miércoles, 17 de agosto de 2022

LAS RESPONSABILIDADES DE LOS ANCIANOS

 

"Acuérdate de las palabras del Señor Jesús cómo dijo: Más bienaventurado es dar que recibir".                     (HECHOS 20:28-38).

El apóstol Pablo, al salir de Éfeso después de los disturbios que allí se produjeron, decidió volver a visitar Jerusalén, pero primero visitaría las iglesias europeas, de Macedonia y Grecia. Se supone que fue en Macedonia donde escribió su segunda carta a los Corintios; y, en esta gira, mientras estaba en Corinto durante unos tres meses, se supone que escribió su epístola a los Romanos. En esta época, Nerón, de 21 años, era emperador de Roma, y el apóstol Pablo tenía unos 56 años, en la plenitud de su vida y experiencia cristianas.

Nuestra lección encuentra al Apóstol en camino a Jerusalén, en un barco comercial que estaba detenido en el puerto de Mileto, a unas treinta millas de distancia de Éfeso. El número de días que la nave estaría detenida, cambiando la carga, etc., era incierto; por lo tanto, el Apóstol, en lugar de ir a Éfeso, envió un mensaje a los ancianos de la Iglesia de allí para que vinieran a él en Mileto: para que pudiera tener el mayor tiempo posible con ellos, sin perder su barco cuando estuviera listo para partir. Los ancianos vinieron, y nuestra lección registra el discurso del Apóstol a ellos. Es posible que hayan permanecido varios días en su compañía, y probablemente dijo mucho más, pero las palabras finales evidentemente, en la mente de Lucas, que las relató, fueron un epítome de todo el discurso, que generalmente se estima como elocuente y conmovedor. Es un discurso de un superintendente mayor  a los superintendentes  locales, y para ser apreciado debe ser visto desde este punto de vista.

"Tened cuidado con vosotros mismos": bien sabía el Apóstol que quien no vigila su propio corazón no puede servir fielmente a los intereses de la Iglesia en general. La piedad, al igual que la caridad, debe comenzar en casa. En esta línea, Juan Calvino dijo: "Nadie puede preocuparse con éxito por la salvación de los demás si descuida la suya propia, ya que él mismo forma parte del rebaño". El Apóstol también pone de manifiesto este pensamiento, al decir: "Y tened cuidado de todo el rebaño, en el que el Espíritu Santo os ha puesto como superintendentes" -más propiamente, "en el que", como en la Versión Revisada-, pues los superintendentes no deben ser considerados señores del rebaño, sino miembros en él que tienen una responsabilidad respecto a los demás miembros. El cuidado del superintendente no debe limitarse a los miembros más favorecidos del rebaño, ya sea en lo económico, en lo social, en lo educativo o en cualquier otro aspecto; sino que, como declara el Apóstol, debe ser general "para todo el rebaño", incluyendo a los más pobres, así como a los más desprovistos, naturalmente.

Los ancianos no eran necesariamente hombres de edad, según la carne; porque en la Iglesia de Cristo la carne se considera muerta; - su edad, su madurez, su condición de ancianos, es como Nuevas Criaturas. Aunque eran los representantes elegidos de la Iglesia, debían considerar que su responsabilidad provenía de lo alto; por más influencias terrenales que se hubieran asociado a su nombramiento, su obligación era realmente como representantes del Señor, por medio de su santo espíritu. La palabra "Ancianos" aquí es la misma que Presbiterio en 1 Timoteo. 4:14; y la palabra "superintendente"  (o supervisor), es la misma que en otras partes de las Escrituras se traduce como "obispo", que significa alguien encargado de un deber con respecto a otros. Por lo tanto, vemos que esta palabra obispo, o superintendente, ha sido despojada en los tiempos modernos de su simplicidad original. Los ancianos de la Iglesia de Cristo son sus superintendentes, y deben darse cuenta de la responsabilidad del cargo que han aceptado. El apóstol Pablo era un superintendente en un sentido general; como él mismo lo expresa, tenía "el cuidado de todas las iglesias" - particularmente de todas aquellas que, en la providencia del Señor, él había sido el medio de establecer en la verdad, o que aceptaron su ministerio, ya sea en persona o por carta. Si bien el Espíritu Santo tiene la superintendencia de tales asuntos, queda, sin embargo, para la congregación del pueblo del Señor notar la dirección del Espíritu en el nombramiento de los superintendentes, y aceptarla como tal  así como la  supervisión  hacia ellos, creer que es de la providencia del Señor.

