os apliquéis, añadid a vuestra fe la virtud, y a la virtud la ciencia, y a la ciencia la templanza, y a la templanza la paciencia, y a la paciencia la piedad, y a la piedad la bondad fraterna, y a la bondad fraterna la caridad". Y añade: "Si hacéis estas cosas, nunca caeréis" (2 Pedro 1,5-7-10).

Esta es una seguridad muy fuerte - que si hacemos estas cosas, estamos seguros de ser aprobados por Dios. Por lo tanto, hacemos bien en considerarlos con especial cuidado. Aquí hay ocho elementos que han de contribuir a la composición del carácter cristiano, añadiéndose unos a otros y siendo asimilados por el germen espiritual de la nueva naturaleza, hasta que se forme el embrión de la nueva criatura, y luego debe seguir creciendo y desarrollándose. Míralos de nuevo, son...

La fe, la paciencia,

La virtud, la piedad,

Conocimiento, bondad fraternal,

La templanza, la caridad (el amor).

Pasemos ahora al examen de conciencia: Que cada uno se pregunte: (1) ¿Tengo la fe a la que el Apóstol se refiere aquí -no la fe en nada ni en nadie, sino la fe en Dios- en su plan de redención mediante el sacrificio vicario o sustitutivo de Cristo, y en todas sus ricas promesas construidas sobre ese fundamento seguro? ¿Confío implícitamente en Él? ¿Es un "Así dice el Señor" el fin de toda controversia, la solución de todas las dudas y la seguridad tranquilizadora en toda perplejidad?

(2) ¿Me esfuerzo por llevar una vida virtuosa? Para el hijo de Dios consagrado a ser un sacrificio vivo, esto implica mucho más que simplemente abstenerse del mal. Implica vivir en la verdad, es decir, en la fidelidad a su pacto, que violar voluntariamente equivaldría a jurar en falso. ¡Cómo tenemos que invocar la asistencia divina en este caso! ¡Y cómo debemos juzgarnos críticamente a nosotros mismos!

(3) ¿Me estoy esforzando, día a día, por adquirir un conocimiento más profundo y completo de Dios, del gran plan revelado en su Palabra, y de los detalles que ahora están en marcha para poder cooperar con Él en su ejecución, y de su voluntad para mí en las relaciones y condiciones particulares en las que ahora me encuentro, independientemente de mi propia voluntad y disposición en cualquier asunto?

(4) ¿Soy moderado - moderado en todas las cosas - en el comer, en el beber, en el vestir, en la limpieza, en la conducta, en el pensar, en el hablar, en el actuar, en el mirar? "Que vuestra moderación [templanza] sea conocida por todos los hombres", dice el apóstol. Que los hombres vean, por nuestra actitud reflexiva, no precipitada y apresurada, sino prudente y reflexiva, en todos los asuntos de la vida, que honramos nuestra profesión.

(5) ¿Soy paciente en la prueba y la disciplina, manteniendo mis sentimientos siempre bajo el control de la razón iluminada, permitiendo que la paciencia haga su trabajo perfecto en el cultivo del carácter, incluso cuando el arado y la grada rompen severamente el subsuelo del corazón, sometiéndome mansamente a la disciplina en cada caso?

(6) ¿Observo cuidadosamente y me esfuerzo por modelar mi carácter y mi forma de actuar según el de Dios? Si soy un padre, o alguien en una posición de autoridad, ¿uso esa autoridad como Dios usa la suya? no para propósitos egoístas, para presumir, o para oprimir o pisotear de alguna manera los derechos individuales dados por Dios a aquellos bajo esa autoridad, sino para la bendición y el beneficio de aquellos bajo esa autoridad, incluso hasta el sacrificio propio, con paciencia, dignidad y gracia, y no con la imperiosidad jactanciosa que es la actitud de los tiranos?

Si soy un hijo, o una persona sujeta a cualquier autoridad, ¿tengo en cuenta el ejemplo de obediencia leal y amorosa que nos proporciona el ejemplo de nuestro querido Señor? Su placer era y sigue siendo hacer la voluntad del Padre a cualquier precio para Él mismo. Como hombre bajo los reinos -las autoridades- de este mundo, y como joven bajo la autoridad de los padres terrenales, fue leal y fiel (Mateo 22:21; Lucas 2:51), pero toda esta autoridad terrenal fue ejercida por sus inferiores personales, aunque eran sus superiores legales. Cuán magníficamente podremos agraciar y llenar cualquier estación que ocupemos en la vida, si estudiamos cuidadosamente y copiamos la piedad, la semejanza de Dios, ya seamos príncipes o campesinos, amos o siervos.

(7) ¿La bondad fraternal caracteriza todas mis acciones? ¿Tiene en cuenta las debilidades heredadas y las desgracias circunstanciales de los demás? ¿Es la bondad fraternal paciente y servicial en la medida en que la sabiduría, en vista de la corrección de estas faltas, puede requerir? y eso, incluso a expensas del interés propio, si es necesario y prudente?

Y si, al mirarme a mí mismo, reconozco defectos de carácter, acepto con gratitud la ayuda ofrecida por un hermano y soporto mansamente la reprimenda, resolviendo que, por la gracia de Dios, superaré estas disposiciones y me mostraré como una ayuda y no como un obstáculo para los demás, aunque me cueste la vida, y que ya no me entretenga con mis antiguas disposiciones, sino que me sumerja en la actividad al servicio de Dios con aquellos que deberían tener mi cooperación en el servicio, en lugar de ser mi carga?

