jueves, 13 de octubre de 2022

"EL DÍA DEL SEÑOR" (CONTINUACION DEL ARTICULO EL DIA DEL JUICIO)



 Llegamos ahora al examen de la condición de la Iglesia durante este periodo  de problemas. Hemos visto que cosas "grandes y terribles" están viniendo sobre el mundo - el derrocamiento de todos los gobiernos, la ley y el orden - el naufragio total de la sociedad. ¿Superará la Iglesia este "tiempo de angustia como no se ha vivido desde que existe  nación"?

La respuesta, para ser entendida, debe reconocer dos clases de cristianos que están EN LA IGLESIA ahora y durante la era evangélica, a saber, las poquísimas personas plenamente consagradas que tienen "la misma mente  que hubo también en Cristo Jesús", es decir, una mente o deseo de hacer sólo la voluntad del Padre; aquellos en quienes mora Su Palabra de modo que "producen mucho fruto" - "mansedumbre, longanimidad (paciencia), fidelidad a Dios, bondad fraternal, caridad", etc.-Gálatas. 5:22. Estos  son  el "pequeño rebaño", "los santificados en Cristo Jesús, que dan fruto para la santidad". Esta pequeña porción de la iglesia viviente se encontrará velando, y se les dice que, si lo hacen, "escaparán de todas estas cosas que vienen  sobre el mundo". "Entendemos que la fuga es por el hecho de que serán "arrebatados para encontrarse con el Señor en el aire" (1 Tesalonicenses. 4:17), sin embargo, su rapto no será visto por el mundo.

Mientras que unos pocos "se escapan", la mayoría de los cristianos que profesan, por muy sinceros, serios y celosos que sean, no están todavía, por su propia profesión, plenamente consagrados, ni desean estarlo. Están dispuestos a tomar al Señor como su socio, y a deferirse un poco a sus deseos en sus actos de vida. La sociedad está formada por Cristo, el mundo y el ego (Yo), y estos tres elementos modifican la vida y la llevan a un estado  o condición "tibio". Pero deshacerse del mundo y degradarse para que el único poder controlador sea Cristo es romper toda asociación y llegar a la condición expresada por Pablo: "Para mí vivir es Cristo", pues Cristo reina en forma suprema.

Esta clase será alcanzada por el "día del Señor" sin estar preparada. Porque, "agobiados por el mundo, y por el yo, y por los afanes de esta vida", no velan, y por eso son sorprendidos "desprevenidos", como en un "lazo" (véase Lucas 21:34,35), "y no escaparán". Esta clase, a veces llamada "mentes carnales, bebés en Cristo", es  bendecida  en esta gran angustia; porque, aunque el amor de Cristo no los obligue a una entera consagración debido al gran poder del mundo y del yo, sin embargo, cuando sean puestos en este "horno" de la angustia, la miserable escoria será removida, sus ojos serán aliviados de la ceguera del mundo, y ungidos con la verdad para que puedan ver verdaderamente ; también sus vestiduras, que se han desgarrado tanto que "aparece la vergüenza de su desnudez"; y, manchados por la carne y contaminados por el contacto con el mundo, tendrán, con gran angustia y dolor, en ese "día de la ira, que lavar sus vestiduras y blanquearlas en la sangre del Cordero", y "el Cordero en el trono los apacentará". -Apocalipsis. 7:14-17

Cuando Cristo sea entronizado, cuando haya "tomado su gran poder" y comenzado su reinado como el nuevo Rey de la tierra, estos juicios del "gran día de la ira" son los primeros actos, las primeras pruebas para el mundo de que el "Reino de los Cielos", que consiste en Cristo Jesús y su Iglesia victoriosa, a la que nos referimos anteriormente, ha sido  "establecido". Cuando Él está así entronizado, la Novia (el "pequeño rebaño") está con Él. Los que están con él son los llamados, los elegidos y los fieles, y “con toda justicia juzga y hace la guerra”. Jesús prometió: "Al que venza le daré que se siente conmigo en mi trono", "le daré poder sobre las naciones" -Apocalipsis. 2:6; 3:21.

David muestra la posición de los santos o vencedores para estar con Cristo en el PODER, Salmo 149:9: "Todos sus santos tienen este honor para ejecutar los  juicios escritos."

Así es mientras el "pequeño rebaño", la "Novia", la "Iglesia vencedora", está así entronizada con Jesús, y mientras ella está infligiendo los juicios escritos, y la otra clase de cristianos de la Iglesia, los de mentes  carnales, que permanecen en el mundo, están "lavando sus ropas", "que el Cordero los alimenta con la verdad y los conduce (algunos rápidamente, otros más lentamente) a manantiales de agua viva, llevando finalmente a todos los que serán conducidos a la condición celestial, más allá de toda lágrima, dolor y pena, recibiéndolos en su hogar eterno ; y así los vemos (Rev. 7:14) "vestidos con ropas blancas, y palmas en sus manos"; y se nos dice "Estos son los que salieron de" (gr, después o a través de) "la gran tribulación, y lavaron sus ropas", etc.; "Por lo cual están delante del trono, y sirven a Dios en su templo".