El Sr. Thompson-Seton, el renombrado estudioso de los animales salvajes, relata en su obra, "Lives of the Hunted", que "los líderes del rebaño ganan y mantienen su posición como líderes, no por ninguna autoridad sobre el rebaño, sino por el hecho de que han demostrado ser los más sabios en encontrar los mejores pastos y los más exitosos en la protección contra los enemigos, - el rebaño ha aprendido a confiar en ellos". Esto proporciona una buena ilustración de lo que debería ser la actitud del pueblo del Señor hacia aquellos que aceptan como superintendentes o supervisores, ancianos, - de acuerdo con las Escrituras. Pero, ¡ay! encontramos en la iglesia nominal muchos líderes que parecen estar casi desprovistos de las cualidades apropiadas de liderazgo a las que se refiere el Apóstol: (1) supervisar, o velar por los intereses del rebaño en general; y (2) alimentarlo. Debe observarse que la posición de un obispo no da ninguna autoridad sobre la Iglesia, excepto la que proviene propiamente de una gran piedad, sabiduría y experiencia. El rebaño debe ser protegido de los errores de doctrina y de los falsos maestros, y debe ser guiado a los pastos más ricos de la Palabra de Dios, a las experiencias cristianas más brillantes y a los campos de mayor utilidad.

Un prominente escritor sobre este tema dice: - "El Sr. Ruskin, en su Sésamo y Lirios, comentando la extraña frase, 'bocas ciegas', en el Lycidas de Milton, dice: 'Esos dos monosílabos expresan los contrarios  precisos del carácter correcto en los dos grandes oficios de la Iglesia - los de obispo y pastor. Un obispo significa una persona que ve; un pastor significa uno que alimenta; el carácter más anti obispo que un hombre puede tener es, por lo tanto, ser ciego; el más anti pastoral es, en lugar de alimentar, querer ser alimentado. Casi todos los males de la Iglesia han surgido de los obispos que desean el poder más que la luz. Quieren autoridad, no luz. El oficio del rey (Cristo es nuestro Rey) es gobernar: el oficio del obispo es vigilar el rebaño, contarlo oveja por oveja; estar siempre dispuesto a dar cuenta de él".

El Apóstol expone los motivos de tan ferviente exhortación: (1) La Iglesia que estaban supervisando y alimentando debía ser reconocida como la Iglesia de Dios, "comprada con la sangre de su propio [Hijo]"* Lo que Dios valoró tan altamente, y compró a tan gran precio, debe ser estimado como muy precioso por todos los que serían sus siervos y sus servidores. (2) Porque surgirían peligros y enemigos; y aunque éstos no podrían venir sin el permiso divino, es parte de la voluntad divina que sirvan como pruebas de fe y lealtad de todo el rebaño, incluyendo a los ancianos, los superintendentes, los pastores. La energía necesaria para esa resistencia al mal tendería a desarrollar el carácter que Dios desea que tenga cada miembro de su rebaño. Dios no permitiría que fuesen tentados más allá de sus posibilidades, sino que con cada tentación o prueba les proporcionaría una vía de escape; pero querría que aprendiesen a confiar en él, a ejercitar la fe y la obediencia y la vigilancia y la resistencia al mal.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

*Esto no debe entenderse como un conflicto con otras declaraciones bíblicas en el sentido de que nuestro Señor Jesús "nos compró con su propia y preciosa sangre". Ambos pensamientos son correctos: aunque ven el tema desde dos puntos de vista diferentes. Desde el punto de vista más amplio, Dios es el originador de todo el plan de salvación - de principio a fin es, por tanto, el Salvador. Pero la salvación la lleva a cabo por medio del Hijo: puso la ayuda [para nosotros] en uno que era poderoso para salvar - plenamente capacitado. (Isaías. 43:11; 1 Timoteo. 2:5; 4:10; Salmos. 89:19.) Así, cada rasgo de nuestra salvación es del Padre, aunque por el Hijo, como señala claramente el Apóstol. – (1 Corintios. 8:6).

