viernes, 2 de junio de 2023

FIDELIDAD EN LAS COSAS PEQUEÑAS

 


"El que es fiel en lo poco, también en lo mucho es fiel" -Lucas 16:10

TENEMOS en nuestro texto la declaración de un gran principio, uno que podría ser reconocido casi universalmente. Las experiencias de la vida nos han enseñado que en quien se puede confiar en las cosas pequeñas, también se puede confiar en las grandes. Un hombre que es precavido en los asuntos pequeños, también lo es en las empresas importantes. Quien es gentil en los pequeños actos de la vida cotidiana, será gentil en las grandes ocasiones.

Nuestro Señor aplica este principio a sus seguidores de una manera general; y creemos que es una de las lecciones más importantes que el cristiano puede aprender. Hay muchos que son sumamente cuidadosos en el manejo de una gran suma de dinero, pero que son muy descuidados en el manejo de una pequeña cantidad. Hay quienes son escrupulosamente exactos en cuanto a las grandes sumas confiadas a su cuidado, pero que no piensan nada en las cantidades insignificantes. Pero quien cultiva el hábito del descuido en las cosas pequeñas, es probable que se vuelva descuidado en los asuntos grandes. Por otra parte, quien es cuidadoso de cada dólar, de cada centavo, quien es cuidadoso de pagar puntualmente cada pequeña deuda, será aún más cuidadoso con respecto a las grandes cantidades, a las grandes deudas.

Por lo tanto, parece ser un principio general en la vida que aquellos que son descuidados en las cosas pequeñas y cuidadosos en los asuntos grandes, a su debido tiempo o bajo una gran tensión, resultarán poco confiables e infieles en todo, si tal fidelidad entra en conflicto con sus propios intereses egoístas. En otras palabras, las nimiedades de la vida tienen una influencia importante en la formación de nuestro carácter. Quien aprende a ser concienzudo en todo, se ejercita debidamente en las lecciones de la vida. Lo vemos en nuestras propias experiencias individuales. Algunos son bastante descuidados con respecto a los derechos de los demás; por ejemplo, toman sin permiso un paraguas que pertenece a otro diciendo: "Lo quiero sólo por una hora o algo así, y lo traeré de vuelta". Una persona así no es consciente de las cosas pequeñas. Quien toma prestado un paraguas aunque sólo sea por una hora, no tiene suficientes principios para confiar en cosas más grandes. Otros toman prestados objetos y se olvidan o no los devuelven a tiempo, causando molestias e inconvenientes al propietario. En el mejor de los casos, el hábito de pedir prestado es deplorable.

Las Escrituras nos dicen que nuestro Señor está seleccionando una compañía para estar con Él como bajo sacerdotes, bajo jueces, bajo reyes, para tener el control de los asuntos de la tierra durante los mil años de Su Reino; y que quienquiera que sea escogido para esta obra debe tener una aptitud especial, un carácter especial. Los que se sometan plenamente a Él estarán preparados para esta importante posición; los que no se sometan así no estarán preparados. Por lo tanto, nuestro Señor nos da a entender que las oportunidades presentes deben ser apreciadas como oportunidades para indicar cuál es nuestra verdadera actitud de corazón. Él pone como condición que no podemos ser Sus discípulos a menos que nos entreguemos completamente a Él como nuestro gran Instructor, para ser guiados en todos nuestros asuntos en armonía con Su voluntad.

El Maestro nos dice que no importa cuán pequeños sean los asuntos de la vida, debemos comprender que el Padre sabe cuáles son nuestras necesidades; y que tan ciertamente como Él provee para los gorriones y los lirios del campo, tan ciertamente proveerá para aquellos que son Sus hijos. Nuestro Señor nos dice: "¿No valéis vosotros más que muchos pajarillos?". Incluso mientras éramos esclavos del pecado, el Padre hizo provisión para nuestro regreso a Su favor y a la vida eterna, con la condición de que le obedeciéramos y respondiéramos a Sus términos claramente especificados. ¡Cuánto más cuidará de nosotros ahora que hemos llegado a ser Sus hijos!

