viernes, 26 de mayo de 2023

LUZ PARA LOS JUSTOS


 

"Luz se siembra para el justo, y alegría para los rectos de corazón"-Salmos 97:11.

La luz es un símbolo muy hermoso y apropiado para la verdad; y no sólo las Escrituras lo utilizan así, sino que es un símbolo de uso común hoy en día. Los hombres hablan con frecuencia de la "luz de nuestros días", y en contraste hablan de las edades  pasadas como "las épocas o edades oscuras"; hablan de la luz de la civilización, la luz de la verdad, etc.; y esa notable estatua erigida recientemente en el puerto de Nueva York es una ilustración apta de este símbolo en uso actual. Representa la libertad iluminando al mundo, la libertad como ayuda para encontrar la luz, la verdad. Y, en verdad, a medida que los hombres adquieren libertad y hacen un uso apropiado de ella, la verdad sobre diversos temas comienza a abrirse y trae consigo una serie de bendiciones. Pero la libertad y la luz abusadas son tan seguras de hundir a los que abusan de ellas en una oscuridad más profunda y en males mayores.

En el texto anterior se hace referencia particularmente a una cierta clase de verdad, sin embargo reconocemos como un principio en la economía divina al tratar con la humanidad en general, que en la medida en que los hombres observan los principios de la rectitud, son correspondientemente favorecidos con la verdad y sus bendiciones concomitantes.

La Escritura dice: "No hay justo, ni aun uno". Toda la humanidad es injusta, está bajo la pena de muerte. Pero gracias a Dios, una redención ha sido provista, y aquellos que se aferran a ella por fe, son justificados, reconocidos justos ante los ojos de Dios. Y es para estos justificados (considerados justos), quienes por fe han aceptado la justicia de Cristo, y quienes en gratitud y amor a Dios por tal favor se esfuerzan por vivir vidas de obediencia y fidelidad, que la luz es sembrada especialmente.

No es para aquellos que una vez aceptaron por fe la justificación mediante el rescate y que, simplemente consolándose con este pensamiento, volvieron enseguida al mundo para deleitarse con él y sofocar todo pensamiento de responsabilidad. La verdad no es para tales, sino para los justos que no sólo aceptan agradecidos la justicia de Cristo, sino que van más allá y se consagran al servicio divino, su servicio legítimo y razonable. Sólo éstos crecen en gracia y en conocimiento.

Es en la Palabra de Dios donde se siembra esta luz para esta clase especial, justificada y consagrada; y mientras que los justificados y santificados de épocas pasadas disfrutaban de una medida de luz, toda la que les correspondía entonces, los justificados y santificados de esta época tienen privilegios mucho mayores en este sentido que cualquiera de épocas anteriores; porque en las épocas o edades pasadas la luz, la verdad, estaba siendo sembrada para nuestro beneficio especial. A los profetas, a quienes se les dio tanta verdad, pero de tal manera que entendieron muy poco de ella, se les reveló, en respuesta a su ferviente búsqueda, que no se ministraban a sí mismos, sino a nosotros (la Iglesia del Evangelio) (1 Pedro 1:12) -que la verdad que Dios estaba sembrando, por medio de ellos, no era debida entonces, sino que estaba siendo sembrada para los justos algunos siglos más adelante.

Sin embargo, a los profetas fieles no se les dejó en la oscuridad, a tientas y a ciegas, sin pruebas especiales del favor divino. Tuvieron su medida de luz, y por ser fieles a ella, grande será su ventaja en la resurrección. Y aunque es verdad que un gran depósito de verdad divina fue preparado para la Iglesia Cristiana por medio de los profetas de épocas pasadas, y aunque mucho más fue añadido a él por el Señor y los Apóstoles, sin embargo sólo ha sido revelado gradualmente, a medida que la época o edad avanzaba hacia su fin; por consiguiente, la iglesia primitiva no disfrutó de tanta luz como tenemos el privilegio de disfrutar hoy. Ocupando nuestra posición actual en la corriente del tiempo, la Iglesia Cristiana tiene el privilegio de gozar de una visión de los planes y obras de Dios que nadie antes de nuestros días podría haber tenido. Sin embargo, sólo esta clase especial, los justos, son tan privilegiados; y la continuidad de su privilegio está condicionada a su fidelidad, tanto en la búsqueda como en el uso de la luz.

