miércoles, 11 de enero de 2023

LA ALEGRIA DE ESTAR LLENOS DEL ESPIRITU

 



Mi propósito es tratar de presentarles la alegría de una vida llena del Espíritu Santo. Aclaramos la forma en que los discípulos fueron llevados a recibir la bendición; ahora veamos su alegría al estar llenos del Espíritu. Puede que a Dios le plazca hacer que nuestro deseo sea tan fuerte, y hacernos ver tan claramente: “Esto es lo que necesito, no puedo vivir más sin ello”, que Él nos lleve a recibir más de lo que jamás esperamos. Él es nuestro Dios, que está dispuesto y es capaz de hacer mucho más de lo que podemos pedir o pensar.

La ilustración más clara de la alegría de estar llenos del Espíritu se encuentra en el maravilloso cambio que Pentecostés produjo en la vida de los discípulos. Es una de las lecciones objetivas más maravillosas de todas las Escrituras: los Doce bajo el liderazgo de Cristo durante tres años, y aún así permaneciendo, aparentemente, a cierta distancia de la vida que estaban destinados a vivir; y luego, de repente, por la bendita llegada del Espíritu Santo, se convirtieron exactamente en lo que Dios quería que fueran.

Obsérvese  primero el cambio que supuso Pentecostés en su relación con Jesús. Durante su ministerio terrenal, por supuesto, Jesús no pudo vivir dentro de los Doce. Estaba fuera de ellos, separado - muy cerca; muy cariñoso; y sin embargo, si se me permite decirlo con profundo respeto, faltaba la enseñanza de Cristo para ellos. Hasta que llegó el Espíritu Santo. Cristo intentó enseñarles humildad: dijo: "Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón" (Mateo 11:29) y "El que se humilla será ensalzado" (Mateo 23:12). Sin embargo, hasta el final siguieron discutiendo entre ellos sobre cuál de ellos era el más grande.


                                   "Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón"


Cristo no conquistó su orgullo. Esto no se debió a una falta de enseñanza divina. La razón era el hecho de que Cristo estaba fuera de ellos y aún no podía habitar en sus corazones para darles poder. Aún no había llegado el momento. Tenían al redentor a su lado, pero no dentro de ellos. Esto nos enseña que ninguna instrucción externa, incluso de Cristo mismo, o sus palabras en las Escrituras, puede traernos la bendición completa, hasta que el Espíritu Santo obre en nosotros.

Pero ¡qué cambio se produjo el día de Pentecostés! Él les había dicho que ese día sabrían que estaba en ellos. Cristo en nosotros: no en el sentido de que estemos en una habitación determinada. Podemos salir de una habitación, incluso ir y venir libremente. Pero el Señor Jesús vino a ser literalmente -lo digo con reverencia- parte de nosotros, a llenar nuestros corazones y pensamientos y afectos; y lo que Pedro y Santiago y Juan tenían cuando tenían a Cristo junto a ellos, lo tenemos ustedes y yo en una medida mucho mayor, si tenemos al Cristo vivo dentro de nosotros.

¿No es esto lo que anhela tu corazón? He pensado y reflexionado sobre Jesús en Belén, Jesús en el Calvario o Jesús en el trono, y le he adorado, amado y alegrado en exceso; pero siempre he deseado algo mejor, más profundo y cercano. La respuesta es tener a Jesús vivo dentro de ti. Eso es lo que te dará el Espíritu Santo y por eso te rogamos: ¿No te someterás a recibir esta bendición -a ser lleno del Espíritu- para que el bendito Jesús pueda tomar posesión de ti? Jesús en ti - el mismo Jesús que murió en la cruz y está sentado con Dios en Su trono, condescendiendo a ser tu vida.