LA HUMILDAD ES ESENCIAL PARA EL SERVICIO

Incluso en los asuntos más pequeños de la vida debemos buscar la voluntad del Señor. La actitud correcta que debemos mantener es ésta: Sirvo al Señor Cristo; y no importa si es una obra grande o pequeña. "Así que, ya sea que comáis o bebáis, o hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios". (1 Corintios 10:31) La clase más humilde de servicio es aceptable al Señor si está impulsada por el amor. Recordemos el caso de nuestro Señor Jesús. Cuando se le presentó la oportunidad de hablar con una pobre samaritana en el pozo de Jacob, no dijo: "He venido a predicar el Evangelio; y como esta mujer es sólo una samaritana, no me molestaré con ella". Cuando los discípulos regresaron, no podían entender por qué el Maestro hablaba con esta mujer en vez de hacerlo con la multitud. Pero Jesús, teniendo la oportunidad de predicar, aunque sólo fuera a una mujer samaritana, mejoró su oportunidad. Sabía que a través de ella la Verdad podría llegar a otros; que lo que ella aprendiera se lo contaría a sus vecinos, y que cuando llegara el momento oportuno los samaritanos podrían oírlo y estarían tanto más dispuestos a beneficiarse de la oportunidad.

Dondequiera que encontremos la oportunidad de presentar la Verdad, debemos apreciar el privilegio. Por supuesto, no debemos molestar a nadie con quien entremos en contacto; pero si parece haber una oportunidad de servir, debemos ocuparnos de los asuntos de nuestro Padre, y aprovechar la oportunidad, ya sea para decir la verdad o simplemente para dar una palabra amable, etc. "El Espíritu del Señor Dios está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los mansos". Dios busca a los que son amables y comprensivos, deseosos de ayudar a los demás.

Tenemos el privilegio de dar una palabra alegre en todo momento. Por regla general, la gente tiene experiencias tristes. A menudo hay un gusano en el fondo, en el corazón. Se ha observado que quienes se han suicidado a veces han reído y bromeado un rato antes de quitarse la vida. El mundo estaría en unas condiciones terribles si todo el mundo contara todos sus problemas y llevara el corazón en la manga. Es mejor que ellos escondan sus problemas y que nosotros ocultemos los nuestros. Es mejor cultivar el espíritu que canta:

"Contento con cualquier suerte que vea,

ya que es mi Dios quien me guía".

 

 PEQUEÑAS PRUEBAS DE CARÁCTER

Debemos considerar un privilegio dirigir envoltorios para folletos, o lo que sea la oportunidad del momento en el servicio del Señor. Si alguien dice: "Preferiría predicar", le respondemos: "Si el Señor te abre el camino y te da la oportunidad de predicar, hazlo. Y si tienes varias oportunidades de predicar en un día, ya sea a una persona, o a diez, o a mil, aprovéchalas. Pero si no tienes ninguna oportunidad de predicar, puedes tener el privilegio de dirigirte a los envoltorios. De este modo contribuyes a poner en manos de otros el material de lectura, aunque sea el cartero quien lo lleve a la casa donde será leído. O si nuestro trabajo es en la cocina o en cualquier otra parte del hogar, es servicio del Señor si hacemos todo como para Él. Pero Él nos da amablemente la oportunidad de hacer algo por los hermanos.

Así que, hagamos lo que hagamos, lo estamos haciendo para el Señor, lo estamos haciendo como para Él, haciéndolo como Él quiere que se haga. Hay una manera de ver las cosas que nos hace sentir felices. Es bueno preguntarnos de vez en cuando: ¿Qué estoy buscando? ¿Cuál es mi motivo para hacer esto? ¿Para quién estoy trabajando?

Al trabajar así para el Señor y esforzarnos por agradarle, y al cultivar el espíritu de agradecimiento por el servicio en las cosas pequeñas, estaremos demostrando nuestra valía para las cosas grandes. Nuestro deseo de prestar un servicio fiel al Señor se manifestará en la economía en el hogar y en la consideración hacia los demás que nos rodean. Quien enciende demasiados fósforos, o quien enciende fósforos en las paredes de la casa, está manifestando así que no es plenamente digno de confianza. Quien silba por la casa para molestar a los demás, o quien se levanta muy temprano y hace tanto ruido que los demás no pueden descansar, o quien llega tarde por la noche y se va ruidosamente a su habitación, demuestra que no ha aprendido a observar la Regla de Oro, no ha aprendido a respetar los derechos de los demás.

El principio de toda nuestra conducta como miembros del Cuerpo de Cristo debería ser la observancia de los principios de la justicia. Deberíamos pensar en cuáles son los derechos de los demás y si los estamos vulnerando. Si descubrimos que lo estamos haciendo, podemos saber que estamos violando la ley de la justicia. En todas las circunstancias de la vida, la justicia debe ser lo primero, y después podemos ser tan amables y generosos como sea posible.

"SEÑOR, ¿SOY YO?"