Es un hecho muy notable que aquellos que han sido grandemente bendecidos con la luz y no han hecho uso de ella, no han tenido el privilegio de retenerla. La verdad siempre trae consigo su medida de responsabilidad, y en la medida en que estamos a la altura de esa responsabilidad, se nos da más luz. Y viceversa: en la medida en que ignoramos esa responsabilidad, se nos niega un mayor aumento de luz, y la luz que hay en nosotros comienza a menguar o disminuir.

Si aceptamos la verdad, y comenzamos a actuar desde su punto de vista, muy pronto nos encontraremos marcados como peculiares, muy diferentes del mundo, y muy diferentes también, de los cristianos meramente nominales. Así es como debe ser. Si esta es tu experiencia, hermano o hermana, sigue adelante; estás en el camino correcto. Pero si te encuentras muy parecido a otras personas, entonces ten cuidado y presta atención. Es muy probable que estés mirando y actuando desde el punto de vista del mundo, y no desde el punto de vista divino en el que la verdad te ha colocado.

Has hecho un pacto con Dios, y has recibido favores de él, que alteran tu posición y responsabilidad por completo. Piensa en esto: Recuerda tus primeras experiencias como hijo de Dios. Cuando te diste cuenta por primera vez de que habías sido comprado por un precio, la preciosa sangre de Cristo, que habías sido redimido de la muerte mediante la fe en esa sangre, recuerda cómo tu corazón se llenó de gozo y alabanza a Dios por su amoroso favor hacia un pecador justamente condenado. Y cuando pasaste la página sagrada en la que leíste tu título claro a la vida eterna, y leíste además la exhortación de nuestro hermano Pablo: "Esta es la voluntad de Dios, vuestra santificación", "Presentad vuestro cuerpo en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro servicio razonable" (1 Tesalonicenses 4:3; Romanos  12:1), dijiste: "Sí, ciertamente todo lo que puedo hacer para expresar mi amor y gratitud por tal favor es, en el mejor de los casos, un pobre rendimiento"; y luego, de rodillas, dijiste con toda sinceridad y fervor: "Aquí, Señor, me entrego; es todo lo que puedo hacer".

Entonces te uniste a una iglesia, como suponías, una compañía de personas justificadas y consagradas como tú. Tu propio corazón estaba lleno de un celo cálido y fresco: tenías la intención de hacer exactamente lo que habías prometido hacer. La pregunta de tu corazón era muy parecida a la del hermano Pablo: "Señor, ¿qué quieres que haga?". Entonces el Señor comenzó a mostrarte lo que debías hacer, cómo debías hacer de tu vida algo digno de imitación, cómo debías dejar que el espíritu de Dios gobernara en tu corazón, conformando cada rasgo de tu carácter a los principios del Evangelio, cómo en el comer, y en el beber, y en el vestir, en los modales y en la conversación, y en la vida hogareña y de negocios, debías ante todo ser una epístola o carta viviente conocida y leída por todos aquellos con quienes entras en contacto. Luego comenzó a señalar campos de utilidad en su servicio, que os darían el privilegio de llevar la cruz.

Pero, ¿recuerdas cómo el amor que había en tu corazón te ayudó a velar por ti mismo, y a tomar valiente y alegremente tu cruz y seguir al Maestro? Y cuando por un tiempo avanzabas alegremente por el camino angosto, decías: Sí, en verdad estoy probando y demostrando día a día que su yugo es fácil y su carga ligera.