Por eso vino el Espíritu. Jesús dijo: "Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno como nosotros somos uno: Yo en ellos y Tú en mí" (Juan 17:22-23). ¿Y cuál es la gloria de Jesús? Su amor y su poder. El Espíritu Santo revelará a Cristo en nosotros, para que el maravilloso amor de Cristo sea una posesión y una realidad en su divina cercanía, y ese poder de Cristo tenga el dominio dentro de nosotros. Ustedes conocen la maravillosa oración en Efesios 3:14-21, que el Padre los fortalezca con el poder del Espíritu en el hombre interior, para que Cristo habite en sus corazones. El poderoso poder del Espíritu Santo puede hacerlo. El Espíritu Santo hace presente a Jesús en nuestro interior.

Por supuesto, cuando Jesús caminaba con ellos en la tierra, no siempre estaba con ellos. No podían estar con él en todo momento. Recuerdas que los envió al otro lado del mar mientras él se quedaba en la montaña orando. Recuerdas que llevó a tres de ellos con él a la montaña, pero los otros se quedaron abajo; y allí tuvieron que encontrarse con los fariseos y no pudieron expulsar al espíritu maligno. Hubo tiempos de separación, y al fin vino esa muerte terrible, esa horrible separación del mundo. Sí, Cristo era su vida a veces con Cristo, y a veces no con él; a veces cerca de él, y a veces con la multitud presionando a su alrededor, no podían llegar a él.

Pero la presencia de Jesús a través del Espíritu Santo está destinada a ser ininterrumpida, continua y eterna. Esto es ciertamente lo que anhelan nuestros corazones. Quizá sepas lo que es vivir una semana o un mes con una alegría que hace que tu corazón cante todo el día. Entonces el cambio llega con nubes y oscuridad -y no sabes por qué-, a veces con enfermedades físicas o depresión, a veces con las preocupaciones y dificultades de esta vida, a veces con la conciencia de tu propio fracaso. ¡Oh, si pudiera convencer a todos los creyentes! Jesús te ama, no quiere separarse de ti ni un momento. No puede soportarlo. Queremos creer en este amor de Jesús. Ninguna madre se ha alegrado más por el bebé que lleva en brazos que Cristo por ti. Quiere una comunión íntima e incesante contigo. Recíbelo, amado creyente, y di: "Si es posible, que Dios me ayude, debo ser lleno del Espíritu Santo, para que Jesús habite siempre en mi corazón."

Obsérvese  también en el cambio que Pentecostés  produjo  en su vida interior. Hasta entonces sus vidas estaban llenas de fracasos y debilidades. Ya he hablado de su orgullo. Cristo tiene que reprenderles repetidamente por su orgullo. Sabe cómo anhelaban serle fieles, pero su orgullo y su confianza en sí mismos eran la causa de sus continuos fracasos. Pedro dijo: "Aunque todos se aparten por tu culpa, yo nunca lo haré", y todos los demás dijeron lo mismo; sin embargo, a las pocas horas le negaron: el resultado del orgullo y la confianza en sí mismos. No conocían el mal que llevaban dentro. Jesús había hecho todo lo posible para enseñarles humildad, pero no podía cambiar su debilidad interior. Pedro había dicho: "Aunque tenga que morir por ti, nunca te negaré", pero a la palabra de la criada empezó a jurar y a declarar que nunca había conocido a aquel hombre. ¡Qué debilidad más absoluta!

Pero entonces llegó el cambio de Pentecostés. No diré que obtuvieron la victoria sobre el pecado, porque no creo que fuera así. El Espíritu Santo -el Espíritu de Dios- se convirtió en su vida; fueron llenos de la fuerza y el poder del Dios vivo por medio de Jesús, el salvador del pecado.

