jueves, 22 de septiembre de 2022

TOMAR EL NOMBRE DE DIOS EN VANO


 

"No tomarás el nombre del Señor, tu Dios, en vano, porque el Señor no dejará impune al que tome su nombre en vano" -Éxodo 20:7.

 

Si bien es cierto, como afirma el apóstol Pablo (Colosenses. 2:14; Efesios. 2:15), que la escritura de las ordenanzas o decretos de la ley judía, que se consideró que era sólo para la muerte, fue quitada por el sacrificio vicario de Cristo Jesús, de modo que ahora no hay condenación para los que están en él, por la fe en su sangre, y también que las características ceremoniales o típicas de la ley, habiendo sido cumplidas, han pasado igualmente (Romanos. 8:1; Mateo. 5:18), no obstante, es cierto que los preceptos morales de esa ley nunca han pasado ni pasarán, porque son partes de la ley eterna del derecho.

Entre estos preceptos se encuentra el generalmente conocido como segundo mandamiento: "No tomarás el nombre del Señor, tu Dios, en vano, porque el Señor no dará por inocente a quien tome su nombre en vano". Por lo tanto, nos corresponde considerar lo que el Señor consideraría un uso vano de su nombre. La expresión "en vano" significa falsamente, o  sin propósito; y, como se verá, es una distinción más fina de irreverencia que la profanación o la blasfemia. Profanar el nombre de Dios es usarlo con falta de respeto e irreverencia; y blasfemar su nombre es injuriarlo, calumniarlo, reprocharlo y abusar de él. Si, por lo tanto, es incuestionablemente malo profanar o abusar del santo nombre de nuestro Dios, aquellos que, en un sentido más ligero, lo toman en vano, no son, les aseguramos, considerados inocentes.

."He aquí", dice el salmista (Salmos 51:6), "deseas la verdad en las entrañas", en el corazón; y el apóstol Pablo exhorta diciendo: "Apártese de la iniquidad todo aquel que toma el nombre de Cristo [representante de Jehová]" (2 Timoteo. 2:19): ¿Qué tienes que hacer para declarar mis estatutos [leyes], o para tomar mi pacto en tu boca? Odias la instrucción y dejas atrás mis palabras. Cuando viste a un ladrón, consentiste con él, y fuiste cómplice de los adúlteros. Das tu boca al mal, y tu lengua maneja el engaño. Te sientas y hablas contra tu hermano, calumnias al hijo de tu madre". -Salmos 50:16-20.

El profeta Isaías (29:13) profetizó sobre una clase así; y, por desgracia, muchos han aparecido en cumplimiento de sus palabras. Nuestro Señor aplicó la profecía a algunos de sus contemporáneos, diciendo: "Hipócritas, Isaías profetizó de vosotros, diciendo: Este pueblo se acerca a mí con la boca, me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. En vano me adoran, enseñando doctrinas que son mandamientos de hombres" (Mateo 15:8,9).

Viendo con qué aversión mira el Señor todo lo que no sea simple sinceridad y honestidad de corazón en los que dicen ser cristianos o hijos de Dios, ¡con qué cuidado debemos tomar su digno nombre! Al afirmar que somos hijos de Dios divinamente reconocidos y seguidores de su querido Hijo, nos presentamos ante el mundo como representantes de Dios, y presumiblemente todas nuestras palabras y acciones están en armonía con su espíritu interior. Estamos como postes indicadores en medio del camino oscuro e incierto del mundo; y si no somos fieles a nuestras profesiones, somos postes indicadores engañosos que hacen que el buscador pierda el camino correcto y caiga en muchas trampas. Tomar el nombre de Dios, por lo tanto, pretendiendo ser sus hijos, sus cristianos o sus discípulos, sin una determinación firme y un esfuerzo cuidadoso para representarlo fielmente, es un pecado contra Dios, del cual ninguno que lo haga será considerado inocente.

"Por lo tanto, todo aquel que nombre el nombre de Cristo, apártese de la iniquidad". "Si considero la iniquidad en mi corazón", dice el salmista, "el Señor no me escuchará". (Salmos 66:18) Emprender la vida cristiana es comprometerse en una gran guerra contra la iniquidad; porque, aunque la gracia de Dios abunda en nosotros por medio de Cristo hasta tal punto que nuestras imperfecciones y deficiencias no se nos imputan, sino que revestidos de la justicia imputada de Cristo somos considerados santos y aceptables para Dios, no debemos, dice el Apóstol (Romanos 6:1,2), continuar en el pecado para que la gracia abunde; porque por nuestro pacto con Dios nos hemos declarado muertos al pecado y que ya no tenemos ningún deseo de vivir en él. Pero habiendo hecho tal pacto con Dios y tomado sobre nosotros su santo nombre, si continuamos en el pecado o dejamos de luchar contra él, estamos demostrando que somos falsos en nuestra profesión.