Pero poco a poco tu primer amor comenzó a enfriarse un poco, y volviendo tus pensamientos sobre ti mismo comenzaste a pensar: ¡Qué cansado estoy! cuánto tengo que sufrir por ajustarme tan estrictamente a estos principios. Nadie me aprecia  por ello. Ahí están el hermano A. y la hermana B.; no parecen preocuparse por llevar y soportar la cruz; hacen mucho de lo que hacen los demás; miran, hablan y actúan mucho de lo que hacen los demás, excepto que hacen oraciones largas y aparentemente muy fervientes en público, y se hacen agradables en general, particularmente en la iglesia. Y se les considera la flor y nata de la Iglesia y los cristianos más devotos. Cuando miraste un poco más a tu alrededor, te diste cuenta de que casi todos hacían exactamente lo mismo, excepto quizá un pobre santo viejo al que generalmente no se tenía en cuenta, o al que se consideraba un extremista o un tonto, indigno de respeto y atención. Y comenzó a sentir que usted también perdía terreno en su estima. Porque, seguramente, pensaste, estos son buenos cristianos, y tú debes haber tomado una visión extrema de tu obligación para con Dios. Al fijarte cada vez más en los ejemplos de los que te rodeaban, y cada vez menos en la Palabra de Dios y en el noble ejemplo del Señor y de los apóstoles, tu propio celo se enfrió y concluiste que tus primeras impresiones de la vida cristiana debían de ser erróneas.

Pero no eran erróneas; eran correctas, y se derivaban de la fuente correcta, la Palabra de Dios, y deberían haberse seguido sin importar las consecuencias. Habrías tenido que soportar muchas cruces, pero tu carácter cristiano sería hoy mucho más fuerte y simétrico. Pero gracias a Dios, Él consideró tu entorno y circunstancias desfavorable, y que aunque todavía estabas dispuesto a seguirle, tu carne era débil; y así te envió un mensaje especial de carne a su debido tiempo que te despertó y animó maravillosamente. ¡Maravilloso amor! ¿Creéis que el Señor os llamaría tan tiernamente por su gracia, y os alentaría y ayudaría, si no deseara haceros su novia? Alégrate y regocíjate, oh favorecida, a quien Dios ha concedido la luz presente, y no olvides que si eres fiel hasta la muerte, fiel es el que te llamó, el cual también te exaltará a su debido tiempo, según su promesa.-1 Tesalonicenses 5:24.

Tomad como ejemplo a los corredores más nobles de esta carrera. No miraban las cosas que quedaban atrás, para suspirar y lamentarse por las que habían pactado sacrificar, sino que caminaban según la luz que tenían. Consideremos, por ejemplo, la vida diaria de Jesús después de su consagración: Mientras que con sus inigualables habilidades como hombre podría haber tenido la estima y el honor de sus semejantes, y mientras que podría haber tenido una honorable fama en todo el mundo, y mientras que podría haber pasado el tiempo acumulando riquezas, y en la gratificación de otras legítimas ambiciones terrenales, se apartó de todo esto y eligió la vida de servicio continuo a su Padre, considerando un privilegio predicar el evangelio a uno o dos o muchos, según se presentara la oportunidad. Con ello vino el reproche, la pobreza, la persecución, la ingratitud de aquellos a quienes beneficiaba y, finalmente, la muerte por ignominiosa crucifixión.

Pues mirad a nuestro amado hermano Pablo: Con todos sus talentos y ventajas de nacimiento y educación, sus perspectivas mundanas eran justas, pero él frenó resueltamente toda ambición en esa dirección. Y cuando preguntó: "Señor, ¿qué quieres que haga?", no consultó con carne y sangre, sino que se puso inmediatamente a hacer lo que el Señor le indicaba. Y aunque el Señor dijo que le mostraría cómo debía sufrir grandes cosas por causa de su nombre, Pablo consideró que los sufrimientos no eran dignos de compararse con la gloria que vendría después, aunque todavía sólo veía esa gloria por la fe. En verdad, Pablo sufrió grandes cosas, pero observen cómo se regocijaba incluso en esos sufrimientos. Cuando él y Silas fueron azotados públicamente y luego echados en la cárcel, ¿se quejaron y dijeron que ya habían tenido suficiente de esto, que algunos de los otros apóstoles allá en Jerusalén deberían salir ahora y tomar su turno, que él se estaba poniendo viejo y que ya era hora de que se estableciera y cuidara del número uno, que no podía soportar este tipo de cosas por mucho más tiempo?


Señor, ¿qué quieres que haga?