Sabes que la principal obra de Jesús es quitar el pecado. ¿Cómo lo hace? Muchos creyentes se imaginan que lo quita en la cruz. Otros van un paso más allá y dicen, él lo quita desde su trono en el cielo; él me limpia y me guarda. Pero la verdad es ésta: si entra la luz, se expulsan las tinieblas. Es la presencia de Jesús, que habita en nosotros por el Espíritu Santo, lo que nos hace santos. ¡Qué cambio se ha producido en los discípulos! Obsérvese con qué valentía pudieron hablar en presencia de quienes les amenazaban de muerte. "Debemos obedecer a Dios antes que a los hombres", decían. Fueron enviados a prisión y allí cantaban alabanzas a Dios a medianoche. ¡Fue un cambio maravilloso el que el Espíritu Santo hizo en sus vidas!

¿Qué nos enseña esto? Hablamos a menudo de la vida propia y de la vida del Espíritu Santo. ¿Le has dicho alguna vez a Dios -quizá lo has dicho a menudo-: "Señor, ¿cómo puedo librarme de mi vida propia?". ¿Te ha respondido Dios? ¿Ha llegado hasta lo más profundo de tu corazón y te ha llevado a decir: "Oh Dios, mi fracaso se debe a  mi propia confianza en mí mismo, a mi propia voluntad y el complacerme a mí mismo"? El yo tendrá la palabra en todo, y no hay poder que pueda expulsarlo, excepto el poder de la presencia de Jesús.

No te enredes  en definiciones teológicas de cómo se hace todo, cuánto pecado queda o cuánto se expulsa. Ten la satisfacción de que, aunque no puedas explicarlo y exponerlo plenamente, puedes creer que el Espíritu de santidad es sencillamente la santidad de Jesús en tu corazón. Lleno del Espíritu, tienes el poder de la santidad de Dios dentro de ti para hacer la obra de la santificación.

En tercer lugar, la llenura del Espíritu Santo cambió la relación de los discípulos entre sí. Mira el amor que los unió en un solo cuerpo. Antes mencionamos que había egoísmo entre ellos, a menudo falta de amor; pero cuando vino el Espíritu Santo, no sólo obró en cada individuo, sino que los moldeó en un solo cuerpo. Sabían que eran miembros del Señor Jesús, y debido a su amor mutuo, hicieron cosas que eran bastante inauditas en ese momento. Aunque la mayoría de ellos eran forasteros, empezaron a vender sus bienes y a regalar sus propiedades, y a decir que tenían todas las cosas en común. Este fue el resultado de que el Espíritu Santo descendiera como el mismo amor de Dios en el cielo para habitar en sus corazones.


                    La llenura del Espíritu Santo cambió la relación de los discípulos entre sí.


Tal vez la mayor dificultad en tu vida sea tu relación con otros creyentes. Muy a menudo, las personas que tienen que trabajar juntas difieren en temperamento y carácter, y es fácil que surjan fricciones. Luego hay personas que difieren sobre una verdad teológica o una forma práctica de hacer la obra de Cristo, ¡y cómo hablan o escriben unos contra otros! Así que hay divisiones en la Iglesia de Cristo en la tierra. Incluso entre quienes profesan amar a Dios y profesan la santidad y la entera consagración, abundan los desacuerdos. Es una triste situación. ¡Hay tantos creyentes sinceros que tienen tanto que decir de los demás! Pueden mostrarme dónde me equivoco, y yo puedo mostrarles dónde se equivocan ellos; pero qué pocos hay que, aunque tengan claras diferencias entre sí, puedan decir: "Por encima de todas nuestras diferencias hay una unidad que debemos expresar; queremos una comunión continua en la presencia de nuestro Padre".

¿Quieres tener un corazón rebosante de amor por cada creyente, incluso por los que no forman parte de tu propio círculo? ¿Quieres tener un corazón de amor capaz de encender a los demás? ¿Quieres que fluya de ti el mismísimo amor del cielo? ¿Quieres que el amor abnegado de Jesús se apodere de ti, que puedas soportar y aguantar, que con la misma longanimidad, ternura, mansedumbre y humildad de Cristo, el Cordero de Dios, estés dispuesto a ayudar y servir a todos, incluso a los que no son amables ni queridos? Entonces necesitas estar lleno del Espíritu. Clama por ello, exígelo, acéptalo, no descanses hasta tenerlo. El Espíritu es el Espíritu del amor de Dios y el Espíritu del amor crucificado de Jesús. Si recibimos el Espíritu Santo, el amor de Dios se derramará en nuestros corazones, y Dios nos fundirá en la unidad como nunca antes.