"¿Debemos, pues, nosotros, que estamos muertos al pecado, vivir más tiempo en él?" Dios no lo permita. No reine el pecado en su cuerpo mortal, sino considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios, por medio de Jesucristo, nuestro Señor. (Romanos 6:1, 2, 11,12) Esto significa mucho. Significa una guerra constante contra los pecados de nuestra vieja naturaleza que nos acosan con facilidad; y la lucha será larga y constante hasta que se rompa el poder del pecado: y entonces sólo la vigilancia constante lo mantendrá abajo. Un cristiano, por lo tanto, que es fiel a su profesión es uno que se esfuerza diariamente por lograr un creciente dominio sobre el pecado en sí mismo, y que, por lo tanto, es capaz de distinguir de vez en cuando algún grado de avance en esta dirección. Se asemeja cada vez más a Cristo: más dueño de sí mismo, más manso y amable, más disciplinado y refinado, más templado en todas las cosas, y más plenamente poseedor de la mente que estaba en Cristo Jesús. Los viejos temperamentos y las disposiciones desagradables desaparecen, y la nueva mente afirma su presencia y su poder. Y así, el ejemplo silencioso de una vida santa refleja el honor de ese santo nombre que tenemos el privilegio de llevar y representar ante el mundo, como epístolas vivas, conocidas y leídas por todos los hombres con los que entramos en contacto.

 

La formación de un carácter tan noble y puro es el resultado legítimo de la recepción de la verdad divina en un corazón bueno y honesto. O, más bien, tal es el poder transformador de la verdad divina sobre todo el carácter cuando se recibe de corazón y se somete plenamente. "Santifícalos en tu verdad: tu palabra es verdad", fue la súplica del Señor en nuestro favor; y que ningún hombre fiel caiga en el error de algunos, al suponer que la obra de santificación puede llevarse a cabo mejor sin la verdad que con ella. Necesitamos la instrucción, la guía y la inspiración de la verdad para vivir santamente; y las palabras de nuestro Señor implican que toda la verdad necesaria para este propósito se encuentra en la Palabra de Dios, y que por lo tanto no debemos buscar más revelaciones en visiones, sueños o imaginaciones nuestras o de otros. La Palabra de Dios, dice el Apóstol (2 Timoteo 3:16,17), "es útil para la doctrina, para la reprensión, para la corrección, para la instrucción en la justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra".

Nos revela la mente, el pensamiento o la disposición de Dios, y nos exhorta a dejar que esa misma mente habite ricamente en nosotros; y, junto con el estudio de la mente de Dios tal como se revela en su Palabra y la comunión con Él en la oración, recibimos las benditas influencias de su espíritu, que nos llevan a conformarnos cada vez más con su perfecta voluntad. Vivir una vida santa no es hacer cosas grandes y maravillosas: es sólo vivir una vida cotidiana de humilde conformidad con la voluntad de Dios, de comunión secreta con Él en nuestras devociones privadas y en nuestro caminar diario, y de celosa actividad en la medida de nuestra capacidad y posibilidad en su servicio. En realidad, no existe la "piedad maravillosa", la "piedad eminente" o la "fe maravillosa" que a menudo oímos y leemos. No hay nada maravilloso en la piedad: debemos ser piadosos. ¿Por qué no? Y cuando nuestra piedad se hace "eminente", cuidémonos de la autocomplacencia y de la auto justificación. Tampoco hay nada de maravilloso en una fe clara y estable y en una confianza segura en las promesas de Dios. ¿Por qué no vamos a tener una fe suficientemente segura y fuerte? El cristiano que da un testimonio más fuerte de Dios es aquel cuya fe es lo suficientemente sencilla como para tomarle la palabra, y cuya piedad consiste simplemente en una obediencia reverente y leal a la voluntad de Dios y en un estudio fiel de su voluntad, con vistas a su cumplimiento personal. Los tales no deben dudar en tomar el nombre de Dios, en declararse hijos de Dios, cristianos o seguidores de Cristo, y en profesar abiertamente que así se someten diariamente a Dios para ser guiados por su Espíritu.