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Evidentemente, el Apóstol sabía, por algún tipo de inspiración, que no volvería a ver a estos queridos hermanos, que su misión en este campo había llegado a su fin y que, como verdadero subpastor, velaba por los intereses del rebaño. Sabía, probablemente por la profecía de Daniel, que iba a producirse una gran apostasía, que se iba a permitir al Adversario desarrollar un gran sistema anticristo, como escribió posteriormente a la Iglesia de Tesalónica, y deseaba que los supervisores o superintendentes  locales se dieran cuenta de la responsabilidad de su posición y estuvieran vigilantes. "Los lobos feroces entrarán en medio de vosotros, sin perdonar al rebaño"; ambiciosos de poder, influencia, etc., no dudarían en trocar los intereses del rebaño por su propio progreso. Otra fuente de peligro provendría del interior: "de vosotros mismos" algunos se levantarían, se hincharían de ambición, para tener seguidores, adherentes, y los conducirían a falsas doctrinas, en perjuicio de ellos mismos y de los engañados por ellos.

El conocimiento de estas cosas debía mantenerlos en guardia continuamente, no sólo contra los lobos de fuera, sino contra el surgimiento de ambiciosos entre sus propios miembros -no necesariamente vigilándose unos a otros simplemente, sino más bien cada uno vigilando y guardando especialmente su propio corazón contra los insidiosos ataques del Adversario en las líneas indicadas, -demasiada autoestima o deseo de ser grande. El Apóstol, podemos estar seguros, se alegró de poder señalar su propia trayectoria en medio de ellos, como un ejemplo de adecuada humildad de espíritu, y de celo por los intereses del rebaño. "Acordaos de que por espacio de tres años no dejé de advertir [amonestar] a todos día y noche con lágrimas". El secreto del celo del Apóstol residía, evidentemente, en su apreciación del hecho de que él era el embajador de Dios, y que la obra del Señor en la que tenía el privilegio de ser un colaborador, es una obra sumamente importante -relacionada primero con la salvación y el perfeccionamiento de los santos, los elegidos, y finalmente a través de ellos con la bendición de todas las familias de la tierra. Si el Apóstol, durante esos tres años, hubiera descuidado los intereses espirituales del rebaño, no podría haber hecho un discurso como éste a los ancianos. Habría bastado con decir: Recordad a cuántas diversiones de carácter frívolo asistí con vosotros y ayudé a organizar; las cenas de ostras y los festivales de melocotón y nata; los teatros privados, las charadas y las representaciones, y los planes generales de diversión y de ganar dinero en los que participamos. La apreciación del Apóstol de que era un embajador del Rey de reyes, estaba siempre presente con él y daba una fuerza y seriedad a sus súplicas en nombre de la rectitud y la espiritualidad, que, con sus lágrimas, eran mucho mejor respaldo que las frivolidades de cualquier tipo.

Pasando del cuadro más oscuro de las pruebas y dificultades venideras, el Apóstol encomendó a los hermanos al Señor, que amó a su Iglesia hasta el punto de comprarla, que vela por sus intereses, para que el Adversario no pueda dañar a los que siguen fielmente al Capitán de su salvación, -asegurándoles que esta gracia de Dios puede esperarse que les llegue a través de su Palabra. El Apóstol no tenía nada que decir contra las universidades y seminarios y las ciencias mundanas en sí mismas; pero cuando mencionaba el poder que ha de guardar al pueblo del Señor contra las artimañas del Adversario, no era a éstas a las que señalaba a sus colaboradores, sino a la espada del espíritu, que es la Palabra de Dios. Nosotros, en la actualidad, bien podemos tomar en serio este testimonio, porque hoy vemos enemigos que asaltan el rebaño del Señor por todas partes; lobos que, en nombre de la ciencia, no perdonan al rebaño, sino que hacen pedazos la fe, la esperanza y la confianza del pueblo del Señor, sin darles nada sustancial a cambio; "críticos superiores" que se jactan de su superioridad intelectual y de su capacidad para distinguir entre la inspiración y la no-inspiración, y que se ofrecen a seleccionar para las ovejas una brizna ocasional de hierba de la Palabra de Dios, que, sin embargo, aseguran a las ovejas, requiere mucha erudición para ser nutritiva.

