miércoles, 12 de abril de 2023

CRISTO CRUCIFICADO

 


En una época en la que el ingenio humano se esforzaba hasta el límite para inventar crueldades con las que torturar a las víctimas de la venganza o el odio públicos, la crucifixión tuvo sin duda una mala preeminencia. Entre los romanos estaba reservada, con pocas excepciones, a los esclavos y a los extranjeros, ya que se consideraba demasiado horrible y vergonzosa para un ciudadano romano, independientemente de cuál hubiera sido su crimen. Era la mayor indignidad que se podía infligir a un delincuente, tanto si se consideraba desde el punto de vista de la vergüenza pública como de la angustia física.

La crucifixión era un proceso de muerte lento, largo y horrible, que duraba siempre muchas horas y a menudo varios días. La víctima solía ser atada a la cruz mientras yacía en el suelo; luego se clavaban las manos y los pies al madero, y la cruz se elevaba y se colocaba en el lugar preparado para recibirla. De este modo, el cuerpo sufría una terrible torcedura y la agonía era enorme. El ardiente sol golpeaba el cuerpo desnudo y la cabeza descubierta (que en el caso de nuestro Señor fue atravesada con la crueldad adicional de la corona de espinas). Las heridas, rasgadas y sin vendar, supuraban y se inflamaban, y dolores punzantes brotaban de ellas a través de la carne temblorosa. A esto se añadía la agonía de una fiebre creciente, una cabeza palpitante y una sed furiosa; e incluso el más mínimo movimiento intensificaba la angustia. A medida que se acercaba la muerte, enjambres de insectos se agolpaban para aumentar el tormento, del que no podía obtenerse el menor alivio. Como ningún órgano vital era atacado directamente, la vida perduraba hasta que el poder de resistencia se agotaba por completo.

Sobre la cabeza del reo solía haber una inscripción que describía el crimen por el que había sido condenado. Generalmente la llevaba delante mientras se dirigía a pie al lugar de la ejecución cargando con su pesada cruz. En el caso de nuestro Señor, llevó su cruz hasta las puertas de la ciudad, donde se encontraron con un hombre de Cirene, de nombre Simón, a quien obligaron a llevarla el resto del camino, sin duda porque Jesús estaba demasiado débil y agotado.

De ciertos escritos rabínicos se desprende que se formó una sociedad de mujeres judías para aliviar los sufrimientos de los condenados a muerte. Acompañaban a los condenados al lugar de la ejecución y les administraban una bebida preparada que actuaba como anodino [calmante] para aliviar su dolor. Probablemente fueron ellas las que ofrecieron a nuestro Señor el "vinagre y la hiel" (más propiamente vino agrio y mirra), que él rechazó, prefiriendo tener la mente clara y despierta hasta el final. La bebida que le ofreció en la cruz uno de los soldados romanos, y que aceptó, no era el anodino ofrecido y rechazado antes, sino simplemente vino agrio, la bebida común de los soldados.

Se cree que la causa física última de la muerte de Cristo fue, literalmente, un corazón roto. De lo contrario, probablemente habría permanecido mucho más tiempo. La crucifixión rara vez produce la muerte en menos de veinticuatro horas, y las víctimas han permanecido hasta cinco días. Pilato y la guardia se sorprendieron al enterarse tan pronto de la muerte de Jesús. En lugar de demorarse mucho, murió repentinamente, y antes de quedar completamente exhausto; porque había conversado con el ladrón y había encomendado a su madre al cuidado de Juan; había declarado terminada su gran obra y luego, con una voz fuerte [literalmente, fuerte] que indicaba que le quedaban considerables fuerzas tanto en el cuerpo como en la mente, gritó: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" y murió instantáneamente. En la agonía de Getsemaní se vieron afectados el corazón y los vasos sanguíneos. La palpitación del corazón fue entonces tan intensa que provocó un sudor sanguinolento, fenómeno raro pero no desconocido, producido por una intensa excitación mental. Ya debilitado por tal experiencia, una repetición de la angustia probablemente rompió la membrana del corazón causando la muerte instantánea.

Tal fue la terrible tragedia del Calvario que puso fin a la existencia humana de nuestro Señor, que se entregó así como un cordero al matadero. "Como la oveja que enmudece ante sus trasquiladores, así enmudeció él" cuando fue falsamente acusado, condenado y crucificado. Si se hubiera defendido en el tribunal de Pilato, o en el huerto de Getsemaní, para volver a hablar al pueblo como antes, sin duda habrían vuelto a decir: "Jamás hombre alguno habló como éste", y lo habrían aclamado como rey, como cinco días antes, diciendo: "Hosanna al hijo de David, bendito el que viene como rey de Jehová". O si hubiera orado al Padre, habría tenido inmediatamente una guardia vital de más de doce legiones de ángeles. Mateo. 26:53.