Y luego, en cuarto lugar, la venida del Espíritu Santo cambió sus obras. ¡Qué diferencia supuso Pentecostés! Y supongo que todos pensamos -al menos muchos de nosotros- que ésta es una de las cosas más importantes de estar llenos del Espíritu Santo. Muchos obreros cristianos dan gracias a Dios por el camino que les ha llevado, pero siguen sintiendo que les falta algo. Les falta tanto la alegría continua de hablar de Jesús como la conciencia de que Dios les está utilizando como uno de Sus instrumentos. Sin embargo, esto es lo que Dios quiere que tenga cada uno de Sus siervos. ¿Cuántos maestros de escuela dominical y líderes de estudios bíblicos se sienten así?: "No confío en mí mismo, no estoy equipado, incluso soy un ignorante, pero sé que Dios me utiliza porque me he entregado en sus manos, y he consentido en ser cualquier cosa para Él".

¿No sería una alegría indescriptible trabajar siempre con este espíritu de absoluta humildad y dependencia, con una confianza infantil en que Dios te utilizará? ¿Cómo se puede llegar a ese lugar? Mira a los apóstoles, mira a los discípulos. Leí que Jesús los envió a hacer tres cosas: predicar el Evangelio, curar a los enfermos y expulsar a los demonios. Cuando volvieron, contaron las dos últimas cosas -curación de enfermos y expulsión de demonios-, pero no les oí hablar de conversiones. De alguna manera les faltaba predicar el Evangelio. Se hizo fielmente, pero sin grandes resultados.

Pero cuando llegó el día de Pentecostés, su predicación cambió -no sólo la de Pedro-, todos proclamaban las poderosas obras de Dios. ¡Qué diferencia! Y siguió y no paro. ¡Qué audacia tenían y qué grandeza de corazón! Fueron a Samaria, a Cesarea y luego a Antioquía, y allí esperaron en Dios; ¡en muy pocos años el mensaje del Evangelio había llegado a Europa! Fue el poder del Espíritu Santo el que lo logró. Aquí nos falta el poder para nuestro trabajo, ya sea en el campo más amplio de las misiones o en nuestros propios barrios.

Doy gracias a Dios por el interés que está despertando en la Iglesia por los perdidos y los inalcanzados o los menos alcanzados, pero todavía hay un ámbito que sigue descuidado. A menudo es más fácil llegar a los pobres, a los necesitados, a los abatidos. Pero la clase media, la clase alta - ¿el poder de tu caminar cristiano te permite llevarles el Evangelio con valentía? ¿No son muchos de ustedes miembros de iglesias y congregaciones donde se sientan domingo tras domingo con los que les rodean que saben que son inconversos? ¿No necesitamos la sabiduría y el poder divinos para equiparnos para esta labor? ¿No necesitamos la luz y la inspiración divinas? ¿No necesitamos un nuevo amor y audacia para orar, esperar y trabajar, y para garantizar que no sólo los que están en China, África y otras partes del mundo tengan el Evangelio, sino que las Buenas Nuevas lleguen a aquellos con los que nos relacionamos cada día? Damos gracias a Dios porque en los últimos tiempos los cristianos se han despertado para trabajar como nunca antes, pero esto es sólo el principio. Si los creyentes están dispuestos a pasar tiempo con Dios, a esperar en él en oración y a declararse dispuestos a realizar su obra, ¿no es capaz Dios de hacer más de lo que ya ha hecho?