Hoy, también, vemos en todas las direcciones esta misma tendencia por parte de algunos entre nosotros a surgir y tratar de atraer a los discípulos tras ellos; y necesitamos recordar que la defensa de las ovejas no se encuentra en la sabiduría mundana, sino en el poder de Dios, como se representa en la Palabra y el plan de Dios. Como el Apóstol dijo a estos ancianos de Éfeso, así podemos oírle decir a nosotros, que la Palabra de Dios es capaz de edificarnos sustancialmente, de hacernos "fuertes en el Señor y en el poder de su fuerza", y de darnos finalmente "una herencia entre todos los santificados".

Es digno de notar aquí que todas las herencias y recompensas eternas que se presentan ante el pueblo del Señor en las Escrituras son para los "santificados" -ninguna de ellas se promete a ninguna otra clase. Uno de los colportores de la Sociedad nos escribió recientemente que cuando estaba a punto de entregar un volumen de la serie AMANECER a una persona que se había suscrito, la señora hizo una objeción, y declinó tomar el libro, diciendo que entendía que negaba que las Escrituras enseñaran un infierno de tortura eterna; y que ella estaba segura de lo contrario, y que si no hay tal lugar debería haberlo. El colportor respondió preguntando quiénes creía ella que se salvarían, y ella contestó: "Los santos, los santificados", los mencionados por el Apóstol en esta lección. El colportor preguntó a la señora si decía ser una de las santas consagradas de Dios. Ella respondió: "No". Entonces él replicó: "¿Esperas, entonces, pasar la eternidad en el tormento?".

La señora se dio cuenta enseguida de la fuerza del argumento erróneo, y dijo que se llevaría el libro, concluyendo que si todos los que no eran de la clase santificada iban al tormento eterno, el panorama futuro sería horrible, para casi toda la raza. Qué alivio encontramos en el conocimiento más claro del plan divino, que nos muestra que la herencia de los santificados ha de ser el Reino, en el segundo advenimiento de nuestro Señor; y que el Reino que se establecerá entonces ha de ser la agencia divina para bendecir al mundo de la humanidad con un claro conocimiento de Dios, y una plena oportunidad de aceptar su gracia y misericordia y la bendición para la santificación y la vida eterna por medio de nuestro Señor Jesús.

Habiéndolos encomendado a la Palabra de Dios, el Apóstol llama la atención sobre su propio modo de vida, mientras estaba con ellos, como una ilustración apropiada del efecto del Evangelio en un corazón santificado, como un ejemplo apropiado de un superintendente y anciano en la Iglesia, que ellos deberían tratar de copiar. Podía hablar de estas cosas ahora, a estos hermanos ancianos, de una manera que probablemente habría dudado en hablar de ellas a la Iglesia de Éfeso cuando todavía les estaba ministrando, ya que, para algunos, podría haber sido considerado como jactancia. Quiere que estos hermanos ancianos y supervisores (superintendentes) observen que en su ministerio a la Iglesia de Éfeso no había codiciado su plata ni su oro ni su ropa, sino que había trabajado con sus propias manos, y que así, en todas las cosas, les había dado un ejemplo de cómo ellos también, como ancianos (presbíteros) y supervisores (obispos, episcopos), debían ayudar a los débiles y recordar las palabras del Señor Jesús, cuando dijo: "Más bienaventurado es dar que recibir".