Pero cuidémonos del error de aquellos a quienes el salmista, en las palabras anteriores, llama "malvados", que toman el nombre de Cristo en vano, que pretenden ser hijos de Dios y ser guiados por su espíritu, que hacen causa común con "ladrones y salteadores" que se esfuerzan por enseñar a los hombres a ascender en la vida por otro camino que el que Dios les ha señalado, y cuyo curso entero está en oposición a Dios y a su verdad, mientras se proclaman sus representantes y embajadores. Guardémonos, en efecto, de tan lamentable condición: de tomar así el nombre de Dios "en vano". Y que todos los tales oigan la solemne interrogación y acusación de nuestro gran Juez: "¿Qué tienes que hacer para declarar mis leyes, o para tomar mi pacto en tu boca?", etc. Las palabras de nuestro texto nos aseguran que no serán considerados inocentes, como tampoco lo serán aquellos que de alguna manera los ayuden o instiguen; pues si consentimos con los "ladrones" y participamos con los "adúlteros", ciertamente compartiremos la recompensa de la indignación divina.

El Señor quiere que su pueblo se separe y se aparte de toda esta gente, y no quiere que se asocie con ellos ni que los ayude de ninguna manera. Él no es el dueño, ni quiere que se les desee lo mejor. Tampoco les animaría a llevar su nombre, a reunirse con su pueblo para orar y alabar, ni a hacerse pasar por sus embajadores de la verdad. El único camino correcto para estas personas es repetir sus primeras obras: arrepentirse y volverse humildemente a Dios y escuchar sus instrucciones.

Cuando reflexionamos sobre lo que es tomar el nombre de Dios en vano, nos sobrecoge pensar en la cantidad de gente que lo hace. Pocos aplican su corazón a la instrucción, y sin embargo, sin la menor duda, multitudes toman el nombre de Dios y de Cristo en vano. Algunos lo hacen imprudentemente porque es la costumbre entre la gente respetable, porque el nombre de Cristo es un pasaporte de cierto valor en la vida social y comercial. Otros utilizan el nombre para encubrir falsas doctrinas, como los "Científicos Cristianos", cuyas doctrinas engañosas socavan los fundamentos mismos del cristianismo, llegando a negar la existencia personal de Dios y tratando de mistificar la propia evidencia de nuestros sentidos en cuanto a la existencia humana real. ¿Y qué doctrinas burdas y horrendas no se han amparado bajo el nombre de cristianismo, tomado en vano? "En vano me adoran", dice el Señor, "enseñando doctrinas que son mandamientos de hombres". (Mateo 15:9.) Por lo tanto, que todos los que lleven el nombre de Cristo se aparten de la iniquidad y apliquen sus corazones a la instrucción, y en verdad serán conducidos por Dios a verdes pastos y junto a aguas tranquilas; su mesa será servida rica y abundantemente, y su copa de bendición, gozo y alegría rebosará; mientras que la ira de Dios se revelará a su debido tiempo contra todos los que tomen su sagrado nombre en vano, aunque se reúnan y aunque se proclamen en voz alta mensajeros del cielo. [R1527]

 

"¡No es mío!" mi tiempo, mi talento,

Los traigo libremente a Cristo,

Para ser utilizado en el servicio alegre

Por la gloria de mi Rey".


 :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Solicite hoy mismo sus folletos gratuitos y obténga las respuestas a todas estas preguntas. O puede leer los folletos en nuestro sitio web:

 HuntsvilleBible.com

Sitio en Ingles

Los Estudiantes de la Biblia Boaz, esperan que usted haya recibido una bendición del estudio anterior. Si usted tiene algún comentario o pregunta con respecto a este artículo o cualquier cosa que tenga que ver con las Escrituras, nos encantaría saber de usted. Si estás interesado en unirte a nuestros estudios bíblicos contáctanos abajo.Puede enviarnos un correo electrónico a Biblestudents@gmail.com o Visitarnos en Facebook en: Boaz Bible Students, desde allí también puedes encontrar nuestra página web.

Boaz Bible Students

    PO Box 162

    Boaz, AL 35957

Puede descargar libros de Estudiantes de La Biblia en diversos idiomas así como otras publicaciones de interés aquí:

 

https://bibliotecateologica.click/es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTUDIO MAS RECIENTE

UNA OBEDIENCIA DEL TAMAÑO DE UN ARCA // AN ARK-SIZED OBEDIENCE

  Versículo temático: Proverbios 3:5-6 (ERV) "Confía plenamente en el Señor, y no dependas de tu propio conocimiento. A cada paso que ...

OTROS ESTUDIOS DE INTERES (Y MUCHOS MAS EN NUESTRO ARCHIVO DE PUBLICACIONES)