Es un gran honor ser siervo en el templo de Dios; pero no tan grande como para ser "el templo" mismo. Posición gloriosa ante el trono; pero no tan elevada como la de la "Novia" en el trono. Es grande ser vencedores en el mundo, y llevar una palma en la mano, incluso a través de "la gran tribulación"; pero no tan grande como para ser considerados dignos de escapar y ser coronados victoriosos por el Rey de reyes.

"La hija del Rey (la esposa del Cordero) está toda gloriosa, resplandeciente por dentro; sus vestiduras son de oro forjado; es llevada al Rey con ropas [blancas] bordadas"; y ¿quién dirá que sus vestiduras no son más magníficas que las de "las vírgenes, sus compañeras, que la siguen", aunque ellas también están vestidas con "ropas lavadas de blanco" - aunque ellas también son llevadas ante el Rey con alegría y gozo? (Salmo. 45:13)

Pero si el "pequeño rebaño" escapa a la gran tribulación que viene sobre el mundo, hay otra tribulación que también viene en "el día del Señor". Precede a la traslación de los vencedores, y es un horno en el que entrarán la Iglesia, el trigo (los verdaderos y los falsos, ya sean cristianos avanzados o bebés en Cristo) y la cizaña (los hipócritas).,todos van a esta prueba. Pablo dice: "El fuego pondrá a prueba la obra de cada uno, sea cual sea”.

Cada creyente en Cristo es representado como un constructor que construye, a partir de los materiales proporcionados por la palabra de Dios, una "fe y una vida santas", con toda la ayuda y la guía proporcionadas por el Espíritu.

Unos construyen con oro, plata y piedras preciosas - la verdad; otros con heno, madera y hojarasca - los errores; ambos construyen sobre la roca - Cristo Jesús; ambos tienen un fundamento en la roca. La cizaña (los hipócritas) no conoce la roca y construye sobre la arena. En esta ilustración de Pablo, las dos clases de cristianos son claramente visibles: el pequeño rebaño, que ha construido sabiamente sobre las verdades, no se ve afectado por el fuego de ese día - reciben la recompensa prometida a los vencedores; aquellos cuyo edificio se quema pierden la alta vocación (la posición de la novia) aunque "ellos mismos se salvan como por el fuego". (1 Cor. 3:11-15)

La misma prueba de la Iglesia se muestra en el Salmo 91. Entendemos que la prueba vendrá a través del surgimiento de la infidelidad, que sacudirá y hará añicos todas las creencias religiosas, hasta el punto de exponer los muchos errores y quemarlos (errores, "madera, heno, hojarasca"), dejando como representantes del cristianismo a los que sostienen la verdad ("oro, plata", etc.), el "pequeño rebaño" que creemos será trasladado poco después.

Este salmo describe vívidamente, bajo los símbolos de "plaga, lazos, terrores, flechas", etc., al enemigo que asalta a la Iglesia.

La infidelidad es ya como una peste, un miasma extendido por todo el mundo. Está en las tiendas, en los tranvías, en los ferrocarriles, en los periódicos, en las escuelas dominicales y en las iglesias. En todas partes, como una plaga, se adapta a diferentes entornos. En la calle se habla sin tapujos, en el periódico se bromea o se ataca al cristianismo, en la escuela dominical y en el púlpito se atenúa, pero no es menos potente por sugerir que es mejor no pensar en las aparentes incongruencias de Jonás y el gran pez, o de Sansón, o de Josué y el sol. Otra forma de esta peste es la falta de fe y confianza en las promesas de Dios. Las promesas se citan en las oraciones, etc., pero rara vez se espera que se cumplan. Las doctrinas y tradiciones de los hombres son buscadas y aceptadas más fácilmente que la palabra de Dios. Hay una forma de piedad sin el poder. Esto es realmente incredulidad. ("Cuando venga el Hijo del Hombre, ¿encontrará fe en la tierra?")-1 Timoteo. 3:5; Lucas 18:8

Sí, la infidelidad socava sistemática y rápidamente la confianza de los más ilustrados en las cosas sagradas, y su poder e influencia aumentan por el hecho de que muchas de las doctrinas que ataca son realmente falsas: "madera, heno y rastrojo". Pero a medida que las doctrinas que consideraban sagradas se van desmoronando una tras otra, empiezan a dudar de todo, y corren el peligro de rechazar también las verdades, tan grande es su disgusto.-1 Corintios. 3:11-15

Algunos quedarán atrapados como en una "trampa". Todos aquellos que no vigilan y que no tienen la luz de la palabra de Dios en el camino que toman, serán atrapados por los poderosos argumentos y los planes bien concebidos del error. Sólo los que están llenos de fe y confianza serán ilesos, los que pueden decir: "Él es mi refugio y mi fortaleza, mi Dios; en él confío" (Salmo 91:2).