El Apóstol podía señalarse a sí mismo como ejemplo de buen servidor de la Iglesia, porque había seguido muy de cerca el ejemplo de la gran Cabeza, Jesús. Es una bendición recibir, pero más aún dar. Dios mismo es el gran dador, que continuamente nos concede favores, y no sólo a los buenos, sino también a los malos, incluso proporcionando un rescate por todos, que será testificado a su debido tiempo. Estas palabras de nuestro Señor ("Es más bendito dar que recibir") no están registradas en ninguno de los Evangelios. El Dr. Philip Schaff nos dice que "fuera de las memorias inspiradas de los Evangelios poseemos el registro de unos veinte dichos de Jesús que han llegado hasta nosotros." Esta cita del apóstol Pablo es una de ellas, de cuya autenticidad no podemos dudar; y seguramente está en plena consonancia con la conducta de nuestro querido Redentor. Él emuló al Padre en que continuamente dio, dio, dio a los demás. No vio egoístamente cuántas comodidades, facilidades y honores podía conseguir para sí mismo, sino que se despojo de su reputación por nosotros, dando diariamente su vida para ayudar a los demás en asuntos temporales, así como espirituales, hasta que finalmente completó el sacrificio en el Calvario, habiendo dado en nuestro favor todo lo que tenía.

Si todos los ancianos de la Iglesia de Cristo pudieran tomar a fondo estos nobles ejemplos de Jesús y de Pablo, y pudieran entusiasmarse tan completamente con el mensaje del Evangelio y con el privilegio de ser colaboradores de Dios que se olvidaran por completo de sí mismos, sería una gran bendición para ellos, así como para las diversas pequeñas compañías del pueblo del Señor sobre las cuales, en la providencia del Señor, el espíritu santo los ha hecho superintendente, para velar por los intereses del rebaño y alimentarlo. No queremos decir que hoy no haya hermanos serios. Todo lo contrario. Pero sí queremos decir que es bueno que pongamos en el corazón la ferviente exhortación del Apóstol, para que todos seamos más y más fieles, más y más copias del querido Hijo de Dios, más y más como el gran Apóstol en cuanto a la devoción abnegada a los intereses de Sión.

Al final de la conferencia, cuando podemos suponer que se anunció el zarpe de la nave, el Apóstol se arrodilló con los hermanos de Éfeso, en oración, cuyo tenor puede imaginarse. Entonces tuvo lugar la despedida, y sin duda los queridos hermanos empezaron a darse cuenta más plenamente que nunca de las grandes bendiciones que Dios les había concedido por medio de los ministerios del Apóstol, y la idea de que no volverían a verle les llenó de tristeza, y lloraron mientras le acompañaban al barco

Sin duda, el Apóstol los consolaba con la reflexión de que el tiempo de las despedidas pronto terminaría y pronto comenzaría la bendita eternidad de la unión y la comunión, cuando se encontrarían no sólo entre ellos, sino sobre todo con el propio Redentor y con todos los fieles en Cristo Jesús. Así se expresó también nuestro Señor a este respecto: "un poco de tiempo". Los dieciocho siglos transcurridos habrían parecido un largo tiempo si alguien hubiera vivido desde entonces hasta ahora, -pero como su "sueño" sería un intervalo inconsciente, era bueno que Dios velara amablemente sus ojos y se limitara a consolarlos desde su propio punto de vista más amplio de "pronto", "pronto", "un poco de tiempo". Pero ahora que el Reino está cerca, incluso a la puerta, nuestros corazones ya no gritan: "¿Hasta cuándo, Señor?", sino "¡Aleluya! el lucero del día ha salido – ¡la mañana está aquí! R3171

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Solicite hoy mismo sus folletos gratuitos y obténga las respuestas a todas estas preguntas. O puede leer los folletos en nuestro sitio web:

 HuntsvilleBible.com

Sitio en Ingles

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier cosa que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos abajo.Puede enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

 

https://bibliotecateologica.click/es/

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

UNA OBEDIENCIA DEL TAMAÑO DE UN ARCA // AN ARK-SIZED OBEDIENCE

  Versículo temático: Proverbios 3:5-6 (ERV) "Confía plenamente en el Señor, y no dependas de tu propio conocimiento. A cada paso que ...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)