(8) ¿Tengo caridad - amor sin fingimiento - para los injustos e ingratos, como para los buenos y bellos? -un amor que está siempre dispuesto a manifestarse en una actividad sabia y útil para el santo y el pecador; un amor que se compadece, y ayuda, y conforta, y anima, y bendice a todos los que están a su alcance; que anhela las grandes oportunidades, el poder y la gloria de la era venidera, principalmente por sus privilegios de difundir la bendición universal ; ¿Y quién, en armonía con este sentimiento, utiliza cada oportunidad presente sabiamente, y en armonía con el plan divino, para el cumplimiento del mismo propósito - manifestando y cultivando así la disposición que debe encontrarse en cada miembro de esa gloriosa compañía que constituirá el gabinete del Rey en la era venidera? Si esta disposición no se inicia, cultiva y desarrolla aquí, no seremos considerados dignos de este honor y cargo.

Y al igual que en el cultivo de la vegetación, la vigilancia y las precauciones son necesarias para evitar que se marchite y se pudra y para protegerse de las intrusiones de poderes e influencias malignas calculadas para socavar su vida, así la poda, el recorte y el cultivo son necesarios para lograr el objetivo deseado de la fecundidad. Resistiendo al diablo, éste se alejará de nosotros, y continuando pacientemente con el bien, lograremos un desarrollo creciente.

"Si estas cosas están en vosotros y abundan -dice Pedro-, es decir, si las poseéis en alguna medida y seguís cultivándolas, de modo que abunden cada vez más y reinen en vosotros, no os hacen estériles ni infructuosos en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo." La verdad es que para los tales, "la luz está sembrada para los justos", y están seguros de obtenerla: no caminarán en la oscuridad. Si alguno quiere hacer la voluntad de Dios, conocerá la doctrina. Pero el que carece de estas cosas es ciego, y no puede ver de lejos, y ha olvidado que ha sido limpiado de sus pecados anteriores (Juan 7:17)."

"Por lo tanto, hermanos, procurad asegurar vuestra vocación y elección; porque si hacéis estas cosas [si cultiváis diligentemente esta disposición], nunca caeréis. "Siendo plenamente justificados por la fe en el sacrificio de Cristo para vuestra redención, y así santificados (apartados del mundo y consagrados al servicio de Dios) por la verdad, vuestra selección final para esa posición de gloria, honor y servicio, a la que sois llamados, será segura. Y "así se os concederá una entrada abundante en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo".

"Por lo tanto", dice de nuevo nuestro amado hermano Pedro, "no dejaré de recordaros siempre estas cosas. De hecho, creo que es apropiado, mientras esté en este tabernáculo, estimularos recordando estas cosas..... Además, procuraré que después de mi muerte siempre recuerdes estas cosas. Así lo hizo, y la Iglesia todavía puede beneficiarse de sus consejos fraternales.

Mientras que el apóstol Pedro, dirigiéndose a los consagrados, indica clara y explícitamente la manera en que podemos asegurar nuestro llamado y elección al principal favor de Dios, el apóstol Pablo, dirigiéndose a la misma clase, muestra que la negligencia en el desarrollo y cultivo del carácter cristiano implica no sólo la pérdida del principal favor de nuestro alto llamado, sino en última instancia de todo favor, si se descuida deliberada y continuamente. Escribió: "Si vosotros [que habéis asumido el compromiso solemne de sacrificar vuestras vidas al servicio de Dios, para la erradicación del mal] vivís según la carne [con esfuerzos egoístas, simplemente para satisfaceros], moriréis. (Romanos. 8:13.) Dios no tiene uso ni espacio para los que rompen deliberadamente el pacto y los detractores, después de que han sido llevados a conocer la verdad y Su voluntad, y se han comprometido a cumplirla fielmente.

Sin embargo, a pesar de todos nuestros esfuerzos y vigilancia, no podemos, en nuestra condición actual, alcanzar nuestro ideal. La perfección es algo que sólo puede aproximarse en la vida presente. Pero la medida de nuestro esfuerzo para conseguirlo será la medida de nuestra fidelidad y nuestro sincero deseo de lograrlo. Y este esfuerzo no será infructuoso. Si no aparecen frutos, podemos estar seguros de que se ha hecho poco o ningún esfuerzo en el cultivo, la poda, etc. El fruto aparecerá no sólo en el desarrollo de las gracias cristianas del carácter, sino también en el aumento de las actividades. No tenemos que esperar a nuestros cuerpos espirituales e inmortales, que se nos prometen en nuestra resurrección, para comenzar nuestra actividad al servicio de Dios. Si poseemos el espíritu [voluntad, disposición] de esta nueva naturaleza, nuestros cuerpos mortales estarán activos en el servicio de la verdad de Dios incluso ahora. Nuestros pies se apresurarán a hacer sus recados, nuestras manos se apresurarán a cumplir sus órdenes, nuestras lenguas estarán dispuestas a dar testimonio de la verdad, nuestras mentes estarán activas para idear maneras de hacerlo cada vez más abundante y eficazmente. Y así seremos epístolas o cartas vivas, conocidas y leídas por todos los que nos rodean. [R1113]  


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Solicite hoy mismo sus folletos gratuitos y obténga las respuestas a todas estas preguntas. O puede leer los folletos en nuestro sitio web:

 HuntsvilleBible.com

Sitio en Ingles

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier cosa que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos abajo.Puede enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

 

https://bibliotecateologica.click/es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

CÓMO PODEMOS CRECER HASTA CRISTO // HOW WE MAY GROW UP INTO CHRIST (R5977)

  "Hablando la verdad en amor,... creced hasta Él en todas las cosas, que es la Cabeza, incluso Cristo." — Efesios 4:15    //   &...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)