No, nunca escuchaste una palabra así de Pablo. No tenía la menor idea de darse por vencido, ni de descansar sobre sus remos; había aprendido la valiosa lección de estar contento en cualquier condición que el deber le exigiera estar (Filipenses 4:11). Más aún, había aprendido a regocijarse siempre, y a dar gracias por todo; y así se regocijaba aun en la tribulación, y cantaba de gozo aun en la cárcel. La luz de la verdad de Dios, recibida con confianza inquebrantable, le daba una alegría que el mundo no podía darle ni quitarle. Y ninguna  persecución le impedía ni de tuvo a Pablo de  regocijarse, pues recordaba que todos los sufrimientos soportados por amor de Cristo producen un peso de gloria mucho mayor y eterno.

Pero nos advierte que si queremos correr de tal manera que obtengamos el premio de nuestro alto llamamiento, si queremos recibir la luz de la verdad divina y caminar en consecuencia, debemos mirar, no a las cosas que están detrás, que hemos pactado sacrificar, sino a las cosas que están antes, y que aún no se ven, excepto por el ojo de la fe.

Mirar hacia atrás es un paso, y uno largo, hacia ignorar y romper nuestro pacto. Es el primer paso en la injusticia, y si no se retrocede rápidamente, tarde o temprano conducirá a las tinieblas y a la apostasía; y el gozo y la paz que una vez experimentamos al creer nos serán arrebatados. El que mira hacia atrás no es apto para el Reino.-Lucas 9:26,62.

Nunca insistiremos demasiado en el deber y la responsabilidad del pueblo del pacto de Dios en vista de la luz que ha recibido: el deber de vivir para las cosas celestiales, y usar las cosas terrenales sólo como ayudas necesarias en el servicio divino; el deber de considerar todo asunto de carácter terrenal desde el punto de vista en que la verdad nos ha colocado, desde el punto de vista de Dios; el deber de actuar con prontitud sobre nuestras convicciones, y por lo tanto no dar ninguna ventaja al adversario; el deber de soportar el trabajo y la persecución en el servicio del Maestro con mansedumbre inflexible y gozosa acción de gracias por el privilegio; el deber de predicar la verdad a cualquier precio y con cualquier sacrificio.

En verdad, la luz fue cuidadosamente sembrada hace siglos para los justos, y ahora está siendo revelada gloriosamente a aquellos para quienes fue sembrada; pero tened cuidado, vosotros que la habéis recibido, porque si por infidelidad la luz que hay en ti se convierte en tinieblas, ¡cuán grandes son esas tinieblas! Los mensajeros de las tinieblas nunca fueron tan activos como en este "día malo", para derribar la fe de los consagrados hijos de Dios; y nunca fueron sus métodos tan sutiles y engañosos. En verdad, están calculados para engañar, si fuera posible, a los mismos elegidos. Pero, gracias a Dios, eso no es posible. Los elegidos son aquellos que fiel y cuidadosamente estudian para conocer la voluntad de Dios y son muy serios y fieles en hacerlo. Tened cuidado de asegurar vuestra vocación y elección. R945



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Para descargar  el Libro de ADAN A SION en español…dale clip al siguiente enlace…Una Gran Bendición te espera al conocer el Plan Divino de Nuestro Creador



                     https://drive.google.com/file/d/1CxlrBt5V3ozxEk0joNWx45Q73Z11bCyY/view


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::





Boaz Bible Students, somos  un grupo de cristianos que se dedican al Estudio de La Palabra de Dios. Tenemos estudios bíblicos verso a verso, participamos en ferias locales para animar a nuestros compañeros cristianos a mirar más profundamente en sus Biblias y tener una relación más cercana con Dios.

Si deseas investigar más a fondos diferentes temas bíblicos puedes visitar los siguientes sitios:

https://www.boazbiblestudents.es/

HuntsvilleBible.com

(Sitio en Ingles)

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier tema que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos a la dirección de abajo o puedes enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

 United States, Alabama

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

https://bibliotecateologica.click/es/

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::



 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

La Tarea del Pastor // The Pastor’s Task – Parte 1

  “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia de Dios,...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)