Sólo ellos soportarán "las flechas". (Los impíos lanzan flechas, incluso “palabras perversas") Las burlas y las mofas que se adjuntarán a todos los que entonces reivindiquen el nombre de Cristo serán demasiado para muchos. Los atravesarán, los herirán y los harán retroceder, a menos que tengan la verdad de Dios como escudo y armadura (vs. 4). Sólo una comprensión clara y armoniosa de la palabra de Dios (la verdad) nos permitirá resistir los diversos y poderosos ataques de este tiempo.

El apóstol previó este tiempo y nos advierte del "día malo" (Efesios. 6:11-12.) "Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis resistir las asechanzas del diablo", pues “no luchamos contra la carne y la sangre,...". "Tomad, pues, toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en aquel día malo". Es un día más de defensa que de guerra agresiva, a pesar de todo.

Pablo describe la armadura completa; ¿la has tomado? ¿La llevas ahora? Si no la llevas, no estás preparado para el  “dia malo” en el que estamos entrando. Algunos tienen algo de esta armadura y otros tienen algo de ella. Pocos lo tienen todo. Son pocos los que no pueden aumentar su preparación defensiva. Algunos cristianos han agarrado el extremo del cinturón de la verdad, lo han envuelto alrededor de sí mismos y han empezado a usar la espada (la palabra) para atacar a los poderes de las tinieblas. Estos son los que tienen sólo un conocimiento intelectual, no experimental, de la palabra de la verdad. Pero, hermano mío, ponte la armadura completa. Necesitas el yelmo de la salvación (la aceptación de la obra expiatoria de Cristo), la coraza de la justicia (la religión experimental) y el escudo de la fe y la confianza, o serás atravesado por muchas flechas. Y no descuides tener "los pies calzados con el apresto del Evangelio de la paz": la mansedumbre, la bondad, la paciencia, la longanimidad, el amor, para que no te canses pronto en el duro camino. Otros se han puesto la coraza, el casco y el escudo, pero les falta el cinturón y la espada. Se sienten preparados para todo y se pasan el tiempo puliendo y admirando su armadura. Estos son los que aceptan y se alegran de la salvación ofrecida por nuestro Señor, pero tienen poco o ningún conocimiento intelectual o comprensión del asunto. Creen, pero saben poco de qué o por qué. No ven la necesidad de otra cosa que no sea un hilo de la verdad a la correa, y así no buscan crecer en el conocimiento de la verdad. La espada, la palabra de Dios, la conocen poco; es pesada; no la pueden manejar fácilmente - no le ven utilidad. La utilizaron un poco para ayudarles a ponerse la coraza, pero desde entonces no se ha utilizado. Basta, hermano, hermana, esta armadura puede servirte en algunas circunstancias, pero no servirá en este "mal día". La batalla te cansará, y desfallecerás en el camino si no tienes el cinturón de la verdad (una fuerza duradera derivada de la comprensión de la Palabra) para apoyarte y fortalecerte. Puede que nunca hayas tenido un escudo tan grande de fe y otras armaduras, pero no puedes prescindir de la espada (la Palabra). El enemigo te atacará y te quitará el escudo y otras armaduras si no tienes la espada para defenderlo.

Sí, amigos míos, necesitamos la armadura completa si queremos mantenernos en pie. Si la tienes completa -la religión de la cabeza y del corazón- entonces serás uno de los que se describen como "capaces de apagar todos los dardos de fuego, las flechas de los malvados". "Mil caerán a tu lado y diez mil a tu derecha, pero no te alcanzarán". (Salmo 91:7) Aunque caigan a tu lado miles de cristianos, y aquellos en los que habías puesto mucha confianza, sin embargo, así armado con la panoplia de Dios, nada puede obligarte a dudar de la presencia y el poder de nuestro Señor.

En este mismo momento, muchos están empezando a caer. Los errores ya empiezan a levantar la cabeza y a burlarse de la verdad con "palabras amargas". Errores que, de ser posible, engañarían y atraparían a los mismos elegidos - Mateo 24:24.

No pienses que no serás sacudido, que tu fe-escudo no necesitará ser defendida. "El fuego de aquel día pondrá a prueba la obra de cada uno, sea cual fuere."-1 Corintios. 3:13

"¿Quién puede resistirse?"

"Alma mía, ponte en guardia,

Diez mil enemigos se levantan;

Los ejércitos del pecado están presionando,

Para alejarte del premio".

 

Esta caída del cristianismo, de la influencia religiosa y de la restricción, y el surgimiento de la infidelidad, preparan el camino y son la puerta por la cual se introduce la angustia sobre el mundo (que rápidamente sigue a ésta sobre la iglesia). Ambos son parte de la angustia del "Gran Dia de Dios". R35


 :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Solicite hoy mismo sus folletos gratuitos y obténga las respuestas a todas estas preguntas. O puede leer los folletos en nuestro sitio web:

 HuntsvilleBible.com

Sitio en Ingles

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier cosa que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos abajo.Puede enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

 

https://bibliotecateologica.click/es/

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

UNA OBEDIENCIA DEL TAMAÑO DE UN ARCA // AN ARK-SIZED OBEDIENCE

  Versículo temático: Proverbios 3:5-6 (ERV) "Confía plenamente en el Señor, y no dependas de tu propio conocimiento. A cada paso que ...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)