Podía haber escapado a la terrible experiencia, pero no lo hizo, sino que se entregó voluntariamente como rescate por los pecadores. Sabía que había llegado su hora, cuando, según el plan de su Padre, debía pagarse el precio de la redención del mundo. Recuerda sus palabras a un discípulo que intentó defenderlo: "¿Piensas que no puedo ahora orar a mi Padre y él me dará más de doce legiones de ángeles? ¿Cómo, pues, se cumplirán las Escrituras, que así debe ser?".

Sí, las Escrituras debían cumplirse, expresaban la voluntad del Padre que él había venido a cumplir, de ahí que el cumplimiento de lo que estaba escrito fuera el interés que todo lo absorbía para él; el plan de Dios debía llevarse a cabo a cualquier precio, y a la ejecución de ese plan se sometió en perfecta obediencia, hasta la muerte, hasta la horrible, tortuosa e ignominiosa muerte de cruz.

Aunque nuestro Señor se sometió a sí mismo a la muerte en ese momento porque reconoció que era la hora predicha por los profetas, no parecía entender claramente por qué tanta desgracia pública y tortura de mente y cuerpo debían acompañarla. De ahí su oración: "Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa. Pero no sea como yo quiero, sino como quieres tú". Sabía muy bien que el bautismo (inmersión) en la muerte era su misión, y ni por un momento pensó en eludirla: y sabía también que con ella debía venir también una amarga copa de sufrimiento y vergüenza: pero hasta que su hora estuvo a punto de llegar, no pareció darse cuenta plenamente de lo amargo que sería el fondo de esa copa. Ver que la muerte era el castigo por nuestros pecados, y no la vergüenza y la mala representación, dejó espacio para que nuestro Señor cuestionara la sabiduría y el amor del Padre, al pedirle aparentemente que soportara más de lo necesario para redimir a la humanidad. Pero se inclinó ante la sabiduría y el amor del Padre, diciendo: "Hágase tu voluntad, no la mía". A la luz de las palabras del Apóstol, podemos ver que el perfecto "hombre Cristo Jesús" no sólo estaba redimiendo a los hombres, sino que, con su obediencia hasta la muerte -incluso la muerte de cruz-, estaba demostrando ser digno de una elevada exaltación a la perfección de la naturaleza divina, a la que, debido a esta obediencia implícita e incluso ciega, ahora ha llegado. (Filipenses 2:9). Así también en sus últimos momentos, al ser tratado exactamente como el pecador cuyo rescate estaba dando, cuando la comunión mental con el Padre fue interrumpida y se sintió por el momento solo, separado del Padre, cortado y condenado como el pecador a quien representaba, fue más de lo que pudo soportar: gritó con fuerte voz ¡Dios mío! ¡Dios mío! ¿Por qué me has abandonado? Esto fue más severo que todo lo demás, era la escoria misma, las heces de esta copa de sufrimiento. Sólo después se manifestaron la necesidad, la sabiduría y el amor de esta parte del plan del Padre. Hasta aquella hora tuvo comunión con su Dios. Véase Juan 16:32

Qué lección de obediencia se dio así a todas las criaturas de Dios, en todas las épocas y en todos los planos de la existencia - una obediencia que se inclinó en amorosa sumisión a la voluntad de Dios, incluso en la ceguera en cuanto a por qué debería ser así, y aun bajo la prueba más desgarradora. ¡Qué carácter tan glorioso para nuestro ejemplo e imitación! Perfecta sumisión a la voluntad de Dios y perfecta confianza, contando y confiando implícitamente con el Padre Todopoderoso allí donde no se le puede encontrar. R959


¡Dios mío! ¡Dios mío! ¿Por qué me has abandonado? 




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Para descargar  el Libro de ADAN A SION en español…dale clip al siguiente enlace…Una Gran Bendición te espera al conocer el Plan Divino de Nuestro Creador



                     https://drive.google.com/file/d/1CxlrBt5V3ozxEk0joNWx45Q73Z11bCyY/view


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::





Boaz Bible Students, somos  un grupo de cristianos que se dedican al Estudio de La Palabra de Dios. Tenemos estudios bíblicos verso a verso, participamos en ferias locales para animar a nuestros compañeros cristianos a mirar más profundamente en sus Biblias y tener una relación más cercana con Dios.

Si deseas investigar más a fondos diferentes temas bíblicos puedes visitar los siguientes sitios:

https://www.boazbiblestudents.es/

HuntsvilleBible.com

(Sitio en Ingles)

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier tema que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos a la dirección de abajo o puedes enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

 United States, Alabama

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

https://bibliotecateologica.click/es/

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

La Tarea del Pastor // The Pastor’s Task – Parte 1

  “Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia de Dios,...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)