Con respecto a los asuntos espirituales, el principio es el mismo. Pequeñas grietas en el laúd estropean la música. Dios está buscando una clase muy especial para el Reino. Él desea a aquellos que le serán absolutamente leales, leales a Su Palabra, fieles no sólo en alguna gran cosa, sino también en los asuntos más pequeños de la vida-fieles en pensamiento, palabra y obra. Quien sea así de fiel, quien se esmere en todos estos aspectos, se estará adecuando y preparando para el Reino. Quien es descuidado y desatento en las cosas pequeñas no es apto para el gran honor que el Señor tiene reservado para los totalmente fieles. Él nos observa de cerca, pero con ojo bondadoso. Desea que tengamos éxito. Nos da la instrucción y la guía necesarias. Cuando practicamos el cuidado en las cosas pequeñas, estamos desarrollando nuestro carácter en la línea correcta. Si no lo hacemos, nunca seremos aptos para que se nos confíen asuntos importantes. Hagámonos una pregunta personal: ¿Qué tipo de carácter estoy desarrollando con el paso de los días?

Pero el cristiano que comete un error, y que ve su error y hace lo posible por enmendarlo, encontrará que su experiencia es beneficiosa para él, tal vez durante el resto de su vida. A través del castigo que se impone a sí mismo, aprenderá a ser más cuidadoso. El cuidado y la vigilancia son necesarios, y debemos procurar que se extiendan a todos los asuntos de la vida: al empleo de nuestro tiempo, de nuestros talentos, de nuestro dinero, etc. Todo lo que tenemos de esto es del Señor y le pertenece a Él. Por lo tanto, debemos considerar cuidadosamente lo que haremos con estas oportunidades y ser muy concienzudos en el uso de ellas: cuánto usaremos para nosotros mismos y cómo usaremos el resto. Nuestro proceder en estos asuntos mostrará al Señor si estamos o no capacitados para un lugar en la gloria.

Nuestro uso o abuso de todos los talentos, grandes o pequeños, confiados a nosotros por el Maestro, demostrará cuán cuidadosos somos de tomar nota de Su voluntad y de hacer esa voluntad con respecto a esta característica de nuestra mayordomía. Más adelante, Él se propone dar a los fieles aquellas cosas que serán de mucho más valor que los centavos y los dólares; se les confiarán asuntos de gran responsabilidad. Si alguno no ha sido fiel, si alguno ha pensado que el tiempo, los centavos, los dólares, etc., son suyos, y los ha usado así, no pertenecerá a la clase que el Señor está buscando. Él nos considera de acuerdo con el pacto de sacrificio que hemos hecho con Él (Salmo 50:5).  Si tuviéramos un millón de dólares, sería una pequeñez a Sus ojos. Es la manera en que usamos las cosas de esta vida lo que manifiesta nuestra lealtad al Señor y lo que demuestra cómo usaríamos el poder divino durante los mil años del Reino del Mesías, para bendición de todas las familias de la tierra.

Nuestras mayores oportunidades de servicio son comparativamente insignificantes. Pero debemos apreciar incluso el menor servicio que podamos prestar. Debemos estimar que nuestro servicio aquí no se puede comparar con las cosas que el Señor tiene reservadas para los que le aman. Durante mil años reinarán con su Señor; y luego seguirán las edades o siglos venideros, durante los cuales mostrará las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con ellos por medio de Cristo Jesús, su Señor. (Efesios 2:7.) En vista de esta futura herencia de los santos en luz, ¿es de extrañar que nuestro Señor desee que tengamos corazones bondadosos, justos y generosos? Nuestra oportunidad de estar en el Rebaño Menor dependerá en gran medida de nuestra apreciación de nuestras oportunidades de servir al Señor en las pequeñas cosas de la vida presente. R5740



Incluso en los asuntos más pequeños de la vida debemos buscar la voluntad del Señor


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Para descargar  el Libro de ADAN A SION en español…dale clip al siguiente enlace…Una Gran Bendición te espera al conocer el Plan Divino de Nuestro Creador



                     https://drive.google.com/file/d/1CxlrBt5V3ozxEk0joNWx45Q73Z11bCyY/view


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::





Boaz Bible Students, somos  un grupo de cristianos que se dedican al Estudio de La Palabra de Dios. Tenemos estudios bíblicos verso a verso, participamos en ferias locales para animar a nuestros compañeros cristianos a mirar más profundamente en sus Biblias y tener una relación más cercana con Dios.

Si deseas investigar más a fondos diferentes temas bíblicos puedes visitar los siguientes sitios:

https://www.boazbiblestudents.es/

HuntsvilleBible.com

(Sitio en Ingles)

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier tema que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos a la dirección de abajo o puedes enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

 United States, Alabama


 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

 

 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

El Sacerdocio Real // The Royal Priesthood

  "Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aque...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)