Se necesita una cosa. El Espíritu lo hizo todo en el día de Pentecostés, y sigue obrando. Es el Espíritu quien da la audacia, la sabiduría, el mensaje y el poder de conversión.

Me dirijo a todo creyente que sienta la necesidad  de poder. ¿Está todo tu corazón preparado para decir que esto es lo que quieres? "Lo veo. Jesús no me envió a la batalla bajo mis propias órdenes; no me pide que salga a predicar y enseñar con mis propias fuerzas; Jesús quería que tuviera la plenitud del Espíritu Santo, ya sea que tenga una pequeña clase de Escuela Dominical o una clase laica más grande, lo único que necesito es el poder del Espíritu Santo. Necesito estar lleno del Espíritu.

Permítanme concluir preguntándoles: ¿están preparados ahora para recibir esto de Jesús?  A Él le encanta darlo. Dios no se complace en nada tanto como en honrar a su Hijo, y es honrar a Jesús cuando las almas se llenan del Espíritu Santo, pues entonces demuestra lo que puede hacer por ellas. ¿No lo reclamaremos?

Permítanme darles cuatro sencillos pasos. Toda persona que anhela Su bendición debe decir, en primer lugar: "Debo ser lleno". Díselo a Dios desde lo más profundo de tu corazón. "Dios lo manda; no puedo vivir mi vida como debería sin él".

En segundo lugar, di: "Puedo ser lleno. Es posible; la promesa es para mí". Resuelve el asunto y expulsa todas las dudas. Los apóstoles, antes tan llenos de orgullo y egoísmo, se llenaron del Espíritu Santo porque se aferraron a Jesús. De la misma manera, con todo tu orgullo, pecado y ego, si te aferras a Él, puedes ser lleno.

El tercer paso es decir: "Quiero llenarme". Para ganar la "perla preciosa" debes venderlo todo, renunciar a todo. Estás preparado, ¿verdad? "Todo, Señor, si tan sólo pudiera tener Tu Espíritu. Señor, te lo pido ahora".

El paso final dice: "Seré llenado. Dios anhela darlo; lo tendré". No importa si viene como un diluvio o en profundo silencio; o si no viene ahora porque Dios te está preparando para mañana. Pero di: "Seré llenado. Si me confío a Jesús. Él no me defraudará". Es su propia naturaleza, es su obra en el cielo, y es su delicia dar a su pueblo el Espíritu Santo en plena medida. Reclámalo ahora: "Dios mío, esto es algo tan serio; es impresionante, casi demasiado bendito para ser verdad: Señor, ¿no lo harás? Mi corazón tembloroso dice: "Seré lleno del Espíritu Santo". (Contribuido)


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Para descargar  el Libro de ADAN A SION en español…dale clip al siguiente enlace…Una Gran Bendición te espera al conocer el Plan Divino de Nuestro Creador



                     https://drive.google.com/file/d/1CxlrBt5V3ozxEk0joNWx45Q73Z11bCyY/view


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::





Boaz Bible Students, somos  un grupo de cristianos que se dedican al Estudio de La Palabra de Dios. Tenemos estudios bíblicos verso a verso, participamos en ferias locales para animar a nuestros compañeros cristianos a mirar más profundamente en sus Biblias y tener una relación más cercana con Dios.

Si deseas investigar más a fondos diferentes temas bíblicos puedes visitar los siguientes sitios:

https://www.boazbiblestudents.es/

HuntsvilleBible.com

(Sitio en Ingles)

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier tema que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos a la dirección de abajo o puedes enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

 United States, Alabama

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

https://bibliotecateologica.click/es/

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


 

 

 

 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

UNA OBEDIENCIA DEL TAMAÑO DE UN ARCA // AN ARK-SIZED OBEDIENCE

  Versículo temático: Proverbios 3:5-6 (ERV) "Confía plenamente en el Señor, y no dependas de tu propio conocimiento. A cada paso que ...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)